Estrategias de autorregulación.

¿Qué es la autorregulación?

Como su nombre lo dice, es la habilidad adquirida de filtrar y dominar impulsos o pensamientos, para lograr resistir tentaciones, distracciones y malos hábitos. Pensar antes de actuar. Esta función es necesaria para la concentración y atención, ya que permite que la persona sea capaz de priorizar actividades y realizarlas. Al mismo tiempo que regular sus emociones. Miss Diana nos da algunas estrategias para el manejo de la autorregulación. ↓

https://www.youtube.com/watch?v=VKz-7KzRIPk


¡Jugar con la caja

A poco nos les ha pasado que gastan mucho dinero en compara juguetes ostentosos y de ultima moda para sus pequeños, y cuando se los entregan estos prefieren jugar ¡con la CAJA! A todos nos ha pasado!!!! Aquí les compartimos por que sucede esto y sobre todo ideas que pueden hacer con una simple caja de cartón.

Los mejores juguetes para los niños no son aquellos que hablan, suenan, brillan o se encienden. Son aquellos que hacen volar la imaginación de los niños y provocan que, literalemte, usen su cerebro. Aquellos que se activan cuando el niño entrega su deseo de jugar y experimentar sobre ese objeto.

Actualmente observamos que existen en el mercado un sin fin de opciones que, además de ser caras, aseguran fomentar el desarrollo adecuado de los niños al utilizarlos. La misma ciencia no fundamenta que estas lujosas piezas cumplan con dicho objetivo. Es importante recordar que el mejor juguete para tu bebé eres tú, la interacción es la mejor herramienta para fomentar el desarrollo de los pequeños.

Por eso es que decidimos redactar este artículo, porque realmente no se necesita de adquirir artículos o gastar su dinero de forma excesiva. Lo que más disfrutan los pequeños son los “juguetes” que están a su alcance y no necesariamente son comprados como:

  • El control remoto (cuidado con las pilas). Utiliza uno viejo sin pilas o asegúrate, poniendo cinta con pegamento resistente sobre la tapa de la pila, para evitar accidentes.

  • Las llaves de casa.

  • Una calculadora (nuevamente, asegúrate de que no tenga pilas).

  • Tus zapatos.

  • Cajas.

  • Cajones y puertas (puedes guardar listones, estambres o peluches para que los saque y los meta).

  • Fruta o verdura entera.

  • El cesto de la ropa sucia.

Cada vez que llegue algo nuevo y que venga en una caja, te invitamos a guardarla. Este será seguramente el mejor juguete para tu pequeño. ¿Por qué? Porque la caja no le dice al niño que debe de hacer con ella, en cambio le exige que utilice su cerebro, su voluntad y su imaginación para crear lo que él desea. Y esto es simplemente ¡divertido!

Lo ideal es que el niño elija que desea hacer con ella, y si no lo hace, aquí te compartimos algunas ideas que pueden ayudar al niño pasar momentos divertidos con una simple caja.

  1. Con un cúter hazle hoyos de diferentes tamaños. Después pídele al niño que meta las pelotas. Algunas cabrán y otras no.

  2. Hacer una casa. Pueden utilizar cobijas o almohadas para ello.

  3. Pintar dentro de ella convirtiéndola en un lienzo enorme con piso, paredes y techo para colorear.

  4. Escondidillas.

  5. La caja se puede convertir en un coche, camión, barcos, nave espacia, etc. Cualquier medio de transporte.

  6. Hacer una cuna para la muñeca o bebé.

  7. Cortar y quitar dos extremos de la caja para convertirla en un túnel.

  8. Convertirla en un teatro de títeres.

  9. Puedes pegarle a los costados cualquier tipo de textura para que el niño toque, juegue y sienta.

  10. Haz solamente un círculo y esconde objetos en ella, la finalidad es que se convierta en una caja sorpresa y por medio del tacto el pequeño adivine lo que está tocando.


Etiquetas ¿Cómo le hablas a tus hijos?

Alguna vez te dijeron o escuchaste: “eres el mejor”, “eres un campeón”, “el más guapo o guapa”, “bueno para nada”, “flojo”, “chillón”, “hiperactivo”, “cochino”, etc.

Estas son ETIQUETAS que muchas veces les decimos a nuestros hijos o hijas, sin pararnos a pensar ¿Qué estamos diciendo?, así como podemos pensar que estas “palabras” no afectan, estas equivocado, repercuten mucho en el niño.

Existen etiquetas positivas o negativas y califica a toda la persona en base a su conducta en un momento dado. Y tras repetirla constantemente, el niño asume que esa etiqueta es la que le define, llegando incluso a marcar su forma de ser y actuando como los demás esperan de él. 

Las etiquetas negativas desaprueban al niño y, por lo general, se ponen como una respuesta desesperada del adulto. Es decir, ante una conducta que nos preocupa o nos irrita, los padres actuamos etiquetando o encasillando.

 

Por ejemplo, el niño que crece con la etiqueta de “bueno para nada” acaba asumiendo que no tiene cualidades para hacer las cosas bien o habilidades para comprender las cosas. Su autoestima se ve mermada, rechaza esforzarse y actúa en base a lo que los demás esperan de él.

De este modo, cada vez que este niño deba enfrentarse a una situación, la etiqueta de “bueno para nada” impuesta por otros aparecerá para recordarle que no va a ser capaz de lograrlo, provocándole frustración, ansiedad, apatía, rabia, desgana, rendición…

Las etiquetas negativas son aquellas que realizan de manera exagerada alguna cualidad o habilidad del niño. Los padres solemos utilizarlas con ánimo de halagar, animar o reforzar su autoestima, pero son igual de dañinas que las anteriores, pues el niño acaba actuando para conseguir la aprobación de los demás.

Por ejemplo, el niño con la etiqueta de “campeón”, acaban asumiendo que siempre serán los campeones en todo, en la escuela, en el deporte que realiza, en el jugo con los amigos etc.

De este modo cada vez que el niño se presente ante una situación y no logre ser el primero o el campeón entrara en ansiedad, enojo, y poca tolerancia a la frustración. Pensando qué es el peor por no lograr ser el campeón.

Las etiquetas afectan tanto al niño que las recibe y el adulto que las impone, ya que mermamos la autoestima del niño y los encasillan, por más que ellos realicen esfuerzos por quitarla si se les repite una y otra vez difícilmente desaparecerá. El adulto que encasilla y etiqueta, vera, tratará y se dirigirá a ese niño solo en base a su etiqueta, pasando por alto otras cualidades.

Cuando pasa esto nos perdemos de muchos aspectos de la personalidad de nuestros hijos cuando los etiquetamos los tenemos tan “etiquetados” que ignoramos muchas virtudes a las que nunca conoceremos.

 

¿CÓMO ELIMINAR LAS ETIQUETAS DE NUESTRAS VIDAS?

Eliminar las etiquetas no es nada fácil, pues la tenemos tan arraigada en nuestras vidas que es difícil decirles adiós de un día para otro. Pero podemos trabajarlo con los siguientes pasos:

  1. Podemos empezar a hacer un ejercicio de reflexión profundo, para darnos cuenta de ello. El primer paso es darse cuenta de que les estamos poniendo etiquetas.
  2. Concéntrate en su acción y no en su carácter, por ejemplo: el niño que olvida hacer sus deberes escolares no es un "desastre" ni un "despistado". Simplemente olvida ese aspecto de su vida en un momento dado. El día que no lo haga refuerza ese comportamiento con frases como: "He visto que hoy has hecho tus deberes y estás más atento”
  3. Lo más importante escucha al niño y valida siempre sus emociones.

