Motricidad fina

Las habilidades motoras finas son la capacidad de hacer movimientos usando los músculos más pequeños de nuestro cuerpo, desde los ojos hasta los dedos. Dependemos de estas habilidades para realizar tareas importantes en la escuela, el trabajo y en la vida diaria.

¿Quieres saber más? Te invitamos a escuchar a Miss Diana.

https://youtu.be/pZ8hpOvihIA


¿Cuándo debo dormir a mi hijo?

¿Cuándo dormir a mi bebé?

Vale mucho la pena estar atento a las ventanas de sueño:

  • Bostezo

  • Ojo rojo

  • Tallar ojos

  • Jalar oreja

  • Jugar con el pelo

  • Mirada perdida…

Estos signos indican que el pequeño tiene sueño y su cuerpo se está preparando para dormir. Es importante respetar las ventanas de sueño, pues cuando no las respetamos se libera la hormona del estrés (cortisol) misma que se queda en el cuerpo y dificulta conciliar el sueño y provoca menos horas de sueño: duerme más tarde, despierta más temprano. Y al final tendremos un niño cansado, su cerebro no estará listo para aprender, tendrá mayor tendencia a enfermarse y se verá afectado su desarrollo.

La falta de sueño se resuelve con horas de sueño y siestas.


Estrés Tóxico en la Familia

El estrés es la respuesta, psicológica y fisiológica, ante una amenaza o sensación de incertidumbre. Aprender a regularlo es importante, un pequeño necesita de un adulto cálido, atento y estable para regular el estrés.

Respuestas ante el Estrés

  • La digestión se hace más lenta, se presentan problemas para dormir, se detienen los procesos de crecimiento, el sistema inmune se deprime.

  • La atención se centra en lo que provoca estrés, de manera que la persona no se puede concentrar en otros aspectos del ambiente.

  • Se observan reacciones de ansiedad ante situaciones nuevas.

Cuando un niño sufre estrés crónico, es decir, las respuestas de estrés son severas y no se apagan, su cuerpo no tiene momentos adecuados para descansar y crecer, por lo que su desarrollo, comportamiento y aprendizaje se ven comprometidos.

Técnicas para el manejo del Estrés

1.- MEDITACIÓN O RELAJACIÓN

Es una técnica específica para descansar la mente y lograr un estado de conciencia que es diferente al estado normal de vigilia. Al meditar estás despierto y alerta, pero tu mente no está concentrada en el mundo exterior ni en los eventos que ahí tienen lugar. Hay que encontrar un momento en el día entre 15 y 30 minutos en donde voy a estar solo, apagar celular y encontrar un lugar donde nadie me puede molestar. Hay que ponerse en una posición cómoda y escuchar la meditación guiada preferentemente con audífonos y seguir las indicaciones.

2.- RESPIRACIÓN DIAFRAGMÁTICA

Simplemente consiste en bajar el aire por abajo del diafragma durante la inhalación sacando el estómago, en lugar de dejarlo a nivel pulmonar

  • Al inhalar los pulmones se expanden en toda su capacidad

  • Al exhalar los pulmones se vacían en una forma más completa

Beneficios de la respiración diafragmática:

  • Hace más lento el rango de respiración (calma el cerebro).

  • Disminuye ansiedad.

  • Conserva energía (vitalidad).

  • Reduce el dolor.

  • Decrece problemas de corazón.

  • Facilitar la relajación muscular (reduce tensión).

3.- ENTRETENIMIENTO Y DIVERSIÓN

Increíblemente somos capaces de llevar una vida “responsable y seria” olvidándonos de salir, distraernos y de pasarla bien. El romper con nuestras obligaciones y responsabilidades haciendo una actividad recreativa mínima por día cumple con la función de salirme física y emocionalmente de mis tareas diarias obligándome a “pasarla bien”, a divertirme, reírme y mejorar mi humor. Incorpora actividades de diversión en tu vida diaria te ayudará a lograr un estilo de vida sano e independiente que compagine con tus necesidades fisiológicas y psicológicas.

4.- EJERCICIO

Un cuerpo sano y entrenado puede ayudar muchísimo a evitar el estrés. Cualquier actividad física resulta sumamente positiva.

SE RECOMIENDA:

  • Hacer ejercicio, que incluya estiramientos.

  • Actividad aeróbica de 20 a 30 minutos diarios.

  • Encontrar una actividad deportiva que te guste.

 Para saber más visita nuestra página www.deceroatres.org 


Mejora y práctica de las habilidades de función ejecutiva con niños desde la infancia hasta la adolescencia.

Las habilidades de función ejecutiva y de autorregulación proporcionan un apoyo decisivo para el aprendizaje y el desarrollo. Al igual que un sistema de control del tránsito aéreo en un aeropuerto concurrido gestiona las llegadas y los despegues de muchos aviones en diversas pistas, las habilidades de función ejecutiva nos permiten retener y trabajar con la información en nuestros cerebros, centrar nuestra atención, filtrar las distracciones y cambiar la marcha mental.

Estas actividades se han identificado como maneras apropiadas a la edad para fortalecer varios componentes de la función ejecutiva. Aunque los estudios científicos aún no han probado la eficacia de todas estas sugerencias, su presencia aquí es reflejo de la opinión de expertos en el ámbito sobre las actividades que permiten a los niños practicar sus habilidades de función ejecutiva. La práctica conduce a la mejora. Estas actividades no son las únicas que pueden ayudar; más bien representan una muestra de las muchas cosas que los niños disfrutan y que pueden fomentar un desarrollo saludable.


Uso de la andadera para bebés ¿Qué tanto perjudica su desarrollo?

Las andaderas se han usado desde hace muchos años con el objetivo de mejorar la marcha en los bebés como también para ayudar a los papás a que los bebés se entretengan sin peligro de caerse mientras los papás están ocupados haciendo otras cosas.

¿Alguno de ustedes ha utilizado alguna vez una andadera para que su bebé aprenda a caminar?

Seguro que si, hoy en día se siguen usando, con la diferencia de que al día de hoy se han hecho estudios donde se pueden ver efectos de riesgo en el desarrollo del niño, así como en la parte física del mismo.

Canadá prohibió el uso, la venta y la publicidad de los andadores en abril del 2007. La multa en Canadá por su comercialización podría ser de 100’000 dólares, incluso sanciones de 6 meses en prisión. Desde 1990 hasta 2002 se registraron 1900 accidentes con daño en niños entre los 5 y 14 meses debido a los andadores (Baby Walkers).[1]

La Academia Estadounidense de Pediatría han pedido su prohibición demostrando que causan lesiones ortopédicas a los niños, ya que impiden que la musculatura del bebé se desarrollo con naturalidad, además pueden deformar la columna vertebral del bebé, comprometer sus huesos y crecimiento, e incluso que dejan al bebé con las piernas arqueadas. Lo cierto es que ahora ha salido en la Revista Pediatrics que entre 1990 y 2014, más de 230 mil niños estadounidenses menores de 15 meses acudieron al servicio de urgencias pediátricas con lesiones producidas como consecuencia del uso de andadores.[2] Por ello, los pediatras sugieren a los padres que se deshagan de los que puedan tener en sus casas, y elijan otras alternativas para hacer caminar a sus bebés.

Por otro lado ya hay material disponible donde se comprueba que las andaderas perjudican el desarrollo motor de los bebés, los niños empiezan a caminar de lado en vez de hacerlo de frente, también tienden a arrastrar los pies o empiezan a caminar de puntitas. Además su utilización no motiva al bebé a que use los brazos para conseguir el equilibrio tan necesario para caminar.

El uso de la andadera también afecta a la ubicación espacial del niño ya que cuando el bebé la usa pierde la dimensión de donde empieza y termina su cuerpo, al momento de caminar y chocar con alguna pared no le pasa nada y continúa. Al momento de dejar la andadera y empezar a caminar muy niños pierden la dimensión de su cuerpo en el espacio y pueden chocar fácilmente con las cosas y lastimarse.

Al caminar en la andadera los niños lo empujan hacia adelante con el pecho y su piernas se dirigen hacia atrás extendidas, este no es una marcha adecuada y puede ocasionar en los niños algunas patologías neuromotoras.

También es importante tomar en cuenta que el bebé no debe estar en un andador sin supervisión, la libertad que el niños experimenta puede ocasionar accidentes, rodar por las escaleras. Si en algún momento se va a usar que de verdad sea por muy poco tiempo mientras mamá necesita de unos minutos. El bebé necesita gatear, caminar agarrándose de los muebles y sobre todo aprender a caminar con su propio esfuerzo de una manera natural.

Cómo ayudar a nuestros bebés a caminar sin el uso de las andaderas

1.- Invitar a los niños a caminar descalzos, de esta manera los niños podrán en contar su punto de equilibrio.

2.-  Utilizar  un carrito de juguete como los del super, de tal manera que el niño vaya empujando el carrito, se desplace con seguridad y vaya ejercitando su equilibrio.

3.- Colocar un rebozo debajo de las axilas del bebé, de  tal manera que los padres no los tomen de las manos si no del rebozo. Esto es muy importante, por un lado papá y mamá no se cansarán tanto  ya que su espalda estará más derecha y por otro lado si los niños aprenden a caminar con las manos hacia arriba tomando las manos de los padres no podrán mantener una buena postura cuando caminen solos, ya que aprendieron a encontrar su punto de equilibrio con las manos hacia arriba y será más difícil quitar esta postura.

4.- Ponerte frente de él con algún juguete que quiere tomar para que poco a poco se vaya animando a soltarse a caminar.

Es aconsejable buscar un jardín o un lugar con alfombra o cuadros de foamy de tal manera que si el bebé se llega a dar un sentón, con ayuda del pañal y del lugar no se lastime y por supuesto mamá y papá le darán seguridad.

Debemos de ser consientes en la necesidad de no apresurar los procesos del desarrollo infantil. Debemos permitirles crecer y desarrollar a su propia velocidad, sin comparar, ni tener expectativas que tan sólo ocasionan frustraciones. Los niños caminarán en momentos muy distintos, algunos a los 9-10 meses, otros lo harán a los 18 meses, y todos están bien. No mires a los que están a lado de tu hijo, míralo a él y acompaña su desarrollo con paciencia, soporte y paz. Disfruta de sus primeros pasos, de sus caídas, de sus errores, y ayúdalo a avanzar en la vida, pero permitiéndole que los sucesos se den en su momento y sin presiones.

 

[1] Government of Canada. Canada Consumer Product Safety Act Quick Reference Guide.

[2] Revista guía Infantil Andadores: ¿Buenos o malos para el bebé?


Separación de padres: No somos pareja, hacemos equipo por nuestros hijos.

El divorcio o separación son procesos muy difíciles para una pareja, pero cuando hay hijos más aún. ¿Qué padre o madre quiere lastimar a sus hijos?... ninguno, sin embargo, el continuar juntos ya no es opción. “Ya no somos pareja, pero aún somos padres”

Los divorcios son cruciales en la vida de todos los seres humanos. Cuando el divorcio se da y los hijos son pequeños su preocupación es el ya no contar con el padre o la madre que tuvo que dejar la casa. Cuando los hijos están en la adolescencia ven el fin de la relación de sus padres como si se rompiera la base de sus vidas, les genera inseguridades sobre sus propias relaciones además el vacío que puede originarse al no tener el apoyo de sus padres.

