Tiempo en pareja después de ser papás.

La llegada de un bebé cambia la vida de la pareja e individualmente. Empezar una nueva vida con el bebé requiere realizar toda una serie de ajustes y cambios que, al principio pueden ser complicados y pueden costar trabajo adaptarse.

Es normal que la pareja pase por cambios en su vida, la llegada del bebé es un momento de ilusión y mucha felicidad, sin embargo, hay momentos difíciles, ya que el cansancio y la falta de horas de sueño y de tiempo, el aumento de las responsabilidades, la rutina y muchos otros factores se unen a los altibajos emocionales con los que la pareja se encuentra tras la llegada del recién nacido y podemos acabar descuidándonos a nosotros mismos y poner a prueba nuestra relación en pareja.

Es necesario recordar que están formando una familia y que es un trabajo en equipo, es importante que como pareja compartan las tareas del hogar como las de cuidar al bebé. De esta manera la mamá no se sentirá frustrada ni el padre descuidado. Es necesario tener tiempo para disfrutar como pareja y buscar momentos para estar juntos.

Están en el mismo equipo y como tal es primordial demostrar apoyo mutuo, estimular y complementar el uno al otro en lugar de quejarse tanto o de ser persistente acerca de quién esta haciendo algo o qué no se está haciendo. Hacer las cosas bien por el bien común.

“La dificultad en encontrar momentos para el diálogo e intimidad hace que los conflictos queden sin resolver y se acumulen dejando sólo espacio para el resentimiento y el reproche”. Helena Calvo [1]

A continuación, mencionaremos la importancia de buscar nuestras redes de apoyo para lograr tener un tiempo en pareja después de ser papás.

El Valiosísimo papel de los abuelos

Cuando los papás se sienten preparados y el niño aún no encuentra en la etapa de mamitis pueda separarse de la mamá, llega el momento de confiarlo a los abuelos o a un cuidador primario cercano al niño. La persona elegida debe de tener la aprobación tanto de papá y mamá. Si la pareja se ha esforzado durante los primeros meses a garantizar la atención a las necesidades del bebé para favorecer el apego y transmitirle su seguridad, ahora pueden disfrutar y confiar a su hijo a otra persona sin temer por su seguridad.

Tienen derecho a concederse una pausa de libertad, recuperar espacios y tiempos en exclusiva, tanto de forma individual como de pareja.

Por otro lado ¿Qué podemos hacer para mantener en forma nuestra relación de pareja cuando somos papás?

1.- Dedicar tiempo, el que sea, el que podamos a nuestra relación.

Dedicar un tiempo cuando el bebé está dormido, comer juntos de vez en cuando entre semana, irnos a tomar un helado o un café mientras el bebé está con los abuelos, etc. Vale la pena tener un tiempo juntos.

2.- Decirnos cosas agradables, con amor

Decir lo que nos gusta o admiramos uno del otro es hermoso y nos sentimos alagados y que mejor que sea de nuestra pareja recibir elogios o mensaje de cariño viéndonos a los ojos.

3.- Reírse!!!

Tener momentos de complicidad solos o con nuestros hijos, el humor es esencial para tener una familia en armonía y es ejemplo para nuestros hijos. ¡¡Una pareja que se ríe junta es una pareja feliz!! 

Hacer todo lo posible para que el día a día sea favorable, amable, con detalles, es la mejor manera para trabajar en equipo, trabajar en pareja, e familia y es la mejor manera de una persona quiera estar con otro ser humano.

Siempre pensemos, quiero a mi pareja, porque cuando él o ella está bien yo también voy a estar bien

En conclusión, la llegada de los hijos hace que la vida se nos complique un poco pero nada que no se pueda arreglar y disfrutar, el amor en pareja no tiene por qué quebrarse o romperse, al contrario se hace más fuerte, más grande, más maduro y más profundo!!

            Disfrutemos cada etapa de nuestra vida como pareja, sigamos nuestro camino juntos después de ser papás.

 

[1] Helena Calvo (Psicóloga especialista en relaciones sentimentales y personales).

[2] Bebés y más Padres, pero también pareja