Recuerda estas a tiempo de cambiar las cosas y criar a un niño o niña con una fuerte autoestima.


¿Por qué no debemos obligar a los niños a dar un beso o un abrazo?

Si hay algo que nos encanta son las historias que dejan un mensaje, "Ati y su caja de besos" es un gran cuento y una herramienta de autocuidado para los más pequeños de la casa.

¿Por qué no debemos obligar a los niños a dar un beso o un abrazo? Miss Diana nos cuenta. ↓

 


Guía para los abuelos: El uso responsable de la tecnología en la primera infancia

Nuestros teléfonos y las tabletas suelen ser lo primero que los adultos ven al despertarse y lo último que vemos antes de irnos a dormir. Por eso, no resulta sorprendente que los niños pequeños que tenemos a nuestro cuidado quieran imitar lo que hacemos, sobre todo si son nuestros nietos.

¿Cuánto tiempo es aceptable que los niños pasen frente a la pantalla?

Esto es lo que necesitas saber ↓ Por Zero To Three

El uso responsable de las tecnologías en la primera infancia


Cuento: ¡Vas a ser la hermana mayor!

Un hermoso y maravilloso cuento para entender que es lo que pasará cuando nazca el bebé, Los cuentos son una gran herramienta para ayudar a tu niño grande con la llegada de su hermanito.

Narración: Lizbeth Colín

Libro: ¡Vas a ser la hermana mayor! David Bedford y Sisie Poole

https://www.youtube.com/watch?v=BNvvp1Vw_QA

 


La llegada del nuevo hermanito

En ocasiones, ser un hermano es incluso mejor que ser un superhéroe” Marc Brown

La llegada de un nuevo hermanito es un evento muy importante para cada integrante de la familia. Incorporar este nuevo ser de manera afectuosa al grupo y al mismo tiempo cobijar al o los hermanitos mayores, es una tarea ardua a la que nos enfrentamos.

Muchos de los padres que están esperando bebé tienen la ilusión que todo será fácil y armónico, y que los hermanos mayores compartirán nuestro entusiasmo. Sin embargo, la realidad es otra: “el hermano mayor no va a mostrar la misma expectación y alegría que suponemos”.

La llegada del hermanito implica muchos cambios, aquí te dejamos algunas estrategias. ↓

Descarga → La llegada de un nuevo hermanito


Actividades de función ejecutiva de 3 a 5 años

La función ejecutiva de los niños y las habilidades de autorregulación crecen a un ritmo rápido durante este periodo, con lo que es importante adaptar las actividades a las habilidades de cada niño. Los niños más pequeños necesitan mucho apoyo para aprenderlas reglas y estructuras, mientras que los niños más mayores pueden ser más independientes. Al final, el objetivo es hacer que el niño deje de depender de las reglas del adulto, por lo que cuando el niño parezca preparado, intentar educir el apoyo que le proporcionas.

Da clic aquí para más información ↓

EF-Activities-for-3-5-yrs_SP


Actividades de funciones ejecutivas para bebés de 6 a 18 meses

Estas actividades animan a los infantes a centrar la atención, utilizar la memoria de trabajo y practicar habilidades básicas de autocontrol. Durante esta etapa del desarrollo, los infantes están desarrollando activamente sus habilidades principales defunción ejecutiva (FE) y de autorregulación(AR). Las interacciones de apoyo y reacción con adultos son la base para el desarrollo saludable de estas habilidades. Sin embargo, ciertas actividades pueden fortalecer los componentes clave de las habilidades. Al usar estas actividades, los adultos deben atender los intereses de los infantes y seleccionar actividades que son divertidas, mientras permiten al infante determinar durante cuánto tiempo jugar.

Te dejamos aquí algunas ideas ↓↓

Actividades de función ejecutiva para bebés de 18 a 36 meses.

Durante esta etapa del desarrollo, los niños están expandiendo rápidamente sus habilidades lingüísticas. El lenguaje juega un papel importante en el desarrollo de la función ejecutiva y la autorregulación, ya que ayuda a los niños a identificar sus pensamientos y acciones, reflexionar sobre ellos y hacer planes que guardan en la mente y utilizan. El lenguaje también ayuda a los niños a entender y seguir reglas cada vez más complejas, tanto las que regulan el comportamiento como las que se aplican a los juegos simples.

Te dejamos algunas actividades para favorecer las funciones ejecutivas

Edad: 18 a 36 meses ↓

EF-Activities-for-18-36-mos_SP


El cerebro del niño

¡Al igual que sus cuerpos, el cerebro de un niño crece y se desarrolla constantemente! De hecho, el primer año de vida de un niño, es uno de los períodos más activos del desarrollo del cerebro. El cerebro produce más de un millón de conexiones neuronales cada segundo durante este tiempo a medida que se desarrolla rápidamente. Las conexiones neuronales son clave para ayudar a los niños a aprender y desarrollarse.  

 ¿Qué es una conexión neuronal?  

  • Las células nerviosas del cerebro se llama neuronas.  Cuando se conectan entre sí, forman una conexión neuronal. Éstas permiten que comprendamos el mundo que nos rodea. 
  • Las conexiones neuronales se fortalecen con la repetición. Por eso muy importante repetir las acciones para ayudar a tu hijo a aprender y desarrollarse. 

Aunque el cerebro continúa desarrollándose y transformándose en la edad adulta, los primeros años pueden sentar las bases para el aprendizaje futuro. Crear un entorno cariñoso que satisfaga todas las necesidades básicas del bebé es muy importante para su futuro. Las acciones del cuidado del bebé como la alimentación, el baño, el cambio de pañales, el consuelo al llorar son oportunidades para interrelacinarse con el pequeño asegurando que se sienta amado y seguro.  

  • Las rutinas y la constancia ayudan a los niños a sentirse seguros y menos ansiosos.  
  • Una forma de vincularse con tu bebé es el masaje  
  • Los alimentos saludables ayudan al crecimiento celular en el cerebro. 
  • Moverse detona conexiones neuronales y ayuda al desarrollo de las habilidades motoras 
  • Lograr hitos motores puede ayudarlos a aprender sobre el mundo que los rodea.  
  • Interactúa con tu bebé, habla y léelo eso es la base de una relación responsiva. 
  • Adquiere el buen hábito de la lectura diaria desde pequeños. Es una fuente de grandes beneficios que cimientan su desarrollo. 
  • Asegúrate de que duerme el tiempo suficiente para su edad  

Es posible que haya escuchado antes que lo que su hijo aprende cuando es bebé crea las bases para su futuro. También puede preguntarse, ¿cómo es eso posible? Si mi bebé o mi hijo pequeño no puede recordar este momento de su vida, ¿cómo "preparará el escenario" para los próximos años? 

La respuesta radica en cómo aprende y se desarrolla el cerebro, y en algo llamado neuroplasticidad. 

La neuroplasticidad es la capacidad del cerebro para reorganizarse formando nuevas conexiones y vías neuronales a lo largo de la vida. ¿Qué significa eso exactamente? 

Analicemos la neuroplasticidad para comprenderla mejor: 

Neuro: Relacionado con el cerebro y las neuronas, las células nerviosas que dan energía al cerebro. 

Plasticidad: tener la capacidad de ser moldeado o moldeado. 

Por tanto, la neuroplasticidad es la forma y el moldeado de nuestro cerebro. 

Entonces, ¿qué impulsa la "formación y el moldeado" del cerebro? Aprendizaje y Memoria. 

