La importancia del Orden y Rutinas en casa

Cuando pones tu casa en orden, también pones en orden tus asuntos y tu pasado. Como resultado, puedes ver con claridad lo que necesitas en tu vida y lo que no, lo que debes hacer y los que no.

 

“Yo limpio cuando me doy cuenta de lo desordenado que está mi espacio, pero al poco tiempo de terminar, aquello vuelve a ser un caos”  ¿Qué hacer en estos casos?

 

Cuando la gente vuelve al desorden sin importar cuánto haya organizado, lo que está mal no es su habitación, ni sus pertenencias, sino su manera de pensar. Aunque al principio se hayan sentido inspirados, les cuesta trabajo seguir motivados y sus esfuerzos se desvanecen. Esto se debe a que no pueden ver los resultados ni sentir los efectos, porque no usan el método correcto: Eliminar lo innecesario, Decidir dónde ponerlo, Limpiar, Visualizar, Disciplina y hábito.  

 

Una razón importante del fracaso de nuestros intentos de organización es que tenemos demasiadas cosas. ¿qué criterio usas para decidir qué desechar?

 

Una categoría a la vez. Juntar todos los objetos del mismo tipo en un solo lugar es esencial para este proceso, pues te da una idea exacta de la cantidad de cosas que tienes facilitando eliminar lo innecesario y decidir dónde poner lo que se queda.

 

La suposición general es que la organización no es algo que necesite aprenderse, se adquiere por naturaleza. La habilidades y recetas de cocina se transmiten como tradiciones familiares de la abuela a la madre y a la hija, y sin embargo, nunca se ha oído que alguien transmita los secretos familiares de organización, ni siquiera dentro de una misma familia.

 

Recuerda tu niñez… A la mayoría de nosotros nos regañaron por no limpiar nuestra habitación, pero

¿Cuántos de nuestros padres nos enseñaron conscientemente a organizar como parte de nuestra crianza?

 

  • Tips para guardar las cosas y crear hábitos de orden y limpieza en los niños, desde los más chiquitos a los más grandes

 

  • Recoger, ordenar, limpiar… nunca deben ser un castigo. Intenta que vea la adquisición del hábito del orden como un juego.