“Todavía no hay un antídoto con el cual los hijos no sufran por el divorcio de sus padres, pero se puede evitar que este proceso sea menos doloroso" [1]

Podemos tomar en cuenta estos 5 puntos para lograr este objetivo

  1. No descalificar al otro padre: No hagamos bandos, no se trata de tener de nuestro lado a nuestros hijos y hablar mal de la otra parte, a nadie nos gusta oír hablar mal de las personas que queremos. Nadie debe de hablar mal del padre o de la madre ya que esto les va a doler muchísimo a cada uno de los hijos.

 

  1. Diles que ellos no tienen la culpa: A veces los niños creen que sus padres se pelearon por su culpa, por algo que ellos hicieron y es muy importante decirles que lo mejor que le paso a la mamá o al papá es haberse casado pues gracias a ello nacieron los hijos.

 

  1. No usarlos como mensajeros: Es decir, cuando lo niños están de una parte o de otra pasan por un conflicto de lealtades y entonces su decisión es quedarse callados y ya no hablar, lo cual afecta su autoestima y ocasiona inseguridades y un dolor que prefieren guardarlo.

 

  1. Cambia regalos por el amor: Los padres no deben de tratar de dar regalos para ganárselos, lo que los niños quieren es el amor de sus padres, momentos de convivencia como los que tenían antes del divorcio y que sienten que perdieron.

 

  1. Entre padres e hijos no hay divorcio: Es muy importante que los hijos sepan que, aunque sus papás se hayan separado, ellos nunca dejarán de ser su papá y mamá para toda la vida.

 

Hay que tomar en cuenta que después de un divorcio, la familia se mantiene completa, desintegrada pero completa. Es importante que papá y mamá platiquen con sus hijos y les hagan ver que esta decisión es lo mejor para la familia. Los padres deben de transmitir a los hijos esa confianza.

“No es sano sacrificarse por los hijos, ya que directa o indirectamente los niños se van a dar cuenta y van a sentir que es por su culpa que sus padres decidieron estar juntos a pesar de que no se amaban y esto no es necesario. “[2]

Las consecuencias de todo esto son muy importantes. De esto depende que los hijos no lleguen a "adoptar" un problema que no es suyo, y que lo carguen consigo hasta su vida adulta, y tengan por lo tanto mayor probabilidad de repetir este problema en su vida, es decir revivir este problema ya no solo como observadores sino replicándolo en su vida futura.

Cuando no somos pareja, pero somos padres, ¿podemos trabajar juntos por el bienestar de los hijos? SI

Cuando la pareja vive el duelo de la separación también debe enfocarse en el bienestar de los hijos y de como tratar de que ellos se sigan sintiendo amados, queridos y apoyados.

Hay varias actividades que la familia puede realizar y que les ayudará a adaptarse a esta nueva forma de vida.

1.- Hogares cercanos: Si los padres se separan una alternativa puede ser que ambos padres vivan cerca uno de otro, así será fácil para los hijos ir a casa de papá o de mamá, ir de un lugar a otro sabiendo que están cerca y esto hará que los hijos se sientan seguros.

2.- Distribución de actividades: Quien los puede ir a dejar a su escuela, quien los puede recoger, que día uno de los dos papás los ayudará con las tareas o con lo que necesiten, que fin de semana estarán con papá y cual con mamá y por que no respetar lo que digan los hijos, quiero estar con mi mamá u hoy quiero estar con mi papá y. así pasar tiempo de calidad con los hijos.

3.- Valores, conductas y consecuencias: Es muy importante que los papás sigan en constante comunicación ver que valores quieren inculcar en sus hijos y respeten la autoridad de uno y del otro, no saltarse reglas por complacer a los hijos para ganar más puntos de uno o de otro lado, recordemos que no es una competencia.

4.- Los temas de pareja no se tratan con los hijos: Las discusiones, puntos de vista, etc.  se deben de tratar entre adultos sin que los hijos estén presentes, el escuchar discusiones les puede ocasionar estrés, enojo, tristeza, frustración y afectar su autoestima.

Si no podemos resolver nuestros problemas derivados de un divorcio no debemos olvidar que siempre hay psicólogos, terapias de pareja o familiares que nos ayudarán a manejar las decisiones de la mejor manera, donde cada uno pueda asimilar los procesos sin lastimarse y ajustándose a una nueva forma de vida.

No hay que olvidar que si bien ya los padres no son pareja siguen siendo padres y tienen que tratar de ser un buen equipo para que sus hijos sigan creciendo amados, seguros y confiados de que papá y mamá siempre estarán con ellos y que sus padres no se odian, no hablan mal uno del otro, si no que tienen una relación cordial, respetuosa donde sus hijos son lo más hermoso de lo que fue una hermosa relación.

 

[1] Julia Borbolla You Tube 2El divorcio”

[2] R&A Psicólogos “Divorcio e Hijos”


Curú: "Despertar y desarrollar al cerebro".

Las neurociencias son las ciencias que estudian al cerebro, cómo funciona, qué procesos lleva y cómo afecta las acciones,
emociones y sensaciones con que experimenta el mundo. Las neurociencias nos indican que el bebé nace prematuro y necesita mucho acompañamiento para ir madurando.
El cerebro de tu hijo se enciende con el afecto de la interacción y la mirada, puede apagarse si no interactúa con un adulto cálido que le de respuestas a sus necesidades físicas y afectivas.
¿Quieres saber más? Te invitamos a leer el material que nos comparte Proyecto DEI y Fundación FEMSA
Da clic aquí →  Neurociencias-Revista-PDF 
Proyecto DEI © TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

¿Esperar mi turno? ¡Qué difícil para un niño!

La autorregulación y la capacidad de espera, comienzan a formarse durante los primeros años de vida, forma parte de las funciones ejecutivas que nos ayudan a lograr una meta u objetivo. Todos los bebes deben de aprender a esperar, pero... ¿Cómo se lo enseño? Puedes comenzar por ayudarlo a expresarse, dándole avisos, haciendo simulaciones y mostrándole como mentalizar el tiempo de espera.

A los niños pequeños se les dificulta mucho esperar. Es por esto que uno de los mayores retos de esta etapa es enseñar a nuestro pequeño a tolerar la espera. Sabemos que no es fácil y valga la redundancia, pero para enseñar a tu hijo a ser paciente deberás colmarte de paciencia.

Para ayudarte en esta tarea, aquí van algunos consejos que puedes aplicar.

  • Enséñale a expresar como se siente Los niños pequeños no tienen el lenguaje para expresar exactamente como se sienten. Si tu niño tiene que esperar su turno para utilizar los juegos del parque, en lugar de decir " Tienes que esperar tu turno", trata de decir "Sé que te sientes enojado porque tienes que esperar . La espera es dura ! Pero tu turno llegará pronto " Prepárate

  • Una de las mejores maneras de enseñar a tu hijo acerca de la espera es ponerlo a prueba y luego elogiarlo. Prepara un set de pequeñas actividades simples pero atractivas para tu niño a las cuales recurrirás en los momentos de espera. Libros con autoadhesivos, plastilinas y libros de colorear serán buenos recursos para ayudar a tu niño mientras tiene que esperar.

  • Otra opción para ayudar a tu niño en la espera es crear una canción para estos momentos o contar una historia. Felicita a tu pequeño cuando lo haga bien, para dar un reconocimiento al comportamiento deseado. Materializa el tiempo de espera Los niños no son capaces de comprender el concepto de unos pocos minutos, pero se puede demostrar utilizando un temporizador visual. Hay varias aplicaciones de temporizadores visuales para niños, por ejemplo la aplicación Children countdown en la cual ingresas el tiempo de espera y se va descubriendo una foto mientras el tiempo corre.

  • Otra opción es recurrir a esos pequeños relojes de arena que vienen en los juegos de mesa. Un contador de tiempo le dará a tu hijo un sentido de control , ya que saben que cuando el temporizador finaliza la espera ha terminado.


La evolución de la crianza a través de las Neurociencias

¿Por qué han cambiado las recomendaciones y opiniones acerca de los cuidados y estilos de crianza en los niños? A continuación, unos ejemplos de situaciones que les podrían resultar familiares y basándonos en las neurociencias ahora sabemos que dichas prácticas son correctas:

  • “Cuando éramos bebés, todos mis hermanos y yo usamos andadera, y ahora el pediatra de mi hijo nos explicó que no era bueno utilizarla”

  • “Siento que mi nieta de 3 meses se queda con hambre y no me dejan darle probaditas de comida como lo hice con mis hijos, hasta que cumpla los 6 meses, como se los indicó el doctor”

  • “Es nuevo para mí toda la información que recibimos del daño que podemos ocasionar si recurrimos a las nalgadas para implementar disciplina en los niños”

Hoy en día estamos constantemente expuestos a artículos, audios y videos en redes sociales y medios, que aunque pretenden mantenernos informados y actualizados, es importante tener en mente que no toda la información a la que estamos expuestos es confiable.

En relación con las recomendaciones de cómo cuidar a un bebé o niño, podemos escuchar opiniones opuestas, y puede llegar a ser muy confuso qué acciones son correctas y cuáles no.  Sumando que en los últimos años lo que recomendaban los médicos de nuestros padres y abuelos ha cambiado para las nuevas generaciones.

Actualmente tenemos el privilegio de vivir una época donde la ciencia ha avanzado notablemente en el estudio y conocimiento de cómo funciona nuestro cuerpo a niveles cada vez más específicos, y tenemos estudios de imagen y laboratorios que nos permiten demostrar lo que está pasando en nuestro cuerpo. De igual forma en los últimos años se ha reconocido y promovido la importancia y beneficios que tiene la inversión social para un desarrollo integral durante los primeros años del niño. Es por esto por lo que las neurociencias han investigado entre otras cosas, las prácticas de crianza, con el fin de dar guías basada en evidencia científica.

Es responsabilidad de quienes trabajamos con niños, de los padres y cuidadores mantenernos actualizados con las investigaciones de sitios confiables, buscar y difundir información con validez. Pero, ¿Cómo podríamos identificar que la información que estamos leyendo o escuchando no es falsa?

No basta con quedarnos con la primera nota, video, artículo que leemos o buscamos, hay que ser cuidadosos con el medio que publica dicha información:

  • ¿Quién escribe la información? ¿Está validado por una institución reconocida? Por ejemplo, OMS, UNICEF, alguna asociación de pediatría, o universidad de renombre. Si se tiene la duda se sugiere entrar directamente a los sitios de internet de estas instituciones.

  • ¿Cuándo fue publicado? ¿tiene fecha de actualización? Lo que se hacía hace 10 años puede ya no aplicar en la actualidad.

  • ¿El contenido es objetivo? ¿podría tener algún sesgo? Por ejemplo, leemos algún artículo donde se defiende la lactancia con fórmulas antes que la lactancia materna debemos preguntarnos si podría estar recibiendo algún patrocinio por parte de alguna marca comercial de fórmula láctea, por lo que es muy probable que se pierda objetividad.

Como se menciona, en esta época donde estamos rebasados de información es un compromiso de todos el tomar decisiones basadas en fuentes verídicas y confiables, pero no olvidando que el vincularnos con nuestros niños nos da excelentes herramientas para conocerlos y saber qué es lo que sí o no aplica con ellos, nuestros bebés y niños son los que tendrán la última palabra.