  •  Los expertos médicos ahora saben que cuando aprendemos nueva información y asumimos nuevas experiencias, ellos realmente pueden moldear, moldear y cambiar la composición de nuestro cerebro. 
  •  La nueva información y experiencias ayudan a organizar (y reorganizar) nuestras vías neuronales en el cerebro. 

Las vías neuronales son las conexiones en nuestro cerebro; considérelas como el "cableado" del cerebro. 

Nuestros cerebros se “reconectan” a sí mismos a medida que adquieren más información y aprenden de las experiencias; en otras palabras, ¡el aprendizaje puede cambiar físicamente nuestros cerebros! 

¿Por qué es tan importante comprender la neuroplasticidad cuando se piensa en la función cerebral del bebé? ¡Porque de niño, cada experiencia e información es nueva! De hecho, el cerebro del bebé desarrolla alrededor de 1 millón de nuevas conexiones neuronales cada segundo. De modo que la mayor parte de la formación y el moldeado del cerebro se producirán en los primeros años de vida. 

Además, aunque el bebé puede ser demasiado pequeño para formar recuerdos conscientes, pueden formar recuerdos inconscientes (también conocidos como recuerdos implícitos). Estos pueden formarse tan solo unos meses después del nacimiento y serán una fuerza guía en la configuración de las vías neurales del bebé. 

La neuroplasticidad continúa ocurriendo a medida que envejecemos, pero no con tanta frecuencia. Eso es porque a medida que envejecemos, nuestros cerebros quieren depender de las vías neuronales existentes, en lugar de crear nuevas. Entonces, los caminos que creamos cuando somos niños pueden, de muchas maneras, ser la base de nuestro aprendizaje y pensamiento a lo largo de nuestras vidas. 

 

 


“LA MAMITIS / APEGO” Ansiedad de separación

“La teoría del apego es una forma de conceptualizar la propensión de los seres humanos a formar vínculos afectivos fuertes con los demás y de extender las diversas maneras de expresar emociones de angustia, depresión, enfado cuando son abandonados o viven una separación o pérdida”. John Bowlby (1998)

John Bowlby (psicoanalista de niños), fue el primero en definir los conceptos de lazos afectivos, privación materna y ansiedad de separación.  Muchas personas suelen comentarte: “No sacas al bebé a otras casas, al parque, solo está contigo y por eso es arisco con los demás”, “Se la pasa encerrado contigo, nunca nos ve, solo te ve a ti, por eso no nos quiere”, “Lo tienes malcriado de tanto brazo”, “Eso es porque no está en guardería”, “Ay no, tanto apego es malo” … alguna de estas frases ¿Te suenan?.

Hoy hablaremos de la ansiedad de separación, o llamada “mamitis”. Te invitamos a leer el articulo completo. ↓

MAMITIS_Ansiedad de separación


Técnica Tortuga para favorecer la AUTORREGULACIÓN

Esta es una gran técnica para favorecer a la autorregulación emocional en los niños. Más que una herramienta para aplicar de manera inmediata y durante el momento preciso en el que el niño pierde el control, es todo un proceso en el que el niño debe de comprender la idea y a su vez que se espera de él.

Es importante mencionar, que con esta técnica no se pretende enseñar a los pequeños a «tragarse» sus emociones, sino es una de las muchas habilidades que se pueden aplicar para favorecer a la autorregulación. Como quien dice… no puede ir sola, debe de acompañarse de todo un proceso de reconocimiento y canalización de las emociones adecuadas a la edad de los pequeños.

A continuación les explicamos paso a paso cómo pueden aplicar esta técnica para que sea exitosa:

1. Identificar las emociones de nuestros pequeños (saber leerlos). Este es el paso número 1 para favorecer a la autorregulación en los pequeños. Si logramos reconocer momentos de seguridad y momentos de poco control, es muy probable que logremos identificar que los provocan, como se siente el pequeño ante la situación y sobre todo COMO AYUDARLE a enfrentarla o manejarla. Por ejemplo, si sabemos que compartir es un tema sensible en nuestro pequeño en el que presenta menor regulación emocional, es muy probable que podamos aplicar esta técnica y favorecer a su autorregulación.

 

2. Identificar MIS emociones: Este paso es muy importante. Los niños suelen copiar nuestro proceso de Regulación Emocional. Así es que si solemos ser de los adultos que explotamos, gritamos o hasta agredimos a los demás, lo más probable es que nuestro pequeño construya el mismo proceso en el. Por eso esto es tan importante, primero necesitamos analizar como nos sentimos nosotros, como enfrentamos nuestras emociones, para así favorecer a una regulación emocional sana en nuestros hijos.

 

3. Mostrar el video de la Tortuga y relatarla como cuento: Una vez identificados los pasos anteriores podemos comenzar a aplicar la técnica. Podemos mostrar el video y contarlo como cuento o imprimir algunas imágenes de la misma y contarla al pequeño. Esto en un momento de tranquilidad, en donde normalmente le cuentan en cuento. De tal forma que el niño esté concentrado y atento a lo que sucede.

 

4. Pensar con el pequeño en que momentos se siente como la tortuga: Al terminar el cuento, piensen juntos en momentos en dónde el pequeño suele sentirse como la tortuga. En este punto no se trata de «señalar» al niño y hacerlo sentir mal por perder el control. La única finalidad es que se relacione con el personaje e identifique momentos de poca autorregulación.

 

5. Aplicar la técnica en un momento de «semi – calma»: Después de haber contado el cuento unas cuantas veces y el pequeño haya integrado el procedimiento de la técnica, pueden hacer una «prueba» en algún momento de poca regulación emocional…pero no tanta. No cuando esta al borde de perder el control o berrinche. Por ejemplo, si están el coche o camión y hay mucho trafico. Puedes decir, ¿quieres que hagamos la técnica de la tortuga para relajarnos? De esta forma integrará con mayor profundidad la técnica y sabrá que hacer cuando venga el verdadero momento.

 

6. Poner la técnica en práctica en una situación real: Lo primero en este punto es decir, ¿te acuerdas de que aplicamos la técnica de la tortuga? ¿Te parece su la aplicamos cuando tu primo Juan te quite tu juguete (si esto suele suceder) o cuando no te quieras salir de la tina (si esto suele suceder)? Una vez avisado, es importantísimo aplicarla. El pequeño ya sabe que se espera de él y le ayudará a llamar a la autorregulación (cerebro superior) en un momento de poco control. Así es que no dudes en aplicarla, siempre antes de que pierda el control y siempre anticipando y leyendo las emociones de tu hijo.

 

7. Canalizar las emociones y contener: Si consideras que es necesario, trabajar con la emoción que sintió en ese momento. Pueden pintar la emoción o la situación, pueden hacer masita, cocinar o bailar el sentimiento. De tal manera de que el pequeño se sienta contenido, comprendido y valorado. «Todo lo que sientes me importa» «Sentirlo esta bien, pero dependiendo de como reaccionemos a ello (golpear, morder, insultar, etc.) puede no estar bien». Abrazar, nombrar la emoción y cerrar lo vivido o la situación le ayudará a integrarlo y favorecer a la regulación emocional.

 

8. Analizar lo que sucedió y modificar si es necesario: De manera individual o con la pareja, analicen si lograron el objetivo aplicando la técnica. Si consideran que no ayudó o que desorganizó al pequeño, seguramente haya algún paso que no se aplicó correctamente o que habrá que aumentar énfasis para que así funcione. Recuerda que lo más importante es que tú, como adulto, te sientas a gusto y que lo que aplicas sea congruente con tu manera de educar.

