El equipo en la crianza de los hijos

En los procesos de crianza los primeros encargados de establecer normas son los padres, si bien los diferentes profesionales que pueden aportar al proceso son importantes, pero su función es orientar y acompañar a los padres, en el descubrimiento del propio desarrollo del niño.

Cuando se habla de desarrollo implica todas las etapas por la que pasa un ser humano desde el momento de la concepción, pero en el proceso de crianza juega un papel importante la forma en que fueron criados los padres y por tanto como fue su desempeño como hijos, pero también es cierto que cuando un bebé llega a casa los padres se reconocen como nuevos seres que tienen que cuidar de una persona, como lo menciona John J. Medina en su libro el cerebro del bebé” los padres no tiene idea de que algo tan maravilloso sería al mismo tiempo tan difícil” (Medina, 2014)

La sociedad en la cual se desarrollan los niños, niñas y adolescentes de hoy se encuentra permeada por la diversidad de tecnologías y los cambios sociales que hacen que el tiempo que se dispone para que sus padres los acompañen en el proceso de crianza se torne en una disputa por ganar o ceder ante la posibilidad de terminar siendo qué tipo de padre o madre quieren ser sin darse cuenta que no tienen que tomar una postura individual sino hacer un equipo que los hijos reconozcan como su seguridad.

CRIANZA

El termino crianza proviene del latín creare que significa instruir, educar, orientar, y por ende es la posibilidad de crear vínculos afectivos entre padres e hijos.

La pareja está conformada por dos personas de grupos familiares distintos donde las crianzas han sido distintas, pero en este momento donde se desarrollan acuerdos, en los que se negocian las normas y se establecen los lineamientos que se tendrán para el aprendizaje de los hijos en donde se tienen que generar acuerdos en donde cada uno tome algo de lo que desee transmitir a sus hijos e hijas y hacer equipo por una crianza respetuosa y con límites claros.

En la crianza juegan elementos importantes como son:

  • Sentido común: es la valoración de los conocimientos previos que tiene el ser humano y por tanto cada padre, así como de la historia que se ha tenido y que continúa en reproducción, y decidir que quiero repetir en la crianza propia y que deseo erradicar.
  • Tradición cultural: las creencias que tiene cada familia, estás cambian de territorio en territorio, de ambiente en ambiente.

La crianza como proceso educativo pretende orientar a los niños, niñas y adolescentes puedan vivir bien en la aventura de la vida, a través del acompañamiento inteligente y afectuoso por parte de los padres o adultos significativos.

Los lineamientos de crianza no son recetas con las cuales se prepara un buen niño, estás son diversas de acuerdo a cada familia y a la cultura.

 

METAS DE DESARROLLO EN LA CRIANZA

La crianza en sí misma debe apostarle a unas metas de desarrollo, es decir a unos propósitos que faciliten la eficacia de los logros y se conviertan en una fuerza motivadora para que los niños lleguen a ser adultos funcionales y empáticos en un mundo que lo necesita desesperadamente, estos son:

  • Autoestima: juicio acerca de sí mismo, es la capacidad de considerar ser capaz de. El concepto de autoestima esta mediado por el autoreconocimiento (reconocer la corporalidad y la utilización de herramientas), el autoconcepto (conceptos alrededor de las partes del cuerpo) y la autodefinición (que piensa de sí mismo en función de la virtud, la competencia y el poder)
  • Autonomía: capacidad para gestar y determinar la propia voluntad frente a la norma.
  • Creatividad: capacidad de crear en lo personal, lo familiar, lo artístico, lo científico y lo social, logrando un bienestar superior.
  • Felicidad: estado de afirmación vital, capacidad de hacer planes o elecciones que se disfrutan.
  • Solidaridad: es la promoción de lo colectivo antes de cualquier consideración particular, es ceder confianza.
  • Salud: es el completo bienestar físico, mental y social, y no solo la ausencia de la enfermedad.
  • Resiliencia: capacidad de salir adelante después o en medio de los fracasos.

Pero si bien en este artículo se mencionan algunas pautas para que los niños se desarrollen de una forma holística, la realidad es que no siempre es fácil ya que vivimos en un mundo que como los sociólogos llaman (la sociedad liquida) en donde cada vez menos se cuenta en el tiempo de mirar, escuchar, jaguar etc. con los niños, la realidad es que el primer paso que se tiene que dar es hacer equipo como pareja decidiendo que límites se quiere poner, tomado turnos en la crianza en donde no se permita que solo uno participe sino que sea una participación equitativa.

Los padres de ahora no solo están criando a un niño sino a toda una nueva generación.

 ¿QUÉ ES LO QUE TÚ QUIERES APORTAR PARA EL FUTURO?  

 

Bibliografía

Medina, J. J. (2014). El cerebro del bebé . Estados Unidos : Planeta Mexicana .