Juego simbólico, una herramienta para la autoregulación.

Jugar a “como si”, aparte de ser divertido, permite al niño liberar tensiones y emociones a través de la escenificación. Además, le ayuda a promover su auto regulación al desarrollar una serie de herramientas básicas para la vida.

Cuando los niños son pequeños es importante que sea el niño quien elija su rol, su escenario, sus personajes, la historia, etc. Ya en el juego, mamá o papá pueden acercarse y enriquecer… haciendo preguntas sobre lo que está haciendo, narrando partes de lo que ve que sucede. Involúcrate: “señor, ¿me puede servir más agua?”; permite que el niño dirija el juego, que diga quién serás y cómo harás tu parte. Regular el comportamiento de otras personas, permite al niño auto regularse. También es importante proveer variedad de objetos, ropa, juguetes, etc. cosas que inviten al niño a ampliar su imaginación, evitando encasillarlos en roles de género culturales, por ejemplo, un niño puede querer ponerse un collar y arrullar a un muñeco, o una niña hacer construcciones y manejar un camión; todo es parte de su juego y representación de su mente y corazón.

Juego simbólico - Lavar el carrito

El juego simbólico, una herramienta básica para la auto regulación

Jugando los niños practican la gratificación retardada. Pablo quiere que sea su fiesta de cumpleaños, pero faltan muchos meses para esto; pero Pablo puede jugar a que era su cumpleaños y tenía su fiesta.

Aprenden a controlar su comportamiento impulsivo porque, para seguir jugando, deben acatar las reglas del juego. María está esperando a ser rescatada por el bombero, así que no puede correr a jugar en los columpios porque primero debe ser rescatada.

Practican regular el comportamiento de los otros, notando cuando alguien no está siguiendo su rol. Melisa es la cajera en el restaurante y está cobrando; ella se sienta y juega a comer. Los otros niños le dicen “no! Tu eres la que cobra, no te sientas con las amigas”.

Aprenden acerca de sus propios comportamientos y emociones representándolos en su juego. Santiago y Emilia juegan a la casita. Santiago dice “mi bebé se siente mal, así que va a llorar; luego le voy a dar de comer y dejará de llorar”. Emilia dice “O.K, mi bebé se va a portar mal, así que yo me voy a enojar; luego ya se va a portar bien y yo seré linda con él otra vez”.

Aquí los niños están planeando y representando emociones y sus consecuencias. Esta conciencia es un logro indispensable en el desarrollo de la auto regulación socio-emocional.

Cuando los niños juegan de manera intencionada, planean cada escenario antes de actuarlo. Cuanto más creativo e imaginativo sea el juego, los niños tendrán que planear de manera más detallada lo que va a pasar. Además, deben coordinar las ideas de los distintos participantes. En el ejemplo anterior, Santiago y Emilia necesitan un escenario en el que incluyan un bebé “bueno” y con hambre, y un bebé “llorón”. Si además Carlos quiere jugar a que es el perro de la familia, entonces observamos una situación que requiere de mucha planeación para que todos estén satisfechos con el resultado. Este es un precursor de la auto regulación cognitiva, la cual se necesita para resolver problemas complejos o para hacer que funcione y fluya una historia con varios personajes.

 


La importancia del juego en la familia

Cuando hablamos de jugar solemos tener dos visiones del asunto. Entretenimiento e infancia. ¿Cuántas veces no habremos escuchado la frase “¿Deja de jugar, estas perdiendo el tiempo” o “Te la pasas jugando” como si el hecho de jugar fuera un mero pasatiempo ideado para que los niños, y no los adultos, ¿se enfrenten al tiempo y al aburrimiento? Con la finalidad de que encuentren alguna actividad que los entretenga día a día hasta que la edad frene esta necesidad y la etapa de jugar se termine por completo. Es curioso, como los adultos miramos a los pequeños jugar con una sonrisa. Será porque cuando pensamos en nuestra infancia, siempre la recordamos igual. Jugando y nada más.

El juego es una parte fundamental de los seres humanos, y no de los niños, como quisiera creerse. El Dr. Stuart Brown, neuropsicólogo y especialista en el estudio del juego, Fundamenta que es un fenómeno tan natural como dormir. No existe ser humano que no haya jugado, y si lo hay, seguramente se desarrolló en un ambiente lleno de estrés tóxico lo que provocó que se convirtiera en un ser antisocial, violento, sin creatividad, lenguaje, o incluso autoestima. Un ser incapaz de enfrentarse y adaptarse al mundo que le rodea. (Caso Whitman)

El juego es tan importante que existe hoy el Instituto Nacional para Juego, una organización formada por sociólogos, psicólogos, neuropsicólogos, etc. Dedicados a investigar y experimentar los beneficios de esta actividad en los seres humanos a nivel cerebral, emocional y social. La palabra juego abarca un sin fin de concepciones, y Peter Gray, del instituto Nacional para el Juego, lo define como una actividad que es auto escogida y auto dirigida, motivada de forma intrínseca, guiada por reglas mentales, es imaginativa y conducida en una activa alerta en un estado de no estrés de la mente.

Los juegos y la educación podrían ir de la mano. Ya que los dos están diseñados para crear un espacio o mundo complejo y convincente sobre un problema, en donde los jugadores llegan a comprender o solucionar a través de una exploración auto dirigida. Por eso, el juego en casa es sumamente importante. Es necesario ofrecer este tipo de escenarios ricos en complejidad y disfrute en los que los pequeños se enfrenten al mundo de una forma simulada y contenida.

Una compañera de trabajo siempre dice que ella aprendió a conocer a sus padres jugando. Descubrió que a su papá no le gustaba perder y que le gustaba planear sus acciones. Siempre realizaba los movimientos adecuados para ganar cuando jugaban dominó y cuando jugaban futbol, baloncesto o “adivínalo con mímica” generaba un plan basado en estrategias concretas para ganar con éxito. Reconoció que su madre tiene mucha suerte y que disfruta de jugar sin pelear debido a que cuando jugaban juntos en familia al manotazo y había conflictos entre sus hermanos ella siembre promovía la conciliación para poder continuar jugando. Nos gusta esta analogía porque realmente nos da la idea de la trascendencia del juego en familia. Aprendemos a adaptarnos, nos conocemos, manejamos emociones, existe gratificación retardada, aprendemos de nuestros errores, nos autorregulamos, seguimos reglas e instrucciones, pero sobre todo al amor y la confianza aumenta exponencialmente. Nos da pertenencia y nos sentimos seguros dentro de este núcleo familiar.

Hemos observado que muchos padres de familia creen que no saben cómo jugar con sus pequeños. Les hacen falta ideas de actividades y muy frecuentemente recurren a la televisión, tabletas o videojuegos para solucionar el problema. Se les olvida que no necesitan de juguetes caros y tiempo excesivo para generar ambientes ricos que provoquen un desarrollo cerebral sano en sus pequeños. ¡Ellos ya tienen lo que se necesita! Con un cuento, una canción, un juego de mesa o simplemente utilizando materiales de casa (ropa, hojas, cajas de cartón, material de reciclaje, tapas y botes de plástico, etc.)

 


5 maneras de ayudar a los niños a aprender

¿Cómo aprenden los niños?

  • Por exploración: tocando, golpeando, poniéndose cosas en la boca
  • Por experimentación: probando, por ensayo-error
  • Por repetición: ¡tirando las cosas al suelo una y otra vez!
  • Por imitación: copiando a aquellos a su alrededor, ya sean adultos u otros niños

Aprenden de y a partir de todo aquello que hay en su entorno inmediato.

¿Y qué hay alrededor de un niño? Un montón de cosas, un montón de personas y un montón de situaciones—una infinidad de estímulos.

Ahora bien, nunca es el aprendizaje tan grande como cuando un adulto está presente. Es el adulto el encargado de mediar, trasladar y traducir cada estímulo al niño.

El rol mediador del adulto en el proceso de aprendizaje

El rol del adulto es facilitar al niño la comprensión de su entorno - hacer de vínculo.

Existe cada vez más evidencia mostrando los impactos en desarrollo infantil de interacciones positivas y receptivas con los adultos. Por ejemplo, se ha demostrado que cuando los maestros manejan aspectos conductuales de forma intencional, atienden a los intereses del niño y canalizan su atención de forma receptiva, los niños mejoran su comportamiento en el aula y tienen también mejor desempeño académico.

Los juguetes, los hermanitos, los otros niños en el centro de cuidado o en la escuela, son necesarios y contribuyen al proceso de aprendizaje. Pero no son suficientes. El desarrollo infantil se potencia con la interacción con el adulto cuidador—en el hogar o en el centro de cuidado, donde muchos niños pasan una proporción considerable de su tiempo. Además, la consistencia—la presencia de un cuidador principal en cada ambiente—da seguridad al niño y refuerza su autoestima.

A continuación, exploramos 5 maneras en que los adultos pueden potencializar el aprendizaje de los niños:

  1. Atender las señales y seguir sus intereses. Más allá de ofrecer afecto y cariño, fundamentales en y por sí mismos, el adulto puede identificar y responder a las formas de comunicación del niño, por ejemplo:
  • Nombrando el objeto o acción de su interés: “¿Qué estás señalando? ¡Ah! ¡El libro de cuentos del sol y la luna!”
  • Respondiendo si el niño sonríe o balbucea al realizar una acción: “Te gusta que te haga cosquillas en los pies, ¿verdad?”
  • Hablarle de aquello que está sucediendo: “¡Sí! te estoy poniendo los calcetines para que no tengas frío en los pies”.

 

  1. Introducir nuevos conceptos, nombrando todo aquello que haya en el entorno. Durante el baño, por ejemplo, hablar de lo fría o caliente que está el agua, de seco y mojado, de las partes del cuerpo, mencionándolas y señalándolas. O a la hora del almuerzo, aprovechar para hablar de las texturas, los tamaños, las formas y colores de los alimentos.

 

  1. Expandir el conocimiento del niño. Cuando miran o leen cuentos juntos, si el niño dice: “guau-guau”, añadir: “sí, ¡es un perro grande y tiene cuatro patas!”, señalándolas.

 

  1. ¡Jugar! Jugar es el principal medio de aprendizaje para el niño, además de una gran diversión. Jugando, el adulto puede participar y potenciar el juego de roles—¡recuerda que los niños imitan todo lo que hacen los adultos! — o introducir retos y problemas que el niño tiene que resolver: jugando a abrir un tarro y sacar lo que hay en su interior, a armar un rompecabezas, a encontrar un objeto que hemos escondido, y un largo etcétera.
    Recomendación: el adulto puede variar el juego, planteando retos cada vez más complejos, pero alcanzables. Si un juego es muy sencillo, y el niño puede resolverlo de inmediato, se aburre y pierde el interés. Si es muy complejo, se frustra y no quiere continuar.

 

  1. Reconocer y reforzar los intentos y logros de manera positiva: felicitar al niño con aplausos, con besos, verbalizando su logro y sus intentos, promoviendo así su autoestima y animándolo a seguir aprendiendo.