 

¡MUCHA SUERTE!

 

 


¿Cómo desarrollar la creatividad en los niños?

La imaginación y la creatividad de los niños, son bases para que en un futuro cuenten con habilidades para encontrar soluciones a los problemas de la vida diaria. Pautas para favorecerlo y actividades creativas.

El reciente informe de la Fundación Botín ‘¡Buenos días creatividad!‘ (2012) señala que la creatividad “ha sido y es fundamental en el progreso y bienestar social” y puntualiza que es clave para encontrar soluciones a los retos que se nos presentan cada día. Incluso la Comisión Europea, para destacar la importancia de la imaginación, declaró el 2009 como el Año de la Creatividad y la Innovación; «La creatividad ayuda al niño a encontrar soluciones distintas para un mismo problema».

Desde el punto de vista educativo, la creatividad es también un talento cada vez más en alza. Ser creativo en el aula ayuda a los pequeños a encontrar soluciones distintas para un mismo problema, una capacidad que les hace más resolutivos. Aunque los niños nacen con una capacidad innata para crear e imaginar, esa creatividad corre el peligro de bloquearse y diluirse con el paso de los años si son expuestos a un entorno rígido que no estimule esta capacidad.

PAUTAS: DESARROLLAR LA CREATIVIDAD EN LOS NIÑOS. «Un ambiente imaginativo en casa propicia la creatividad infantil”. Qué papel juegan las familias en la creatividad de sus hijos? Martina Leibovici, psicoterapeuta experta en familia, señala que los padres pueden ayudar a que los hijos conserven su creatividad natural. Para ello, insiste, los progenitores deben ser conscientes de que esta cualidad es clave en las vidas y en el futuro de sus hijos.

Estas son algunas pautas que pueden seguirse en casa para cuidar y estimular la imaginación del niño:

  • Respetar el juego infantil.

  • Atiborrar a los menores de actividades extraescolares y llenar su agenda de obligaciones y actividades no es lo más apropiado para potenciar su creatividad. Los pequeños necesitan disfrutar de tiempo prolongado de juego libre, en el que su imaginación sea la que guíe sus actuaciones e impulse su capacidad de ser creativo.

  • Proporcionar un entorno inspirador. ¿Por qué no crear un espacio para que los niños den rienda suelta a su creatividad en un rincón de su habitación? Algunas ideas son colocar murales en los que puedan pintar con libertad, contar con cajas en las que guardar los tesoros que encuentren y recopilar todos los juegos y juguetes que inspiren su creatividad.

  • No dirigir sus juegos. A los pequeños les gusta saltarse las normas e idear nuevas formas de jugar, como construir una torre en vez de la figura prediseñada con los bloques de un puzle. Esa es su creatividad natural. Hay que dejar que prueben. Los adultos no deben intervenir si el pequeño quiere utilizar sus juguetes de un modo diferente (siempre que no haya peligro de hacerse daño o romperlos). Al contrario, es importante valorarle y animarle a idear y crear otras maneras de divertirse.

4 JUEGOS Y ACTIVIDADES CREATIVAS PARA NIÑOS:

  • Visitar museos y exposiciones. Ver a través de los ojos de un niño una obra de arte u otro objeto de una muestra puede ser toda una aventura para un adulto. La visita al museo es una ocasión idónea para entrenar su capacidad creativa. Los pequeños pueden ser invitados a inventarse una historia sobre una imagen u objeto que observen o a que expliquen a su manera lo que ven en un cuadro.

  • Leer y leer cuentos. Los cuentos divierten y entretienen a los niños, pero además potencian su capacidad creativa y su imaginación. Los adultos pueden proponer a los pequeños que imaginen otros finales para sus historias favoritas o pedirles que relaten una nueva si cambian alguno de los acontecimientos de la narración.

  • Creatividad en grupo. Además de fomentar el espíritu creativo y la imaginación del menor, los juegos grupales les ayudan a desarrollar otras habilidades, como la expresión oral y la memoria. Una propuesta consiste en iniciar una narración con dos pequeñas frases (“érase una vez un niño llamado Pablo que salió una mañana a navegar en un barco“). El siguiente participante debe continuar el relato con otras dos nuevas frases que continúen el hilo de la historia (“cuando estaba en alta mar, divisó a lo lejos una isla desierta“) y así de forma sucesiva. Poco a poco, entre todos conseguirán crear un divertido cuento para el que solo habrán necesitado derrochar imaginación.

  • Interpretar figuras. Un interesante ejercicio creativo para practicar con los niños es tumbarse en la hierba o recostarse en una butaca para contemplar las nubes y que el pequeño interprete qué representa cada una de ellas. Otra actividad divertida para estimular la creatividad en este sentido es el juego de las sombras. Tan solo es necesario un foco de luz y una pared donde reflejar diferentes sombras creadas con las manos. El siguiente paso es pedirle al niño que cuente qué supone para él.

Fuente: EROSKI CONSUMER Para más información, consulta el artículo original en: https://cambiemoslaeducacion.wordpress.com/2015/07/26/como-desarrollar-la-creatividad-de-los-ninos/


¿Cómo y desde cuándo debo hablarle a mi bebé?

Todos los padres queremos que nuestros hijos adquieran cierto lenguaje a cierta edad. Sin embargo desconocemos realmente que es lo que provoca que los pequeños comiencen a identificar el nombre de los objetos, actividades e ideas del mundo que les rodea. ¡Lo principal es hablarles! A continuación les decimos como hacerlo y desde que momento.

Primero nos gustaría comenzar hablando de la importancia del lenguaje. Pareciera, que cuando el pequeño comienza a hablar o a expresar con gestos o señales lo que necesita o desea, ya podría considerarse lenguaje como una sencilla acción del ser humano para comunicarse con el mundo que le rodea.

Aunque esto es muy cierto y fundamentalmente de eso se trata el LENGUAJE, también tiene mucho, demasiado quizá, que ver con la estructura de pensamiento que desarrollará y lo acompañará a lo largo de su vida.

¿Alguna vez te has encontrado escribiendo algo de la misma forma en la que la dirías platicándola? ¡Seguramente sí! Esto se debe a que piensas al igual que te expresas. ¡¿Increíble, no?!

Es fundamental que motivemos a nuestros pequeños a desarrollar su lenguaje para que de esta forma estemos también motivando a la construcción de su propia manera de pensar.

¿Cómo podemos hacerlo?

¡Hablándoles… y mucho!

Diferentes investigaciones y científicos como Patricia Khul, John Medina y Tracy Cutchlow, han evidenciado que los pequeños que es cuchan muchas platicas y palabras de parte de sus cuidadores primarios durante los primeros tres días de vida, estos tendrán mayor vocabulario (más redes de pensamiento), mayor IQ y mejores calificaciones en la escuela en comparación a otros niños a los que no se les habló durante sus primeros años.

A continuación les presentaremos 4 estrategias de como hablarles a los bebés para desarrollar esta área de desarrollo tan importante.

