¿Cómo y desde cuando debo hablarle a mi bebé?

Todos los padres queremos que nuestros hijos adquieran cierto lenguaje a cierta edad. Sin embargo desconocemos realmente que es lo que provoca que los pequeños comiencen a identificar el nombre de los objetos, actividades e ideas del mundo que les rodea. ¡Lo principal es hablarles! A continuación les decimos como hacerlo y desde que momento.
 

 

Primero nos gustaría comenzar hablando de la importancia del lenguaje. Pareciera, que cuando el pequeño comienza a hablar o a expresar con gestos o señales lo que necesita o desea, ya podría considerarse lenguaje como una sencilla acción del ser humano para comunicarse con el mundo que le rodea. 

 

Aunque esto es muy cierto y fundamentalmente de eso se trata el LENGUAJE, también tiene mucho, demasiado quizá, que ver con la estructura de pensamiento que desarrollará y lo acompañará a lo largo de su vida. 

¿Alguna vez te has encontrado escribiendo algo de la misma forma en la que la dirías platicándola? ¡Seguramente sí! Esto se debe a que piensas al igual que te expresas. ¡¿Increíble, no?! 

 

Es fundamental que motivemos a nuestros pequeños a desarrollar su lenguaje para que de esta forma estemos también motivando a la construcción de su propia manera de pensar. 

 

¿Cómo podemos hacerlo?

 

¡Hablándoles!… y mucho!!!

 

Diferentes investigaciones y científicos como Patricia Khul, John Medina y Tracy Cutchlow, han evidenciado que los pequeños que es cuchan muchas platicas y palabras de parte de sus cuidadores primarios durante los primeros tres días de vida, estos tendrán mayor vocabulario (más redes de pensamiento), mayor IQ y mejores calificaciones en la escuela en comparación a otros niños a los que no se les habló durante sus primeros años. 

A continuación les presentaremos 4 estrategias de como hablarles a los bebés para desarrollar esta área de desarrollo tan importante.

  1. Brindar un lenguaje RICO: Es importante simplificar una explicación, sin embargo es fundamental utilizar las palabras correctas para cada situación. Solemos creer que las palabras «complicadas» son incomprensibles para los pequeños y las quitamos de nuestro vocabulario para no confundirlos. ¿Cómo prendemos que las digan si nunca las han escuchado en una oración? Por eso, cuando pase un helicoptero por el cielo en lugar de decir: «Mira, un avión», podemos decir «Mira, ese es un helicoptero. Al igual que el avión vuela, pero este hace ruido y no tiene alas ¿ya lo viste?». 
  2. Hablar de forma positiva: Esto es fundamental para empocerar y motivar el aprendizaje de tu bebé. Busca hablarle siempre de forma positiva. Por ejemplo,  «¡Eso es! Estás aprendiendo a pasar agua de un lado al otro, ¿es dificil verdad? Si se cae un agua, puedes simplemente detenerte y secarla con este trapo». En lugar de decir, » No vayas a tirar el agua, ven deja que papá lo haga».
    1. Otra forma de hacerlo es repitiendo las palabras de tu pequeño: «Carro, ¡si estás jugando con tu carro!».
    2. Utiliza instrucciones para dirigir y preguntas para dar opciones: Esta es una gran estrategia, solemos confundir a los pequeños sobre lo que se espera de ellos porque les preguntamos y cuestionamos mucho, por ejemplo, si le decimos a nuestro pequeño «¿Podrías recoger tus juguetes?» es muy probable que desee contestar que no. Sin embargo, si quitamos la pregunta inmediatamente reconocerá que es una instrucción y no una opción.
  3. Háblale directamente al bebé: Nada estimula más al desarrollo cerebral como la interacción del bebé con su adulto cuidador (mamá, papá, abuela o cuidador alterno). Ni la televisión, ni recursos auditivos tienen el mismo efecto. Cuando un adulto y un bebé se miran a los ojos y comienzan a interactuar como si fuera un baile en donde el niño presenta una acción y el adulto responde ante esta, miles de neuronas se conectan haciendo sinapsis lo que genera el desarrollo cerebral. ¡Así es que ya saben, interactuar es la base!
  4. Hablar de manera regular: Busquen escenarios diferentes en donde hablarle al pequeño. Salir de casa e ir a lugares diferentes, permite que los adultos tengan nuevas cosas de que hablar a los pequeños debido a que tendrán que describir que eso que suena es un camión, o que lo que está oliendo es fruta del mercado, o que los colores que le gustaron tanto pertenecen a las flores del jardín de la abuela.

¿Cuándo debemos de comenzar a hablarles?

 

¡¡Desde cero!!

 

Existe evidencia científica que muestra que desde las últimas 10 semanas de embarazo los bebés comienzan a absorber el lenguaje por medio de la vibración y de la voz de mamá. Mucho más temprano de lo que anteriormente se especulaba.

 

Hablarle a los bebés, desde el embarazo y durante los primeros tres años de vida es fundamental para favorecer su desarrollo actual y del futuro.