Beneficios de la interacción de los adultos

Todas estas prácticas ayudan al niño de múltiples formas:

  1. Desarrollando su lenguaje. Le exponen y le familiarizan con muchas y nuevas palabras—que va comprendiendo, interiorizando, y que poco a poco irá introduciendo en su propio vocabulario.
  2. Promoviendo sus capacidades cognitivas y motrices. El niño se familiariza con conceptos complejos como causa y efecto, o la permanencia de objetos (el objeto no desaparece simplemente porque ya no lo veas).
  3. Desarrollando y estimulando aspectos de función ejecutiva, como la atención, la perseverancia, la auto-regulación, entre otros, a través de enfrentarse y superar retos.
  4. Fomentando su creatividad y su desarrollo socio-emocional. Promoviendo el apego, el vínculo afectuoso entre el niño y el adulto cuidador, tejiendo una relación cálida y próxima entre ambos.
  5. Provocando su curiosidad y animándolo a querer aprender cosas nuevas.

La falta de tiempo, el cansancio, la presencia de otros niños, otras responsabilidades a menudo limitan la cantidad y calidad de las interacciones entre el adulto y el niño. Por ello, como adultos cuidadores, es importante que recordemos sus beneficios. Todos, desde nuestro ámbito como padres, familiares, vecinos, cuidadores, maestros, tenemos la responsabilidad de jugar este importante rol mediador en nuestra relación e interacción con los niños, contribuyendo así a impulsar su desarrollo al máximo potencial.

Copyright © 2018. Banco Interamericano de Desarrollo.


Inteligencias múltiples.

"Los niños son como mariposas en el viento. Algunos pueden volar más alto que otros pero cada uno vuela de la mejor forma que puede. Cada uno es hermoso y único".

Han escuchado aquella frase de "Todos los niños son diferentes" ¡Tan cierta! cada niño se desarrolla a su propio ritmo y de una forma muy diferente. Hay niños que son muy platicadores y observadores, pero prefieren estar sin moverse o viceversa, hay niños que son de mucho movimiento pero que no les agrada mucho hablar. Las diferencias y ritmos que se dan con cada niño están relacionadas con la teoría del psicólogo y profesor norteamericano Howard Gardner el cual asegura que existe más de una manera para aprender; las inteligencias múltiples.

Esta teoría describe que no existe un solo tipo de inteligencia, sino una variedad de ellas, que cada persona desarrolla en mayor o menor medida y que determinan nuestro potencial. Veamos cuáles son los tipos de inteligencia que describió Gardner en su teoría.

  1. Inteligencia lógico-matemática: es la capacidad de trabajar con números, patrones lógicos y relaciones entre ellos. Los niños que la desarrollan tienen facilidad en la resolución de problemas y de cálculos matemático.
  2. Inteligencia lingüística: es la capacidad para emplear de manera adecuada las palabras, a través de la síntexis, fonética y semántica. Se pone de manifiesto en los niños por su facilidad para escribir, leer y contar cuentos.
  3. Inteligencia visual y espacial: es la forma de apreciar la imagen visual y espacial y de representar las ideas, figuras y espacios. Los niños que la desarrollan tienen facilidad para resolver rompecabezas, dibujar o construir figuras
  4. Inteligencia cinético-corporal: capacidad para usar el propio cuerpo como forma de expresión de ideas y emociones. Los niños que la desarrollan destacan en el baile, deporte y trabajos manuales.
  5. Inteligencia social: es la capacidad de percibir e interpretar las reacciones emocionales de los demás, llegando a ser buenos comunicadores y líderes. Los niños que la poseen disfrutan con el trabajo en equipo y relacionándose con los demás.
  6. Inteligencia intrapersonal: es la habilidad de conocerse a uno mismo, tener una imagen acertada y un equilibrio personal y emocional. Los niños con gran inteligencia intrapersonal son reflexivos.
  7. Inteligencia musical: a través de ella somos capaces de percibir, distinguir e interpretar los sonidos en cuanto a ritmo, timbre y tono. Incluye habilidades como el canto, el uso de instrumentos musicales.
  8. Inteligencia naturalista: representa la facilidad de comunicación con la naturaleza, su observación y la reflexión sobre nuestro entorno. El niño que piensa a través de la naturaleza.

Gardner hace referencia a que estas inteligencias no deberían estar aisladas unas de las otras, sino que se interrelacionen entre sí, para que se puedan potencializar, por ejemplo, la inteligencia social e intrapersonal son fundamentales cuando se quiere fomentar la inteligencia emocional.

Como papás debemos ser capaces de reconocer estos tipos de inteligencia e intentar ayudar a nuestros hijos en su desarrollo. Conocer las áreas fuertes y sus áreas menos dominantes de nuestros hijos, puede hacer que desarrollen más inteligencias y que refuercen otras.


Alimentar Sanamente

¿Sabías qué... cuando tu hijo experimenta los alimentos con todos sus sentidos, favorece las conexiones de millones de neuronas? Mismas neuronas que usará para aprender durante toda la vida.

Curú nos regala consejos de crianza en donde podrás encontrar respuestas a preguntas como:

  • ¿Por qué es tan importante comer “bien”?
  • ¿Por qué es importante que juegue con la comida?
  • ¿Cómo manejar cuando no quiere comer?
  • ¿Cuáles son las razones más comunes por las que no quiere comer

Descarga aquí → Juego-Revista-PDF

Material desarrollado por Proyecto DEI y FEMSA.

 


Tips para fomentar la lectura

Los cuentos son alimento para el alma del niño, estimulan su fantasía y cumplen una función terapéutica. Reflejan sus experiencias, pensamientos y sentimientos, le ayudan a superar sus ataduras emocionales por medio de un lenguaje simbólico.

¿Cómo pueden los padres de bebés, niños pequeños y preescolares fomentar la lectura?

Te dejamos aquí algunos tips. ↓↓ ¡No te lo pierdas!

https://youtu.be/Q1UQeZXRLCs


Sistema vestibular y propioceptivo

Además de los cinco sentidos clásicos (tacto, vista, gusto, olfato y oído), existen otros dos, pero igualmente importantes: La propiocepción y el sistema vestibular. Los cinco sentidos clásicos, son sentidos externos, procesan información del exterior del cuerpo. La propiocepción y el sistema vestibular son sentidos internos y procesan información desde el interior del cuerpo.

El sistema vestibular es nuestro sentido del equilibrio y movimiento. Utiliza información del líquido de nuestro oído interno para dejarnos saber la posición general de nuestro cuerpo, ya sea que estemos en movimiento o no, y si nos estamos moviendo con qué rapidez y en qué dirección lo hacemos.

El sistema vestibular nos ayuda a:

  • Orientarnos en el espacio.

Nos dice la posición de nuestra cabeza, para que sepamos si estamos erguidos, inclinados hacia atrás, acostados, boca abajo, etc.

  • Mantener el balance 

Cada vez que cambiamos de posición, el fluido de nuestro oído interno se mueve. El cerebro rastrea ese movimiento y le dice a nuestro cuerpo cómo cambiar para mantener el equilibrio. Es así como no nos caemos, al mover la cabeza hacia atrás mientras nos damos una ducha, o nos inclinamos para alcanzar algo, o saltamos sobre un charco, entre otros.

  • Sentirnos seguros mientras nos movemos

Nos hace sentir seguros mientras corremos, nos balanceamos o simplemente al bajarnos de la cama cuando nos levantamos.

  • Coordinar el movimiento mano-ojo 

Dependemos de nuestro sistema vestibular para actividades como copiar del tablero, ver una película o leer.

  • Coordinar ambos lados de nuestro cuerpo 

Cuando estamos caminando, manejando un carro, cortando con tijeras o montando una bicicleta, nuestro sistema vestibular nos ayuda a mantener el equilibrio, mientras tanto, nuestro sentido propioceptivo nos dice cómo usar cada una de las partes del cuerpo involucradas en la actividad.

El Sistema vestibular y su desarrollo

El sistema vestibular comienza a desarrollarse en el útero. Al nacer cualquier movimiento que cambie la posición del bebé, que lo balancee, darle la vuelta, ponerlo a saltar, mecerlo o darle vueltas suavemente estimula y fortalece su sistema vestibular. Esto lo prepara para un desarrollo vestibular saludable.

Estimular el sistema vestibular también desarrolla el tono muscular, porque le enseña al bebé que músculos debe estabilizar para mantener su cuerpo equilibrado en diferentes posiciones.

Desde que nace hasta la niñez, todo tipo de movimiento como ser mecido, impulsado en un columpio suavemente, darse la vuelta, gatear, caminar, correr y trepar, proporcionan información para un sistema vestibular saludable.

Algunos niños tienen dificultades para procesar la información que da el sistema vestibular. Los signos que estos bebés o niños presentan son: una reacción negativa e intensa a los cambios en la posición del cuerpo, tienden a tener la cabeza inclinada hacia atrás, retraso en el cumplimiento de los logros de desarrollo, tener miedo a gatear, caminar o subir escaleras sin ayuda de un adulto, inquietud constante, dificultad de concentración, dificultad de realizar actividades de motricidad fina (incluyendo el seguimiento con los ojos). Si observas alguno de estos comportamientos de manera sistemática, consulta con tu pediatra o un terapista ocupacional pediátrico para que te oriente.

Apoyando el sistema vestibular de tu pequeño

Un sistema vestibular fuerte se desarrolla a través del movimiento, ¡así que mantén a tu pequeño en movimiento! A tu recién nacido ponlo boca abajo y a medida que crece déjalo que practique dar la vuelta y sentarse. Mece a tu bebé, baila con él, ponlo a saltar sobre tus piernas y suavemente dale vueltas. Sigue a tu gateador por toda la casa, cuando ya esté caminando, persíguelo en el parque.

Sistema propioceptivo

La propiocepción es el término que reúne todas las condiciones que “le dicen al cerebro cuándo y cómo los músculos están contrayéndose o estirando, y cuándo y cómo las articulaciones se están doblando, extendiendo o siendo traccionadas o comprimidas. Esta información permite al cerebro saber dónde está cada parte del cuerpo y cómo se está moviendo” (Blanche 2011).

La propiocepción nos habilita para saber cuál es la orientación espacial de nuestro cuerpo, la posición en la que se encuentra una determinada parte del cuerpo sin tener que verla, por ejemplo, nos permite saber si tenemos las piernas cruzadas en este momento, aunque no las podamos ver porque están debajo de la mesa. Además, tiene relación con la fuerza que realizan nuestros músculos y la coordinación de movimientos y su velocidad, ajustar la posición para mantener una postura óptima y así poder llevar a cabo tareas relacionadas con actividades de la vida diaria. Por ejemplo, para realizar la acción de comer con éxito, el sistema propioceptivo nos informa que primero necesito ajustar mi postura al sentarme en la silla, manteniendo los pies apoyados en el suelo y la espalda en el respaldo, después ajustar la posición de mi mano y la fuerza empleada para sostener la cuchara y a continuación controlar la velocidad y dirección del movimiento de mi brazo para llevármela a la boca sin que caiga el alimento.

Por tanto, el sistema propioceptivo interviene en acciones tan importantes como la coordinación de los movimientos, el ajuste del tono muscular, graduar la fuerza, el control postural, praxis motora, las funciones

Algunos tips para favorecer la propiocepción:

Las estrategias que se enumeran a continuación son orientativas, deben seguirse respetando y teniendo en cuenta el estado emocional y evolutivo en el que el/la niño/a se encuentre.