  1. Brindar un lenguaje RICO: Es importante simplificar una explicación, sin embargo es fundamental utilizar las palabras correctas para cada situación. Solemos creer que las palabras «complicadas» son incomprensibles para los pequeños y las quitamos de nuestro vocabulario para no confundirlos. ¿Cómo prendemos que las digan si nunca las han escuchado en una oración? Por eso, cuando pase un helicóptero por el cielo en lugar de decir: «Mira, un avión», podemos decir «Mira, ese es un helicóptero. Al igual que el avión vuela, pero este hace ruido y no tiene alas ¿ya lo viste?».
  2. Hablar de forma positiva: Esto es fundamental para empoderar y motivar el aprendizaje de tu bebé. Busca hablarle siempre de forma positiva. Por ejemplo,  «¡Eso es! Estás aprendiendo a pasar agua de un lado al otro, ¿es difícil verdad? Si se cae un agua, puedes simplemente detenerte y secarla con este trapo». En lugar de decir, » No vayas a tirar el agua, ven deja que papá lo haga».
    • Otra forma de hacerlo es repitiendo las palabras de tu pequeño: «Carro, ¡si estás jugando con tu carro!».
    • Utiliza instrucciones para dirigir y preguntas para dar opciones: Esta es una gran estrategia, solemos confundir a los pequeños sobre lo que se espera de ellos porque les preguntamos y cuestionamos mucho, por ejemplo, si le decimos a nuestro pequeño «¿Podrías recoger tus juguetes?» es muy probable que desee contestar que no. Sin embargo, si quitamos la pregunta inmediatamente reconocerá que es una instrucción y no una opción.
  3. Háblale directamente al bebé: Nada estimula más al desarrollo cerebral como la interacción del bebé con su adulto cuidador (mamá, papá, abuela o cuidador alterno). Ni la televisión, ni recursos auditivos tienen el mismo efecto. Cuando un adulto y un bebé se miran a los ojos y comienzan a interactuar como si fuera un baile en donde el niño presenta una acción y el adulto responde ante esta, miles de neuronas se conectan haciendo sinapsis lo que genera el desarrollo cerebral. ¡Así es que ya saben, interactuar es la base!
  4. Hablar de manera regular: Busquen escenarios diferentes en donde hablarle al pequeño. Salir de casa e ir a lugares diferentes, permite que los adultos tengan nuevas cosas de que hablar a los pequeños debido a que tendrán que describir que eso que suena es un camión, o que lo que está oliendo es fruta del mercado, o que los colores que le gustaron tanto pertenecen a las flores del jardín de la abuela.

¿Cuándo debemos de comenzar a hablarles? ¡Desde cero!

Existe evidencia científica que muestra que desde las últimas 10 semanas de embarazo los bebés comienzan a absorber el lenguaje por medio de la vibración y de la voz de mamá. Mucho más temprano de lo que anteriormente se especulaba.

Hablarle a los bebés, desde el embarazo y durante los primeros tres años de vida es fundamental para favorecer su desarrollo actual y del futuro. 

 


Prevenir la violencia contra la primera infancia en tiempos de COVID

COVID-19 y violencia contra los niños y niñas

La crianza es una labor demandante. Los padres, madres y cuidadores requieren recursos cognitivos, tales como conocimiento sobre desarrollo infantil, prácticas de estimulación temprana y disciplina para poder entender las necesidades y capacidades de los niños y niñas en diferentes etapas del desarrollo. Adicionalmente, requieren recursos emocionales, incluida una buena salud mental, para así poder autorregularse y responder adecuadamente (y sin impulsividad o violencia) a los retos de la crianza y los comportamientos de los niños y niñas.

Lamentablemente, los confinamientos, el cierre de los centros de educación inicial, la pérdida de trabajo y la inseguridad económica causada por la pandemia han erosionado la salud emocional y mental de millones de personas y han impedido el contacto de las familias con profesionales de la salud y educación que brindan apoyos relacionados con la crianza. Tanto UNICEF como la academia  advierten que estos cambios han incrementado niveles de estrés y vulnerabilidad en los hogares, los cuales puede detonar más casos de violencia contra los niños y niñas. De hecho, un estudio reciente estimó que la problemática causada por el COVID-19 podría generar un incremento de más del 40% en la violencia al interior del hogar contra la primera infancia.

En UNICEF han diseñado un paquete de herramientas que busca apoyar la prevención de la violencia contra niños y niñas en tiempos de COVID-19. Encuéntralo aquí ↓

Marco Conceptual UNICEF


Mejora y práctica de las habilidades de función ejecutiva con niños desde la infancia hasta la adolescencia.

Las habilidades de función ejecutiva y de autorregulación proporcionan un apoyo decisivo para el aprendizaje y el desarrollo. Al igual que un sistema de control del tránsito aéreo en un aeropuerto concurrido gestiona las llegadas y los despegues de muchos aviones en diversas pistas, las habilidades de función ejecutiva nos permiten retener y trabajar con la información en nuestros cerebros, centrar nuestra atención, filtrar las distracciones y cambiar la marcha mental.

Estas actividades se han identificado como maneras apropiadas a la edad para fortalecer varios componentes de la función ejecutiva. Aunque los estudios científicos aún no han probado la eficacia de todas estas sugerencias, su presencia aquí es reflejo de la opinión de expertos en el ámbito sobre las actividades que permiten a los niños practicar sus habilidades de función ejecutiva. La práctica conduce a la mejora. Estas actividades no son las únicas que pueden ayudar; más bien representan una muestra de las muchas cosas que los niños disfrutan y que pueden fomentar un desarrollo saludable.


La salud mental en infancia temprana

La ciencia del desarrollo infantil muestra que los cimientos de la salud mental se construyen temprano en la vida, pues las experiencias tempranas —que incluyen las relaciones de los niños con los padres, los cuidadores, los familiares, los maestros y los compañeros— moldean la arquitectura del cerebro en desarrollo.

Las perturbaciones en este proceso de desarrollo pueden afectar las capacidades del niño para aprender y relacionarse con los demás, con implicaciones para toda la vida. Para la sociedad, muchos problemas costosos, que van desde el fracaso escolar hasta el encarcelamiento, estas situaciones podrían reducirse radicalmente si se buscara mejorar temprano en la vida los entornos de las relaciones y las experiencias de los niños.

 

Descarga el PDF completo por https://developingchild.harvard.edu/

07_LA-SALUD-MENTAL-EN-LA-INFANCIA-TEMPRANA-1


Identificar alertas en el desarrollo.

Cuando se habla de alertas en el desarrollo significa que existe una alteración que impide un desarrollo normal y requiere una atención especial. La alteración puede tener orígenes biológicos, pero muchas veces, tratarse de falta de estímulos o sobreprotección.

Te invitamos a conocer CURÚ, material desarrollado por Proyecto DEI. ↓

Alertas-Revista-PDF


10 razones por las que una rutina diaria es importante para su hijo (y cómo establecer una)

Todas las familias necesitan algún tipo de rutina para establecer la normalidad, una forma de hacer las cosas y una sensación de seguridad.

Los niños a menudo temen lo desconocido, ya sea el brócoli en su plato, o un gran cambio de vida, como mudarse a otra casa o tener un nuevo hermano.

Si bien el cambio es una oportunidad de aprendizaje, también puede resultar estresante para los niños. Una rutina normal brinda consuelo y consistencia a la vida de un niño.

Las rutinas diarias pueden incluir:

  • El momento de prepararse por la mañana
  • Horas del baño, comidas, siestas y horas de acostarse
  • Horarios de tareas domésticas, cocina y limpieza
  • Tiempo de juego, tiempo en familia y juego al aire libre
  • Cuando incluye elementos significativos e importantes en su vida familiar, le está haciendo saber a su hijo lo que es importante.

