Las consecuencias de sobreproteger a los hijos

Durante los primeros años de vida los niños necesitan sentirse protegidos, atendidos y amados por sus padres. Los cuidados que reciben pueden ser adecuados y oportunos o ser excesivos, lo cual resulta en lo que llamamos sobreprotección. Según algunos estudios las razones que posibilitan su surgimiento son: la dificultad que tuvo la pareja para tener un hijo, cuando el niño presenta alguna discapacidad, enfermedad, es hijo único o el primero.

La sobreprotección es “el estilo de crianza que es demasiado restrictivo cuando se trata de proteger al niño de posibles daños o riesgos” (Edwars, 2008) y puede llevar al niño a mantener una actitud de inseguridad, dándole la sensación de peligro al intentar aventurarse a explorar y conocer su entorno; limitando así su aprendizaje de forma natural.

La sobreprotección significa: darles una protección extrema, cuando uno hace todo por ellos y no les permita explorar el mundo por si solos y es difícil darse cuenta de que lo están haciendo pues como padres siempre quieren brindarles lo mejor del mundo a sus pequeños y no los quieren ver sufrir ni frustrarse por nada. Y no están mal esto es una parte innata que nace en el ser humano al ser padre, lo importante es que si ya te disté cuenta en lo que has caído cambies el modo en el que haces las cosas y es que no solo le impides que descubra por sí solo, sino que hay varias consecuencias negativas de sobreproteger a los niños a continuación te haremos una lista de estos:

1.- Convertirse en niños tiranos: el excesivo respaldo paterno, se vuelven guardaespaldas los padres y esto unido a la falta de límites –piensan que pueden hacer lo que quieran porque no les pasará nada al tener detrás a sus padres.

2.-Hace que las personas crean que tienen muchos derechos, pero ningún deber, llegan a tratar mal a los demás niños por tener este sentimiento de seres superiores.

3.- se vuelven egocéntricos al tener todo en el momento que ellos quieren las cosas ya que los padres siempre tratan de darles todo sin importar, costos, tiempos o cualquier otra cosa que pudiera parecer imposible.

4.- Tener más miedos: tanta protección hace que no se enfrenten a sus miedos y que éstos sean más fuertes.

5.- Faltarles autonomía: porque el miedo provoca que el niño no pueda ser uno mismo, hecho que puede derivarse en problemas más graves como la falta de identidad o el hecho de no tolerar la frustración.

Y estos son algunas de las consecuencias de seguir con este tipo de disciplina sin límites y con sobreprotección, si notas alguna de estas actitudes en tu pequeño busca la manera de ayudarlo, recuerda que no se trata de ser padres perfectos sino de mejorar cada día para favorecer el desarrollo de nuestros pequeños y crear niños felices y capaces.