  • Realizar circuitos en casa que impliquen actividades corporales como trepar, saltar, arrastrarse, rodar, hacer flexiones…
  • Acudir a parques de ocio infantiles con piscinas de bolas, túneles, toboganes, cuerdas…
  • Pedirle, siempre que sea posible, que nos ayude a mover objetos pesados o empujar cosas como las sillas o el mobiliario de la casa (retirar sofás o mesas cuando haya que barrer o aspirar).
  • Lanzar pelotas a canasta colocando algo de peso en sus brazos.
  • Ayudar en la compra llevando la cesta con productos de peso o colaborar en empujar el carrito.
  • Actividades acuáticas como nadar en la piscina.
  • Jugar a los “abrazos de osos”, a aplastarse con cojines grandes, con mantas de peso…
  • Caminar por superficies inestables o con terreno abrupto que impliquen gran esfuerzo muscular.
  • Utilizar plastilina para aplastarla, haciendo fuerza con sus manos y para pellizcarla, haciendo fuerza con sus dedos.
  • Los masajes con presión.
  • Hacer juegos de percepción corporal sin utilizar la vista, por ejemplo, averiguar en qué parte del cuerpo se le ha tocado, en qué posición se encuentra su brazo, que se toque su nariz…

 

Bibliografía:

Ayres, J. (1998). La integración sensorial y el niño. Méjico: Trillas.

Blanche, E. (2011). Apuntes del curso 1 de la Formación Oficial de Integración Sensorial, Aytona.

https://autismodiario.org/2015/06/20/comprendiendo-la-propiocepcion/

Navarro Amat S. (2015). La terapia ocupacional basada en el enfoque de integración sensorial, FSI 4:34-36.

https://babysparks.com/es/2019/02/22/your-babys-vestibular-system/

 


¿Qué pueden experimentar los bebés en el útero?

No es necesario que esperes hasta que nazca tu bebé para vincularte con él. El embarazo es el momento perfecto para comenzar a formar un vínculo con esa personita que tanto esperas, lo cual es muy importante para su desarrollo.

Durante el embarazo, la mamá puede estimular al bebé ya que los sentidos se desarrollan en el útero materno y puede sentir, oir, ver, tragar, saborear.

Miss Diana nos cuenta algunas estrategias ¡No te las pierdas!

https://youtu.be/lPXZaKvdFBM


Tiempo en pantallas

El uso de Pantallas por parte de los niños y adolescentes es de gran preocupación por parte de los padres. Sin duda la tecnología y los dispositivos son herramientas importantes para el desarrollo del niño y más en estos días de pandemia, pero ¿no pasan muchas horas delante de la pantalla?

El número de mensajes intercambiados en los grupos de niños de WhatsApp ahora es 5 veces mayor, y en el caso de los adolescentes de más de 13 años, la cifra se eleva a 7,5 veces más que antes de comenzar la crisis. [1]

Pasar demasiado tiempo frente a la pantalla para los niños pequeños puede causar daños permanentes en sus cerebros, los cuales todavía están en desarrollo. La capacidad de concentrarse, prestar atención, sentir las actitudes y comunicarse pueden verse perjudicadas.

Los niños menores de dos años no deben de pasar ningún tiempo delante de las pantallas aunque ahora se reconoce que nos encontramos en una situación completamente diferente.[2]

El tiempo frente a la pantalla debe reemplazarse por más tiempo para la interacción, la actividad física, el sueño y descanso de los niños. [3]

Los problemas con las pantallas:

Debemos recordar que el tiempo de juego no estructurado es más valioso para el desarrollo del cerebro de un niño pequeño que los medios electrónicos. Los niños menores de 2 años tienen más probabilidades de aprender y recordar información de una presentación en vivo que de un video.

A la edad de 2 años, los niños pueden beneficiarse de algunos tipos de tiempo frente a la pantalla, como los programas con música, movimiento e historias. Al ver juntos, puedes ayudar a tu hijo a entender lo que está viendo y aplicarlo en la vida real. Sin embargo, el tiempo de pantalla pasivo no debe reemplazar la lectura, el juego o la resolución de problemas.

A medida que los niños crecen, debemos de tener en cuenta que demasiado tiempo frente a la pantalla o tiempo de mala calidad se ha asociado a lo siguientes problemas:

 

  • Pasividad. La utilización de estos aparatos fomenta la pasividad en los niños, reduciendo su actividad física e impidiendo el desarrollo de la portentosa capacidad imaginativa de la infancia. Asimismo, quita tiempo para interactuar con otras personas, y para algo tan importante como es el juego, esencial para el desarrollo de la inteligencia, el aprendizaje y las habilidades sociales.
  • Hiperactividad. Como efecto rebote, el exceso de estimulación que el niño recibe a través de los programas, al no encontrar una salida a través del ejercicio físico, contribuye a aumentar los problemas de nerviosismo y necesidad de movimiento.
  • Problemas de sueño. Está demostrado que muchas horas de pantalla provoca problemas durante la noche, como pesadillas y despertares nocturnos, especialmente cuando la televisión y las consolas están en la habitación de los niños.
  • Lenguaje y lectura. Las pantallas compiten directamente con la conversación y la lectura, lo que dificulta la adquisición del lenguaje y la comprensión de los textos, empeorando el rendimiento escolar a largo plazo. Esto es especialmente relevante cuando la televisión encendida y los aparatos tecnológicos presiden las comidas familiares, sustituyendo la conversación y la interacción con la familia.
  • Agresividad. Hay estudios que demuestran que la violencia y agresividad de muchos programas de televisión y juegos de consolas se asocian a comportamientos antisociales y agresivos.

Sin olvidar problemas de obesidad por estar tanto tiempo sin actividad física, así como problemas cognitivos y visuales.

La psicóloga clínica de Harvard y consultora escolar, Catherine Steiner-Adair (autora de The Big Disconnect: Protecting Childhood and Family Relationships in the Digital Age) ha estudiado el impacto de la tecnología digital en el desarrollo del cerebro infantil.

El cerebro de un bebé está programado para aprender el lenguaje, las emociones y cómo regularlas. Steiner cree que no hay un papel clave que la tecnología pueda jugar en la vida de un bebé de menos de dos años.

Los padres taiwaneses ahora están legalmente obligados a controlar el tiempo de pantalla de sus hijos. El gobierno taiwanés puede llegar a imponer multas de hasta 1.000 € a los padres de menores de 18 años que usan dispositivos electrónicos por períodos prolongados.

La famosa psicóloga Steiner-Adair descubrió que los bebés mostraban signos de angustia cuando buscaban una conexión con los padres y descubrían que la tecnología los mantenía distraídos. El 70 % de los niños opina que sus padres pasan demasiado tiempo con la tecnología.

El Dr. Peter Whybrow, director de neurociencia de la UCLA, llama a las pantallas "cocaína electrónica" y en China los investigadores la etiquetan como "heroína digital".

"La dopamina se produce cuando vemos algo interesante o nuevo, pero también tiene una segunda función. La dopamina también es el neuroquímico involucrado en la mayoría de las adicciones: es el componente químico que recompensa".

"Existe la preocupación entre los neurocientíficos de que ésta dopamina producida todos los días durante muchos años, por ejemplo, jugando a juegos en primera persona, puede modificar los estímulos del cerebro de un niño y hacerlos más dependientes de la pantalla”, advierte Sigman.

Recomendaciones de horas exposición de niños en pantallas

Según la Academia Americana de Pediatría, el «screen time» o tiempo de pantallas en niños son las siguientes:

0 – 2 años: Nada de pantallas

2 – 5 años: Entre media y una hora al día

7 – 12 años: una hora con un adulto delante. Nunca en horas de comidas

12 – 15 años: Una hora y media. Mucho cuidado con las redes sociales

+ de 16 años: Dos horas. Los dormitorios no deben tener pantallas

Lo más importante es que las pantallas no interfieran en la vida normal de los niños, el tiempo en familia, el ejercicio o las horas de sueño.

No debemos permitir que televisores, ordenadores o cualquier dispositivo con pantalla entre al dormitorio de un niño. Sigman relata que ha hablado con muchos padres que se han arrepentido de permitir pantallas y consolas en las habitaciones. De permitirlo, estarás arriesgando la salud cognitiva y física de tu hijo.

Establecer reglas

  • Los padres somos los encargados de idear protocolos de tiempo de uso de dispositivos y menos de pantallas para nuestros hijos. Para lograrlo es necesario crear zonas libres de dispositivos en los hogares, fomentar las cenas sin TV y guardarlos en momentos de conversación.
  • No tratemos de apagar la televisión, la tableta o el ordenador sin argumentos. Debemos explicar a nuestros hijos por qué está limitando el tiempo frente a la pantalla. Discutamos con ellos los beneficios para su salud, la importancia de reducir el tiempo de uso de la pantalla.
  •  Los niños razonarán mejor si interpretan los peligros asociados de pasar tantas horas delante de la pantalla. La tecnología es una herramienta para el aprendizaje, no el fin en sí mismo.

Función del rol parental

¿Alguna vez te sorprendieron consultando tu correo o usando tu teléfono móvil? Tratemos de evitar usarlos mientras nos  comunicamos con ellos por importante que resulte lo que estás haciendo. Esto ayudará a establecer empatía y también será un buen ejemplo para nuestros hijos.

Los padres somos el modelo a seguir y debemos servir de ejemplo. Del mismo modo, tratemos  de evitar el uso de la televisión durante las comidas, especialmente durante estos días que se realizan más tareas en casa todos juntos.

En conclusión, las pantallas no son buenas para la salud de los niños y si hoy en día es necesario que pasen más horas frente a la pantalla, como padres debemos de ayudar a nuestros niños a tener un equilibrio. No olvidar los momentos de calidad, conversar con nuestros hijos, promover el juego no estructurado y más en estos momentos de pandemia, solo usar los aparatos tecnológicos para lo esencial es decir para las clases virtuales.

Cuidemos las salud de nuestros hijos a medida de lo que la pandemia nos lo permita

“Nuestros hijos son nuestro mayor tesoro”

 

 

[1] PC World Alfonso Casas

[2] Best Seller “Your baby and child”

[3] OMS (Organización Mundial de la Salud


Semana mundial de la lactancia materna.

Este año, para la Semana Mundial de la Lactancia Materna 2021, la Alianza Mundial para la Acción sobre Lactancia Materna (WABA, por su sigla en inglés) ha seleccionado el tema: "Proteger la lactancia materna: una responsabilidad compartida". El tema está alineado con el área temática 2 de la campaña de la Semana Mundial de la Lactancia Materna-Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030, que destaca los vínculos entre la lactancia materna y la supervivencia, la salud y el bienestar de las mujeres, los niños y las naciones.

WABA afirma que los objetivos de este año son:

  • Informar a las personas sobre la importancia de proteger la lactancia materna.
  • Anclar el apoyo a la lactancia materna como una responsabilidad vital de salud pública.
  • Interactuar con individuos y organizaciones para un mayor impacto.
  • Impulsar la acción en la protección de la lactancia materna para mejorar la salud pública.