Aquí hay 10 razones por las que una rutina diaria es importante:

  1. Ayuda a tu hijo a tener un horario.

La rutina constante ayudará a su hijo y a sus "relojes biológicos" con muchos elementos básicos del día a día, como:

  • Capacidad para tomar siestas y dormir bien por la noche.
  • Capacidad para comer comidas completas y saludables.
  • Evacuaciones intestinales regulares.
  • Juego saludable y tiempo al aire libre.
  • Comportamiento tranquilo y relajado en los "momentos de inactividad" durante el día.
  • Por ejemplo, como tu hijo y su cuerpo saben que es hora de dormir, es más fácil relajarse y descansar.
  1. Une a la familia

Cuando un niño sabe qué esperar y nota las actividades familiares regulares, comienza a comprender lo que es importante. Esto fortalece los valores, creencias e intereses compartidos.

El niño, por ejemplo, puede notar que desayunar juntos los sábados por la mañana es importante. Pueden ver que el tiempo en familia juntos es especial. Incluso si tu hijo es pequeño, seguirá estas tradiciones. La familia se une al hacer cosas importantes y regulares juntos.

  1. Establece expectativas

En lugar de tener una lucha de poder por recoger juguetes al final del día o bañarse, el niño se acostumbra a saber cuándo es la "hora de recoger" y la "hora del baño".

Los niños comienzan a esperar y completar actividades sin problema. Como padre, usted se convierte en un socio en esa rutina, en lugar de la persona que le dice al niño que "haga esto" y "no haga esto".

  1. Crea un hogar más tranquilo

Debido a que el niño y otros miembros de la familia saben qué esperar, el estrés y la ansiedad se reducen.

El niño sabrá lo que viene después. Se sentirán valorados porque están incluidos en los planes y no se sentirán obligados a hacer algo.

  1. Le da a tu hijo confianza e independencia

Con una rutina, un niño aprenderá con el tiempo cuándo es el momento de cepillarse los dientes o ponerse el pijama. Se enorgullecerán de saber lo que se supone que deben hacer y de hacerlo por sí mismos.

En lugar de que siempre se le diga lo que debe suceder, su hijo se sentirá seguro de seguir adelante y hacerse cargo de sí mismo. Cuando los niños se sienten empoderados e independientes, es menos probable que se rebelen o tomen represalias.

  1. Establece hábitos saludables y constructivos

Desde cepillarse los dientes con regularidad hasta completar la tarea todas las tardes, las rutinas ayudan a establecer hábitos constructivos.

Los niños que practican estas habilidades podrán administrar mejor su tiempo. A medida que envejecen, tendrán más autodisciplina en términos de hábitos saludables de aseo y alimentación, además de estudiar y limpiar sus habitaciones.

  1. Le ayuda a usted (el padre) a recordar cosas importantes

Ya sea para asegurarse de que su hijo tome sus medicamentos todos los días o para recordar pagar las facturas todos los meses, una rutina lo ayuda a mantenerse encaminado.

En medio de la ajetreada vida familiar, podrá realizar un seguimiento de los detalles importantes, lo que permitirá un hogar más libre de estrés y un tiempo de calidad juntos como familia.

  1. Ofrece a su hijo la oportunidad de emocionarse con lo que se avecina.

Si su hijo sabe lo que está programado, se anticipa y espera con ansias los eventos futuros, como ir al parque los viernes por la tarde o pasar tiempo con papá los domingos por la mañana

Cuando se establecen estas actividades, su hijo se siente como una parte amada de la familia y del mundo.

  1. Brinda la oportunidad de realizar "rituales diarios" especiales

Cuando incorpora algo en su día, como acurrucarse y leerle a su hijo antes de acostarse, inculca momentos especiales o "rituales diarios".

Estos momentos dedicados crean un mayor vínculo y conexión con su hijo todos los días. En lugar de simplemente pasar de una actividad a la siguiente, tiene un tiempo de calidad y relajación integrado en cada día.

  1. Ofrece estabilidad en tiempos de cambios o estrés.

Los cambios y el estrés afectan la vida y la sensación de seguridad de un niño, como un divorcio, un cambio en el sistema escolar o la incorporación de un nuevo hermano.

Cuando la familia tiene una rutina establecida, la normalidad está presente en la vida del niño, pase lo que pase. Un niño encuentra la calma, la estabilidad y el amor a través de elementos de la rutina, como cenas familiares o viajes regulares los jueves al patio de recreo.

La importancia de la flexibilidad

Si bien establecer y mantener una rutina tiene una gran cantidad de beneficios, también es vital mantenerse flexible. La espontaneidad y la creatividad son factores importantes en la vida de un niño. Por ejemplo, los platos del desayuno pueden esperar si hay un animal emocionante en el patio trasero o un carnaval especial de los sábados en la ciudad.

Recuerde mantenerse sensible y adaptable a las necesidades de cada niño (y adulto). Cuando un horario se vuelve demasiado reglamentado o estricto, los beneficios se reducirán y los niños pueden sentirse controlados por él en lugar de liberados por él (que es el objetivo final).

Cómo establecer una rutina diaria para su hijo

Como comparte Susan Newman, psicóloga social de Nueva Jersey, las rutinas pueden comenzar desde el primer día de vida. Si no ha comenzado una rutina desde los primeros días, no se preocupe. Se pueden establecer y comenzar en cualquier momento. Cuanto antes establezca una rutina, mejor.

Paso 1: Establece los momentos importantes, como las comidas, las meriendas, las siestas y la hora de dormir.

Debido a que afectan la capacidad de su hijo para dormir y comer, estos elementos deben ser lo primero.

Si actualmente no tiene un horario, cambie gradualmente a una rutina constante. Por ejemplo, es posible que desee establecer primero una hora de siesta y una hora de acostarse regulares. Luego, puede agregar horarios regulares de comida y baño.

Paso 2: Practica la paciencia.

Establecer un horario puede ser difícil para su hijo al principio, pero se acostumbrará a él.

Trate de no impacientarse o frustrarse si la rutina tarda en volverse "regular" para su hijo.

Paso 3: Agregue elementos "útiles" a cada parte de la rutina.

Por ejemplo, es posible que desee agregar una lectura regular de 10 minutos y un tiempo para acurrucarse con su hijo antes de acostarse. Esto les ayuda a relajarse y a sentirse listos para dormir.

Paso 4: Trabaja hacia la coherencia y deje espacio para la flexibilidad.

Para que una rutina se mantenga, deberá asegurarse de mantenerla lo más regular posible.

Sin embargo, manténgase abierto a la flexibilidad, especialmente durante las vacaciones y eventos especiales, para que el estado de ánimo de su hijo no dependa únicamente de comer en un momento específico, por ejemplo.

Paso 5: Establezcan momentos especiales con su hijo.

Ya sea un viaje regular a la casa de la abuela o pasear al perro juntos, cree expectativas y una rutina de tiempo en familia.

Paso 6: Ajusten según sea necesario.

A medida que pasan los meses, comenzará a ver qué funciona y qué no para la familia. Una rutina está destinada a ayudar a la familia, no a obstaculizarla. Asegúrese de que su rutina sea saludable y positiva para su hijo y otros miembros de la familia.

Fuente: 10 Reasons A Daily Routine is Important for Your Child (and How to Set One)


Orden interior y orden exterior.

Cuando pones tu casa en orden, también pones en orden tus asuntos y tu pasado. Como resultado, puedes ver con claridad lo que necesitas en tu vida y lo que no, lo que debes hacer y lo que no. 

La conciencia y la perspectiva de una persona sobre su propio estilo de vida es mucho más importante que cualquier habilidad para clasificar, y almacenar.

El orden depende de valores personales sobre cómo desea uno vivir. 