El embarazo y la lactancia son un momento especialmente vulnerable para las mujeres trabajadoras y sus familias. Las mujeres embarazadas y lactantes requieren protección especial para prevenir daños a su salud o a la de sus bebés, y necesitan tiempo suficiente para dar a luz, recuperarse y amamantar a sus hijos. Al mismo tiempo, también necesitan protección para garantizar que sus puestos de trabajo no se ven amenazados por el embarazo o la licencia de maternidad.

La protección de la maternidad es clave para permitir la lactancia materna y empoderar a los padres para una implementación exitosa de las prácticas recomendadas de lactancia materna. La OPS/OMS recomienda que los países implementen y apliquen el Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna a todos los niveles. Es vital garantizar que las madres lactantes no sean blanco de la industria, el marketing o los profesionales de la salud pública que quieren poner en peligro su lactancia materna mediante la promoción de la alimentación con fórmula.

Beneficios de la lactancia materna

La leche materna es el mejor alimento para el bebé y tiene extraordinarios beneficios para el desarrollo del pequeño, así como beneficios para la mamá. La Asociación Pro-Lactancia Materna utiliza el concepto de lactancia emocional refiriéndose a los nutrientes afectivos que requiere el bebé para su óptimo desarrollo emocional, pues se trata del alimento idóneo que tanto la madre como, en este caso, el padre suministra a su hijo, dando las bases para el desarrollo de un niño que crecerá seguro y confiado.

  • La leche materna proporciona todos los nutrientes, vitaminas y minerales que un bebé necesita para el crecimiento durante los primeros seis meses de vida; el bebé no necesita ingerir ningún otro líquido o alimento.
  • La leche materna lleva los anticuerpos de la madre, que ayudan a combatir las enfermedades y a prevenir diarrea e infecciones respiratorias agudas.
  • Cuando el bebé toma leche del pecho de su madre, se estimula el crecimiento adecuado de la boca y la mandíbula. Además, se liberan hormonas para la digestión y para que el bebé se sacie.
  • Cuando la madre amamanta a su bebé, se crea un vínculo especial entre ella su hijo.
  • El vínculo entre mamá y bebé se reflejará en la conducta, el habla, la sensación de bienestar y la seguridad, y la forma en que el niño se relacione con otras personas.
  • Reduce el riesgo de padecer enfermedades crónicas más adelante en la vida, tales como la obesidad, el colesterol alto, la presión arterial alta, la diabetes, el asma y las leucemias infantiles.

Ninguna fórmula puede remplazar a la leche materna, pues la leche de mamá contiene anticuerpos, enzimas, ácidos grasos de cadena larga y hormonas, muchos de los cuales no pueden incorporarse en la fórmula.

Beneficios de la lactancia materna para la madre

  • Si la mamá inicia la lactancia inmediatamente después del parto, ayudará a reducir el riesgo de hemorragia posparto.
  • Reduce el riesgo de padecer diabetes tipo 2 y el cáncer de mama, de útero y de ovario.
  • Estudios han descubierto vínculos entre el cese temprano de la lactancia materna y la depresión posparto en las madres.

Recomendaciones para una lactancia óptima

La Organización Mundial de la Salud y de UNICEF recomiendan:

  • Iniciar la lactancia materna durante la primera hora después del nacimiento
  • Lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses
  • A partir del 6º mes, lactancia materna prolongada durante dos años, acompañada de alimentos complementarios seguros, apropiados y nutritivos que ayudan a cubrir los requisitos nutricionales cuando la leche materna ya no es suficiente.

Buenas prácticas de lactancia

La lactancia materna demanda mucho tiempo y esfuerzo por parte de las madres. No tener una red de apoyo en la familia, en la comunidad y en la sociedad dificulta asumir este enorme compromiso. Te compartimos estos 4 consejos para facilitar y asegurar una lactancia fructífera para la madre y él bebe.

  1. Una relación que inicia de manera turbulenta probablemente no terminará bien. Por ello es mejor dar de lactar cuando el niño está tranquilo y alerta y no esperar a que se encuentre cansado y hambriento. Mientras más tiempo pasemos con ellos y más los observemos, aprenderemos a reconocer sus expresiones cuando empiezan a sentir hambre y a reaccionar a ellas con palabras cálidas y afectuosas.
  2. Los niños nacen programados para alimentarse del pecho de la madre, pero las mujeres no nacemos programadas para dar de lactar y necesitamos aprender a hacerlo. Una gran parte de ese aprendizaje consiste en identificar las posiciones más apropiadas para alimentar al niño. Esto requiere experimentar, no siempre con éxito. Mantener una actitud serena y hasta un poco de humor ante los experimentos fallidos será importante para que la madre no llegue angustiada al encuentro.
  3. Una vez que las madres aprendemos a leer las señales de nuestros hijos, puede ocurrir que ellos quieran lactar con frecuencia. Algunas veces desestimamos este deseo pensando que no es posible que el bebé se encuentre nuevamente hambriento cuando ha comido hace poco. No obstante, no hay que olvidar que el niño puede pedir el pecho de su madre por otras razones diferentes al hambre: tiene sed, necesita sentirse seguro, necesita calmarse, o simplemente porque quiere entretenerse. Reconocer estas necesidades e intentar atenderlas, aún de otras maneras si no es posible darle de lactar en ese momento, es un cimiento de una relación caracterizada por interacciones sensibles y receptivas.
  4. Cuando el niño lacta se logra una conexión muy intensa con la madre, no solo a nivel físico, sino también emocional. El mirarse a los ojos, hablar, cantar, e incluso jugar durante la lactancia son maneras de enriquecer la interacción durante ese momento, ya que la atención del niño está sobre la madre. La lactancia es una parte importante de la relación más amplia y compleja entre madre y niño. Por lo tanto, el juego, la comunicación y el afecto no pueden estar ausentes durante ella. Por ejemplo, un niño puede optar por jugar con el pezón de su madre. Esta es una oportunidad maravillosa de hacer equipo para lograr una lactancia exitosa y puede convertirse en una excusa para reírse juntos.

 

Referencia: https://www.paho.org/es/campanas/campana-semana-mundial-lactancia-materna-2021

Imagen tomada: https://www.noticiasensalud.com/nutricion-y-dietetica/2020/08/03/semana-de-la-lactancia-materna-el-seno-de-una-alimentacion-natural/


Ayudar a dejar el pañal en el momento adecuado.

Para cada niño es un gran logro dejar el pañal, pero para cada niño el proceso es completamente diferente.
¿Cómo saber si mi hijo está listo para dejar el pañal? Descúbrelo con FEMSA y Proyecto DEI.

Esfínteres-Revista-PDF


Educar con disciplina y poner límites con amor.

La disciplina es esencial en la educación de los niños. Cuando disciplinas a tu niña o niño, le estás regalando la llave para lograr lo que se proponga en la vida. Le das herramientas para ser feliz; seguir instrucciones, adaptarse a las normas de convivencia de la sociedad y aprender que no siempre puede hacer lo que quiere.

¿Quieres saber más? Te invitamos a leer el interesante material de Proyecto DEI y FEMSA.

Disciplina-Revista-PDF


Los cuentos

Psiquiatras y psicólogos hacen hincapié en la influencia que tienen los cuentos en la vida emocional de los niños. Gerald Hüther describe al cuento como una poción mágica que desarrolla la escucha, el lenguaje, la fantasía, la confianza y la cercanía.

Te invitamos a leer esta revista de crianza por parte de nuestros amigos de FEMSA Y Proyecto DEI. ¡Fabuloso!

Cuento-Revista-PDF


¿Cómo ayudar a tu hijo a desarrollar empatía?

¡Sí, se puede ayudar a tu hijo a ser más empático!

Te invitamos a conocer estos consejos prácticos para ayudar a los niños pequeños a desarrollar empatía y comprender que los demás tienen pensamientos y sentimientos diferentes a los de ellos.

La empatía es la capacidad de imaginar cómo se siente otra persona en una situación particular y responder con cuidado. Esta es una habilidad muy compleja de desarrollar. Ser capaz de sentir empatía por otra persona significa que un niño:

  • Entiende que es un individuo separado, su propia persona;
  • Entiende que los demás pueden tener pensamientos y sentimientos diferentes a los que él tiene;
  • Reconoce los sentimientos comunes que experimenta la mayoría de las personas: felicidad, sorpresa, enojo, decepción, tristeza, etc.
  • Es capaz de mirar una situación particular (como ver a un compañero despedirse de un padre en la guardería) e imaginar cómo él, y por lo tanto su amigo, se sentiría en ese momento
  • Puede imaginar que respuesta podría ser apropiada o reconfortante en esa situación en particular, como ofrecerle a su amigo un juguete o un osito de peluche favorito para consolarla.

Hitos en la empatía

Comprender y mostrar empatía es el resultado de muchas habilidades socioemocionales que se desarrollan en los primeros años de vida. Algunos hitos especialmente importantes

incluyen:

  1. Establecer una relación segura, sólida y amorosa contigo es uno de los primeros hitos. Sentirse aceptado y comprendido por ti, ayuda a tu hijo a aprender a aceptar y comprender a los demás a medida que crece.
  2. Alrededor de los 6 meses de edad, los bebés comienzan a usar referencias sociales. Esto es cuando un bebé buscará a sus padres u otro ser querido para evaluar su reacción a una persona o situación. Por ejemplo, una niña de 7 meses mira atentamente a su padre mientras saluda a un visitante en su casa para ver si esta nueva persona es buena y segura. La respuesta de los padres al visitante influye en cómo responde el bebé. (Esta es la razón por la que se alienta a los padres a ser optimistas y tranquilizadores, sin estar inquietos, al despedirse de los niños en la guardería. Envía el mensaje de que "este es un buen lugar" y "tu estarás bien"). Hacer referencia o ser sensible a la reacción de los padres en situaciones nuevas ayuda a los bebés a comprender el mundo y las personas que los rodean.
  3. Entre los 18 y los 24 meses de edad, los niños pequeños desarrollarán una teoría de la mente. Aquí es cuando un niño pequeño se da cuenta por primera vez de que, al igual que él tiene sus propios pensamientos, sentimientos y metas, otros tienen sus propios pensamientos e ideas, y estos pueden ser diferentes de los suyos.
  4. Entre los 18 y los 24 meses, los niños pequeños comenzarán a reconocerse a sí mismos en un espejo. Esto indica que un niño tiene un firme entendimiento de sí mismo como una persona separada.

Qué puede hacer para fomentar la empatía en su niño pequeño

Empatiza con tu hijo. Por ejemplo, “¿Tienes miedo de ese perro? Es un buen perro, pero ladra muy fuerte. Eso puede dar miedo. Te abrazaré hasta que pase”.

Hable sobre los sentimientos de los demás. Por ejemplo, “Anita se siente triste porque te llevaste su carro de juguete. Por favor, devuélvale el coche a Anita y luego elija otro para jugar ".

Sugiera cómo los niños pueden mostrar empatía. Por ejemplo, "Consigamos hielo a Juanito para su boo-boo".

Se un ejemplo a seguir. Cuando tiene relaciones sólidas y respetuosas e interactúa con los demás de una manera amable y cariñosa, tu hijo aprende de su ejemplo.

Utilice mensajes "yo". Este tipo de comunicación modela la importancia de la autoconciencia: no me gusta cuando me pegas. Duele.