La mayoría de las personas prefieren vivir en un espacio limpio y ordenado. Cualquiera que haya organizado su espacio, incluso una sola vez, habrá deseado conservarlo así. Pero muchos no creen que esto sea posible. Prueban varias maneras de organizar solo para descubrir que regresan a su “normalidad”.  

La organización no es algo que necesite aprenderse, se adquiere por naturaleza. Las habilidades y recetas de cocina se transmiten como tradiciones familiares de la abuela a la madre y a las hijas, sin embargo, nunca se ha oído que alguien transmita los secretos familiares de organización, ni siquiera dentro de una misma familia. 

¿Recuerdas tu niñez?

Seguramente a la mayoría de nosotros nos regañaron por no limpiar nuestra habitación, pero ¿Cuántos de nuestros padres nos enseñaron conscientemente a organizar tu entorno como parte de nuestra crianza?

La gente no cambia de hábitos si primero no cambia su manera de pensar. cuando la gente vuelve al desorden sin importar cuánto haya organizado, lo que necesita revisar, no es su habitación, ni sus pertenencias, sino su manera de pensar. No busques la perfección. Empieza lento y desecha solo un objeto al día. Decidir si tirar algo o no y decidir dónde ponerlo. Mucha gente siente la necesidad de limpiar cuándo está bajo presión, pero esta urgencia no ocurre porque quieran ordenar su habitación, ocurre porque necesitan poner en orden “algo más”. 

Cuando tu habitación está limpia y organizada no te queda más opción que examinar tu estado interior. Puedes ver cualquier problema que hayas evitado en el pasado y te obligas a enfrentarlo. 

La organización debe empezar por la eliminación. Necesitamos ejercer el autocontrol y resistirnos a guardar nuestras cosas hasta que hayamos terminado. Para de identificar lo que en verdad queremos y necesitamos conservar. 

Una razón importante del fracaso de nuestros intentos de organización es que tenemos demasiadas cosas. Este exceso es causado por nuestro desconocimiento de cuantas cosas tenemos en realidad. 

Si guardamos las mismas cosas en varios lugares de la casa y nos ponemos a organizar cada lugar por separado, nunca podremos conocer el volumen total, por lo tanto, nunca terminaremos. Para romper esta espiral negativa, organiza por categorías, no por lugar. 

La organización afectiva implica solo dos acciones esenciales: eliminar cosas y decidir donde guardarlas. De estas dos, la eliminación va primero. Este principio no cambia, el resto depende del nivel de organización que quieras alcanzar. 

Si confiamos en nuestras decisiones y nos lanzamos con entusiasmo a la acción de organizar sin dudas, lograremos mucho más. Entre más pronto confrontemos nuestras posiciones, mejor. Si vas a poner orden interior y orden exterior, hazlo ahora. 

 

Marie Kondo . (Nov, 2014). La magia del orden . Japón : PENGUIN RANDOM HOUSE GRUPO EDITORIAL, S.A DE C.V .


La conexión en el embarazo.

El embarazo

Los bebés están aprendiendo incluso mientras están en el útero, nacen sabiendo ya bastante sobre el mundo en el que vivirán. Saben qué idioma se habla, que canciones se cantan y los que van a estar cerca para hablar con ellos. No saben nada de esto conscientemente, por supuesto, pero lo saben inconscientemente.

Para el tercer trimestre del embarazo, los sistemas sensoriales de los bebés están lo suficientemente desarrollados como para permitirles captar esta información del mundo, y sus cerebros están lo suficientemente desarrollados para recordar lo que han experimentado. Todo este aprendizaje prenatal les ayudará a sobrevivir, porque les permite encajar en el grupo al que pertenecen. Los seres humanos realmente nacen preparados para la conexión.

Estos son algunos de los descubrimientos que los científicos han hecho sobre el aprendizaje de los bebés en el útero:

  • Cuando nacen, los bebés ya conocen el sonido de la voz de su madre y lo prefieren al sonido de un extraño.
  • Los bebés nacen sabiendo que el tema sintoniza los programas de televisión que su madre vio mientras estaba embarazada
  • Los bebés prefieren alimentos que tengan los mismos sabores que los alimentos que comió su madre mientras estaba embarazada
  • Los bebés cuyas madres experimentan un estrés excesivo durante el embarazo nacen con marcadores biológicos que los hacen más susceptibles al estrés también.
  • Los bebés gemelos se conocen unos a otros en el útero y se responden entre sí de manera intencionada y planificada.

La ciencia está revelando que las experiencias de los bebés en el útero son mucho más importantes de lo que nuestra cultura se ha dado cuenta. El último trimestre del embarazo es especialmente importante. Los cerebros fetales ya están haciendo un seguimiento de sus experiencias, utilizando esos patrones para hacer predicciones sobre cómo será el mundo. El desarrollo biológico y genético se está produciendo de acuerdo con esas predicciones.

Los futuros padres merecen comprender esta ciencia, el conocimiento los empodera, ayudándoles a hacerse cargo de su embarazo. Mantenerse al día con estos descubrimientos científicos también es importante para cualquier persona que trabaje con futuras mamás y futuros papás, incluidos los trabajadores de apoyo familiar, trabajadores sociales, parteras, obstetras, personal de cuidado infantil, desarrolladores de tecnología y empleadores. El tipo de mundo que ofrecemos a los padres da forma al tipo de mundo que pueden construir para su bebé.

Este es uno de nuestros videos favoritos que explora la experiencia de los bebés durante el embarazo:

 

Basado en Connected Baby.


¿Qué es la COVID-19? y ¿Cómo se relaciona con el desarrollo del niño?

El virus mundial es una cuestión estresante para todos. Pero el estrés empeora para los que ya estaban lidiando con problemas como la pobreza, el racismo o la violencia.

Te dejamos una infografía por el Centro de Desarrollo Infantil de la Universidad de Harvard.

Infografía COVID ← Da clic aquí 


Los libros pueden ayudar a tu hijo.

Ya sea que tu hijo esté leyendo o no, los libros juegan un papel importante en el desarrollo de su comunicación y aprendizaje. Usar libros y contar historias ayuda con:

Fonética: conectar palabras escritas con sonidos y hablar

Vocabulario: aprender nuevas palabras y formas de expresarse

Fluidez: ser capaz de hablar, leer y comprender un idioma con precisión y rapidez.

Comprensión: comprender lo que han leído o le han dicho y ser capaz de responder preguntas al respecto.

Creatividad: exploración de ideas y posibilidades Los niños aprenden continuamente cómo funcionan los sonidos y el lenguaje.

Los niños desde el nacimiento hasta los 6 años no suelen leer solos, pero siguen desarrollando constantemente habilidades de comunicación, por lo que leerles libros y contarles historias juega un papel importante, especialmente en estos primeros años. Incluso si todavía no son lectores independientes, aquí se explica cómo hacer que se interesen por los libros.