Valida las emociones difíciles de tu hijo. A veces, cuando nuestro hijo está triste, enojado o decepcionado, nos apresuramos a intentar solucionarlo de inmediato, para que los sentimientos desaparezcan porque queremos protegerlo de cualquier dolor. Sin embargo, estos sentimientos son parte de la vida y los niños deben aprender a sobrellevarlos. De hecho, etiquetar y validar los sentimientos difíciles en realidad ayuda a los niños a aprender a manejarlos: estás realmente enojado porque apagué la televisión, entiendo. Te encanta ver tu caricatura. Está bien sentirse enojado. Cuando hayas terminado de enojarte, puedes optar por ayudarme a preparar un delicioso almuerzo o jugar en la cocina mientras mamá hace nuestros sándwiches. Este tipo de enfoque también ayuda a los niños a aprender a sentir empatía por otras personas que están experimentando sentimientos difíciles.

Utiliza juego simbólico. Habla sobre los sentimientos y la empatía mientras juega. Por ejemplo, puede hacer que el hipopótamo de peluche de tu hijo diga que no quiere turnarse con su amigo, el pony de peluche. Luego pregúntale a tu hijo: ¿Cómo crees que se siente pony? ¿Qué deberíamos decirle al hipopótamo?

Piensa en el uso de "lo siento". A menudo insistimos en que nuestros niños pequeños digan "lo siento" como una forma de que asuman la responsabilidad de sus acciones. Pero muchos niños pequeños no comprenden completamente lo que significan estas palabras. Si bien puede parecer "correcto" que digan "lo siento", no necesariamente ayuda a los niños pequeños a aprender la empatía. Un enfoque más significativo puede ser ayudar a los niños a concentrarse en los sentimientos de la otra persona: Juanito, mira a Anita, está muy triste. Ella está llorando. Ella se frota el brazo donde la empujaste. Veamos si está bien. Esto ayuda a los niños a hacer la conexión entre la acción (empujones) y la reacción (un amigo que está triste y llorando).

Ser paciente. Desarrollar la empatía lleva tiempo. Es probable que tu hijo no sea un ser perfectamente empático a los tres años. (¡Hay algunos adolescentes e incluso adultos que tampoco han dominado esta habilidad por completo!) De hecho, una parte grande y muy normal de ser un niño pequeño es enfocarse en él. Recuerde, la empatía es una habilidad compleja y continuará desarrollándose a lo largo de la vida de su hijo.

 

Texto original

Claire Lerner, Rebecca Parlakian. (2020). How to Help Your Child Develop Empathy. 2020, de Zero To Three Sitio web: https://www.zerotothree.org/resources/5-how-to-help-your-child-develop-empathy


Diplomado en Educación Inicial - Se gradúa la 9na generación

El pasado Jueves 1 de julio, se llevó a cabo en las instalaciones de nuestro Centro Materno Infantil, la ceremonia de graduación de la novena generación que ha cursado el Diplomado en Educación Inicial desde la Familia.

Definitivamente ha sido un año completamente diferente, con incertidumbre, miedo, pero con un grupo de mujeres fuertes y resilientes, dispuestas a adaptarse a esta nueva “normalidad” y dispuestas a llevar la luz de la primera infancia a cada rincón donde vayan.

La finalidad del Diplomado es formar a promotores en Educación Inicial, para que trabajen con familias y niño pequeños de 0 a 6 años a través de sesiones de Interacción Oportuna. Algunos de los temas impartidos en el ciclo fueron:

- Neurociencias.

- Prácticas de Crianza

- Vínculo Afectivo.

- 5 Áreas de Desarrollo: Lenguaje, Motricidad Fina, Motricidad Gruesa, Sensorial Cognoscitivo y Afectivo Social.

- Desarrollo del bebé y niño pequeño (0 a 6 años).

- Funciones Ejecutivas y Autorregulación.

- Evaluación del Desarrollo Infantil.

- Programación de Sesiones de Interacción Oportuna.

- Manejo de Estrés y Violencia.

“Para mi el Diplomado es muy especial, al principio lo tome porque soy mamá y quise aprender de herramientas que me ayudaran a criar con amor, calidad y respeto, pero una vez estando adentro me di cuenta de que puedo tener la oportunidad de visualizarme como una mujer que además de ser mamá puede ser y evolucionar laboralmente”

Aurora Cervantes – Alumna de Diplomado generación 2020 – 2021

Esta generación se distinguió en específico por su resiliencia, apertura, disposición y trabajo en equipo. ¡Esperamos que lleven la luz de la primera infancia a donde sea que vayan y que, con su trabajo, día a día, construyan un México mejor!

Muchas felicidades

 

https://www.youtube.com/watch?v=0yb04r2M88o

Si quieres formar parte de nuestra siguiente generación, deja tus datos y nos comunicamos contigo.


El nacimiento de una nueva mujer y el espejo de emociones para su hijo

Ser madre es la labor de mayor responsabilidad que pueda haber. Ni la liberación femenina, ni la equidad de género, ni la crianza en guarderías pueden eliminar el gran impacto que la madre tiene en el hijo y la importancia en la crianza. La mayor parte de los psicólogos, psiquiatras, psicoterapeutas hablan del papel de la madre en el desarrollo del ser humano. Por tal causa no puede hacer a un lado la gran influencia que tiene el rol que desempeñan las mujeres, parcial o totalmente. Y este rol no es únicamente social. Viene determinado por el lugar donde el hijo crece y su procedencia de la madre misma.

Por ende, la salud emocional de las madres se tiene que cuidar diariamente ya que al ser madres es muy fácil olvidar que al nacer un niño también nace una nueva mujer con todas las virtudes que eso implica. La manera en que se manejan las emociones, las que se expresan, las que no se expresan y cómo se ven a sí mismas es parte de lo que, psicoanalistas como Bion, “considera como el papel de la madre como continente” de las emociones de su hijo(a) y su capacidad para pensar y digerir lo que le pasa.” (Figueroa, La teoría del pensamiento de Wilfred Bion: aportaciones clínicas y derivaciones teóricas, 2018 ) Dicho en términos técnicos bionianos a la capacidad de la madre de devolverle al bebe su experiencia emocional sin metabolizar (elementos beta) en forma de pensamientos adecuados para ser contenidos y pensados por él (elementos alfa), Bion le llama capacidad de reveriè (del francés, ensueño). Hace alusión estado mental requerido en la madre para estar en sintonía con las necesidades del bebé. Si la madre falla en esta sintonía, es decir, si es incapaz de metabolizar la experiencia emocional y la devuelve en forma elementos beta (incapacidad de reveriè), entonces la madre puede producir un bebe psicótico. Una madre incapaz de contener la experiencia emocional de su bebe, dejando perdido en el aire el contenido proyectado por éste, puede dar lugar a un bebé autista, o a la inicial formación esquizoide de carácter.

No se trata de asustarnos, pues las madres no son perfectas. Pero como dice otro profesional de la salud mental, Winnicott, “basta con ser una madre suficientemente buena. Afirma la superación del apego entre la madre y el hijo es parte del desarrollo del self o lo que soy y cómo me percibo, así como la capacidad de volverme más auténtico, individualizarme”. (Dorrey*, 2012) La madre debe prestarse al estrecho vínculo y poco a poco irlo exponiendo a ser más independiente, a retrasar el acudir a él y a romper esa sensación de omnipotencia que tienen los bebés que con sólo llorar consiguen todo.

Y si bien, como dice John Bowlby, gran exponente y fundador de la teoría del apego, existe una necesidad humana universal de formar vínculos afectivos estrechos. Y que esto se evidencia en el comportamiento del apego se da en las crías de casi todas las especies de mamíferos. La regla general es el mantenimiento de la proximidad por parte de un animal inmaduro a un adulto preferido, casi siempre la madre. Es fundamental que la madre esté tan disponible para este apego, para luego irlo reduciendo hasta convertirlo en el amor libre e incondicional que todos debíamos poder ofrecer a los demás. En resumen, una madre tiene impacto en nuestra capacidad para apegarnos a quienes nos importan y darle cobijo hasta el ser capaces de soltarlos sin angustiarnos, pudiéndolos interiorizar a través del amor verdadero.

Lo importante a resaltar en este artículo no es lo que cada psicólogo, psiquiatra, psicoanalista o psicoterapeuta ha teorizado acerca del importantísimo papel de la madre, sino que reconozcamos que como madres tenemos un gran impacto en la formación del género humano y que no podemos refugiarnos en falsos feminismos e ignorar este hecho.

Formamos la mente, capacitamos para digerir emociones, somos el objeto de deseo primordial de todo ser humano simplemente por el hecho biológico de ser portadoras de la vida y gestantes, por el vínculo especial de amor, cariño y liga emocional con nuestros hijos.

Ser mamá tiene un gran impacto en la vida por ello es importante trabajar primero en el bienestar emocional como mujer, para poder aprender a cuidar de quien cuida.

 

Bibliografía

Dorrey*, R. C. (2012). La teoría de la agresividad. México : Perfiles Educativos.

Figueroa, V. R. (2018 ). La teoría del pensamiento de Wilfred Bion: aportaciones clínicas y derivaciones teóricas. Centro Elia , 2.

 


Conocer, nombrar y expresar las emociones

Las emociones son parte de la naturaleza humana. Negarlas implica rechazar una parte esencial del ser humano.

¿Cómo podemos reconocer las emociones?

Femsa y Proyecto DEI nos regalan algunos tips muy valiosos para el manejo de emociones. ¡No te lo pierdas!

Emociones-Revista-PDF


Unificar la crianza entre mamá, papá, abuelos y otros cuidadores.

Curú - Consejos de crianza

¿Quién ayuda a la "nueva" familia cuando se llega del hospital? Dice un proverbio africano "Se necesita de una Aldea para criar a un niño"

Descubre los consejos para esta nueva etapa de tu vida.

↓↓

Cuidador-Revista-PDF (1)

Por FEMSA y Proyecto DEI


El equipo en la crianza de los hijos

En los procesos de crianza los primeros encargados de establecer normas son los padres, si bien los diferentes profesionales que pueden aportar al proceso son importantes, pero su función es orientar y acompañar a los padres, en el descubrimiento del propio desarrollo del niño.

Cuando se habla de desarrollo implica todas las etapas por la que pasa un ser humano desde el momento de la concepción, pero en el proceso de crianza juega un papel importante la forma en que fueron criados los padres y por tanto como fue su desempeño como hijos, pero también es cierto que cuando un bebé llega a casa los padres se reconocen como nuevos seres que tienen que cuidar de una persona, como lo menciona John J. Medina en su libro el cerebro del bebé” los padres no tiene idea de que algo tan maravilloso sería al mismo tiempo tan difícil” (Medina, 2014)

La sociedad en la cual se desarrollan los niños, niñas y adolescentes de hoy se encuentra permeada por la diversidad de tecnologías y los cambios sociales que hacen que el tiempo que se dispone para que sus padres los acompañen en el proceso de crianza se torne en una disputa por ganar o ceder ante la posibilidad de terminar siendo qué tipo de padre o madre quieren ser sin darse cuenta que no tienen que tomar una postura individual sino hacer un equipo que los hijos reconozcan como su seguridad.

CRIANZA

El termino crianza proviene del latín creare que significa instruir, educar, orientar, y por ende es la posibilidad de crear vínculos afectivos entre padres e hijos.

La pareja está conformada por dos personas de grupos familiares distintos donde las crianzas han sido distintas, pero en este momento donde se desarrollan acuerdos, en los que se negocian las normas y se establecen los lineamientos que se tendrán para el aprendizaje de los hijos en donde se tienen que generar acuerdos en donde cada uno tome algo de lo que desee transmitir a sus hijos e hijas y hacer equipo por una crianza respetuosa y con límites claros.

En la crianza juegan elementos importantes como son:

  • Sentido común: es la valoración de los conocimientos previos que tiene el ser humano y por tanto cada padre, así como de la historia que se ha tenido y que continúa en reproducción, y decidir que quiero repetir en la crianza propia y que deseo erradicar.
  • Tradición cultural: las creencias que tiene cada familia, estás cambian de territorio en territorio, de ambiente en ambiente.

La crianza como proceso educativo pretende orientar a los niños, niñas y adolescentes puedan vivir bien en la aventura de la vida, a través del acompañamiento inteligente y afectuoso por parte de los padres o adultos significativos.

Los lineamientos de crianza no son recetas con las cuales se prepara un buen niño, estás son diversas de acuerdo a cada familia y a la cultura.

 

METAS DE DESARROLLO EN LA CRIANZA

La crianza en sí misma debe apostarle a unas metas de desarrollo, es decir a unos propósitos que faciliten la eficacia de los logros y se conviertan en una fuerza motivadora para que los niños lleguen a ser adultos funcionales y empáticos en un mundo que lo necesita desesperadamente, estos son:

  • Autoestima: juicio acerca de sí mismo, es la capacidad de considerar ser capaz de. El concepto de autoestima esta mediado por el autoreconocimiento (reconocer la corporalidad y la utilización de herramientas), el autoconcepto (conceptos alrededor de las partes del cuerpo) y la autodefinición (que piensa de sí mismo en función de la virtud, la competencia y el poder)
  • Autonomía: capacidad para gestar y determinar la propia voluntad frente a la norma.
  • Creatividad: capacidad de crear en lo personal, lo familiar, lo artístico, lo científico y lo social, logrando un bienestar superior.
  • Felicidad: estado de afirmación vital, capacidad de hacer planes o elecciones que se disfrutan.
  • Solidaridad: es la promoción de lo colectivo antes de cualquier consideración particular, es ceder confianza.
  • Salud: es el completo bienestar físico, mental y social, y no solo la ausencia de la enfermedad.
  • Resiliencia: capacidad de salir adelante después o en medio de los fracasos.

Pero si bien en este artículo se mencionan algunas pautas para que los niños se desarrollen de una forma holística, la realidad es que no siempre es fácil ya que vivimos en un mundo que como los sociólogos llaman (la sociedad liquida) en donde cada vez menos se cuenta en el tiempo de mirar, escuchar, jaguar etc. con los niños, la realidad es que el primer paso que se tiene que dar es hacer equipo como pareja decidiendo que límites se quiere poner, tomado turnos en la crianza en donde no se permita que solo uno participe sino que sea una participación equitativa.

Los padres de ahora no solo están criando a un niño sino a toda una nueva generación.

 ¿QUÉ ES LO QUE TÚ QUIERES APORTAR PARA EL FUTURO?  

 

Bibliografía

Medina, J. J. (2014). El cerebro del bebé . Estados Unidos : Planeta Mexicana .


Tiempo en pareja después de ser papás.

La llegada de un bebé cambia la vida de la pareja e individualmente. Empezar una nueva vida con el bebé requiere realizar toda una serie de ajustes y cambios que, al principio pueden ser complicados y pueden costar trabajo adaptarse.

Es normal que la pareja pase por cambios en su vida, la llegada del bebé es un momento de ilusión y mucha felicidad, sin embargo, hay momentos difíciles, ya que el cansancio y la falta de horas de sueño y de tiempo, el aumento de las responsabilidades, la rutina y muchos otros factores se unen a los altibajos emocionales con los que la pareja se encuentra tras la llegada del recién nacido y podemos acabar descuidándonos a nosotros mismos y poner a prueba nuestra relación en pareja.

Es necesario recordar que están formando una familia y que es un trabajo en equipo, es importante que como pareja compartan las tareas del hogar como las de cuidar al bebé. De esta manera la mamá no se sentirá frustrada ni el padre descuidado. Es necesario tener tiempo para disfrutar como pareja y buscar momentos para estar juntos.

Están en el mismo equipo y como tal es primordial demostrar apoyo mutuo, estimular y complementar el uno al otro en lugar de quejarse tanto o de ser persistente acerca de quién esta haciendo algo o qué no se está haciendo. Hacer las cosas bien por el bien común.

“La dificultad en encontrar momentos para el diálogo e intimidad hace que los conflictos queden sin resolver y se acumulen dejando sólo espacio para el resentimiento y el reproche”. Helena Calvo [1]

A continuación, mencionaremos la importancia de buscar nuestras redes de apoyo para lograr tener un tiempo en pareja después de ser papás.

El Valiosísimo papel de los abuelos

Cuando los papás se sienten preparados y el niño aún no encuentra en la etapa de mamitis pueda separarse de la mamá, llega el momento de confiarlo a los abuelos o a un cuidador primario cercano al niño. La persona elegida debe de tener la aprobación tanto de papá y mamá. Si la pareja se ha esforzado durante los primeros meses a garantizar la atención a las necesidades del bebé para favorecer el apego y transmitirle su seguridad, ahora pueden disfrutar y confiar a su hijo a otra persona sin temer por su seguridad.

Tienen derecho a concederse una pausa de libertad, recuperar espacios y tiempos en exclusiva, tanto de forma individual como de pareja.

Por otro lado ¿Qué podemos hacer para mantener en forma nuestra relación de pareja cuando somos papás?

1.- Dedicar tiempo, el que sea, el que podamos a nuestra relación.

Dedicar un tiempo cuando el bebé está dormido, comer juntos de vez en cuando entre semana, irnos a tomar un helado o un café mientras el bebé está con los abuelos, etc. Vale la pena tener un tiempo juntos.

2.- Decirnos cosas agradables, con amor

Decir lo que nos gusta o admiramos uno del otro es hermoso y nos sentimos alagados y que mejor que sea de nuestra pareja recibir elogios o mensaje de cariño viéndonos a los ojos.

3.- Reírse!!!

Tener momentos de complicidad solos o con nuestros hijos, el humor es esencial para tener una familia en armonía y es ejemplo para nuestros hijos. ¡¡Una pareja que se ríe junta es una pareja feliz!! 

Hacer todo lo posible para que el día a día sea favorable, amable, con detalles, es la mejor manera para trabajar en equipo, trabajar en pareja, e familia y es la mejor manera de una persona quiera estar con otro ser humano.

Siempre pensemos, quiero a mi pareja, porque cuando él o ella está bien yo también voy a estar bien

En conclusión, la llegada de los hijos hace que la vida se nos complique un poco pero nada que no se pueda arreglar y disfrutar, el amor en pareja no tiene por qué quebrarse o romperse, al contrario se hace más fuerte, más grande, más maduro y más profundo!!

            Disfrutemos cada etapa de nuestra vida como pareja, sigamos nuestro camino juntos después de ser papás.

 

[1] Helena Calvo (Psicóloga especialista en relaciones sentimentales y personales).

[2] Bebés y más Padres, pero también pareja


Encontrar la armonía en la crianza de los hijos

"La crianza de los hijos es un trabajo complejo. Cada día, tomamos innumerables decisiones sobre lo que comen los niños, cómo hacer que se duerman, cuánto tiempo de pantalla permitir y qué reglas y consecuencias establecer y hacer cumplir"

Algunas parejas tienen la suerte de compartir un enfoque similar sobre la crianza de los hijos. Pero muchos padres tienen diferentes perspectivas sobre cómo criar a sus hijos, según su propia crianza, creencias, valores y expectativas para sus hijos.

El conflicto entre los padres puede tener efectos negativos en los niños, entre ellos: los niños que piensan que son la causa de la tensión de sus padres; miedo e inseguridad cuando ven a sus adultos de confianza en desacuerdo entre sí; y un aumento en el mal comportamiento cuando los niños reciben mensajes contradictorios sobre expectativas y límites.

Afortunadamente, hay muchas cosas que se puede hacer para aumentar la armonía de los padres.

  1. Practique la escucha sincera y el compromiso.

Cuando los padres insisten en que su camino es "correcto" y ponen toda su energía en convencer a su pareja de esta noción, tienden a polarizarse cada vez más. De hecho, la pareja puede sentir la necesidad de compensar lo que perciben como acciones inapropiadas del otro. El padre más estricto puede volverse más rígido para contrarrestar la indulgencia percibida de la pareja y el padre más indulgente puede volverse aún más permisivo para contrarrestar la severidad percibida del otro.

Si se encuentra en esta dinámica, comprométase a compartir sus puntos de vista sobre los problemas de crianza en los que tiende a no estar de acuerdo. Escuche abiertamente a su pareja. No tienes que estar de acuerdo, pero es importante que comprendas de dónde viene el otro y reconocer la validez de su perspectiva. Todos queremos ser escuchados y comprendidos. Esto crea una asociación más fuerte y armoniosa y le brinda a su hijo un modelo poderoso para el respeto mutuo y la resolución efectiva de problemas en las relaciones.

  1. Haga una pausa antes de responder

Cuando su hijo se involucra en un comportamiento que requiere una respuesta, y no es un asunto de vida o muerte, como correr hacia la calle o treparse al mostrador, tómese un tiempo para los padres. Tomarse el tiempo para hacer una pausa antes de responder ayuda a los padres a evitar ser reactivos y trabajar con propósitos contradictorios.

Se ve y suena algo así: Frente al niño, en un tono muy positivo, uno de los padres voltea hacia el otro y dice: “Hmm, esto es un problema. Le hemos pedido a Lalito que apague el iPad, pero no coopera. Entonces, Lalito, papá y yo vamos a tomarnos un minuto para unir platicar y descubrir cómo podemos ayudarte a seguir esta regla ".

Esta estrategia suele ser suficiente para motivar a un niño a corregir su comportamiento y tomar una mejor decisión, ¡especialmente cuando lo ven trabajando en equipo! Puede poner un temporizador durante uno o dos minutos para elaborar un plan que ambos se sientan cómodos implementando. Esto les da a usted y a su pareja la oportunidad de colaborar en una respuesta unida.

  1. Aproveche sus fortalezas mutuas

Trabajen juntos para identificar las fortalezas o el nivel de comodidad de cada uno, cuando se trata de desafíos de crianza.  El padre que tiene más paciencia puede lidiar con las rabietas. No es que uno de los padres sea "mejor" que el otro. Cada uno de nosotros tiene diferentes puntos de activación, y puede utilizar esta conciencia para convertirse en co-padres más eficaces. Es una fortaleza, no una debilidad, y beneficia a todos.

 

Fuente: Claire Lerner. (2018). How to Find Harmony When Parents Disagree. 2020, de Zero To Three Sitio web: https://www.zerotothree.org/resources/2242-how-to-find-harmony-when-parents-disagree