  • Familiarícelos con los libros desde una edad temprana
  • De bebé, dele libros de cartón grueso, a veces con páginas texturizadas, para que se acostumbre a la forma.
  • Entra en una rutina de lectura ¡Esto puede ser tan simple como un cuento antes de dormir! Se les pregunto a los padres de Pathways.org y el 82% respondió que su rutina a la hora de acostarse incluye leerle a su hijo.
  • La lectura de rutina puede realizarse en cualquier momento del día, siempre que promueva la regularidad.
  • Haz que describan las imágenes, si bien es posible que no conozcan las palabras de la página, las imágenes pueden ayudar a su hijo a interesarse por la historia.
  • Si tu hijo es capaz de describir una imagen, pregúntele "¿Qué ves?" mientras lee para que puedan contar la historia con usted.
  • Lee sus historias favoritas una y otra vez, que lo sigan señalando las palabras mientras las lee, para que puedan comenzar a hacer conexiones entre los sonidos y la ortografía.
  • Ampliar su vocabulario, observa si saben lo que significan ciertas palabras avanzadas; si no es así, pídales que adivinen.
  • Haz un esfuerzo por usar algunas de esas palabras en la casa. Realiza preguntas sobre la historia.
  • Ayuda a su comprensión y creatividad preguntándoles qué acaban de escuchar o qué imaginan que está pasando.
  • Anima a tu hijo a hacer predicciones preguntándole: "¿Qué crees que pasará después?" Anímalos a compartir sus propias historias.

La lectura puede inspirar la escritura y la narración. ¡Esto promueve la fluidez, el vocabulario, la fonética y la creatividad! Si tu hijo todavía no está escribiendo por sí solo, puede dibujar su historia; es un gran ejercicio de cualquier manera que lo haga.

 

 

 

 


El nacimiento de una madre

Para la mayoría de las mujeres, el embarazo y la nueva maternidad son una alegría, al menos en parte del tiempo. Pero la mayoría de las madres también experimentan preocupación, decepción, culpa, competencia, frustración e incluso ira y miedo.

El psiquiatra Daniel Stern en la década de 1990 en sus libros “La constelación de la maternidad” y “El nacimiento de una madre”, dar a luz a una nueva identidad puede ser tan exigente como dar a luz a un bebé.

La Dra. Stern demostró que convertirse en madre es un cambio de identidad y uno de los cambios físicos y psicológicos más importantes que una mujer experimentará.

Cuando las personas tienen más conocimiento de sus emociones, pueden tener más control de sus comportamientos. Entonces, incluso cuando el enfoque permanece en el niño, comprender la psicología de las mujeres embarazadas y en posparto puede ayudar a promover una paternidad más saludable. Las madres con mayor conciencia de su propia psicología pueden ser más empáticas con las emociones de sus hijos.

Conocer los desafíos de la maternidad normalizará y validará cómo pueden sentirse las nuevas madres. Estas son las cuatro cosas clave para tener en cuenta:

Cambiando la dinámica familiar: Tener un bebé es un acto de creación. El embarazo es más que crear un nuevo ser humano, también es crear una nueva familia. Un bebé es el catalizador que abrirá nuevas posibilidades para conexiones más íntimas, así como nuevas tensiones en las relaciones más cercanas de una mujer con su pareja, hermanos y amigos.

En su libro de 2012 “The Maternal Lineage”, Paola Mariotti, psicoanalista y miembro de la Sociedad Psicoanalítica Británica, dice que la identidad materna de una mujer se basa en el estilo de su madre, que a su vez fue influenciado por cómo fue criada.

Ya sea que una mujer engendre a su hijo como su madre lo crió, o que adopte un estilo diferente, convertirse en madre brinda la oportunidad de volver a hacerlo. En cierto modo, una mujer puede volver a experimentar su propia infancia en el acto de ser madre, repitiendo lo que era bueno y tratando de mejorar lo que no lo era. Si una mujer tuvo una relación difícil con su madre, puede intentar ser la madre que desearía haber tenido.

Ambivalencia: La psicoterapeuta británica Rozsika Parker escribió en “Torn in Two: The Experience of Maternal Ambivalence” sobre el tirón y el empuje de querer tener un hijo cerca, y también el anhelo de espacio (física y emocionalmente) como la ola normal de la maternidad. La ambivalencia es un sentimiento que surge en los roles y las relaciones en las que una persona está más involucrada, porque siempre son un acto de malabarismo entre dar y recibir. La maternidad no es una excepción. Parte de la razón por la que las personas tienen dificultades para lidiar con la ambivalencia es que es incómodo sentir dos cosas opuestas al mismo tiempo.

La mayoría de las veces, la experiencia de la maternidad no es buena ni mala, es tanto buena como mala. Es importante aprender a tolerar e incluso sentirse cómodo con la incomodidad de la ambivalencia.

Fantasía versus realidad: la psicoanalista Joan Raphael-Leff, directora de la facultad académica de investigación psicoanalítica del Centro Anna Freud de la University College London, explica que cuando llega el bebé, una mujer ya ha desarrollado sentimientos sobre su bebé de fantasía. A medida que avanza el embarazo, una mujer crea una historia sobre su hijo imaginario y se involucra emocionalmente en esa historia.

Las fantasías de una mujer sobre el embarazo y la maternidad están informadas por sus observaciones de las experiencias de su propia madre y otras parientes y amigas femeninas y su comunidad y cultura. Pueden ser lo suficientemente poderosos como para que la realidad decepcione si no se alinea con su visión.

Culpa, vergüenza y "la madre lo suficientemente buena": también existe la madre ideal en la mente de una mujer. Ella siempre está alegre y feliz, y siempre antepone las necesidades de su hijo. Ella tiene pocas necesidades propias. Ella no toma decisiones de las que se arrepienta. La mayoría de las mujeres se comparan con esa madre, pero nunca están a la altura porque es una fantasía. Algunas mujeres piensan que “suficientemente bueno” (frase acuñada por el pediatra y psicoanalista Donald Winnicott) no es aceptable, porque suena a conformarse. Pero luchar por la perfección hace que las mujeres sientan vergüenza y culpa.

Las madres se sentirán culpables porque siempre están tomando decisiones desafiantes y, a veces, imposibles. A veces se les exige que antepongan sus propias necesidades a las de sus hijos. La mayoría de las mujeres no hablan de sentirse avergonzadas porque generalmente se trata de algo que no quieren que nadie más sepa. La vergüenza es la sensación de que algo anda mal en mí. Este suele ser el resultado de compararse con un estándar inalcanzable y poco realista.

Demasiadas mujeres se avergüenzan de hablar abiertamente sobre sus experiencias complicadas por temor a ser juzgadas. Este tipo de aislamiento social puede incluso desencadenar la depresión posparto.

Cuando las mujeres se sienten perdidas en algún lugar entre quienes eran antes de la maternidad y quienes creen que deberían ser ahora, muchas se preocupan de que algo esté terriblemente mal, cuando en realidad esta incomodidad es absolutamente común.

 

Alexandra Sacks. (Mayo 8, 2017). The Birth of a Mother. Dic, 2020, de The New York Times Sitio web: https://www.nytimes.com/2017/05/08/well/family/the-birth-of-a-mother.html?auth=link-dismiss-google1tap


Aproveche al máximo los momentos de juego

Durante los primeros años de años de vida de su hijo, usted puede desarrolla una relación cariñosa con el niño al jugar con él. Eso también apoya el desarrollo de habilidades sociales esenciales (como compartir cosas y turnarse), habilidades de lenguaje (como nombrar objetos, hacer pedidos y comentarios) y la aptitud para pensar (como el resolver problemas).

Da clic aquí para obtener más recursos, estrategias e información sobre el juego. → Aprovecha al máximo los momentos de juego.


Cómo encontrar la armonía cuando los padres no están de acuerdo

"La crianza de los hijos es un trabajo complejo. Cada día, tomamos innumerables decisiones sobre lo que comen los niños, cómo hacer que se duerman, cuánto tiempo de pantalla permitir y qué reglas y consecuencias establecer y hacer cumplir"

Algunas parejas tienen la suerte de compartir un enfoque similar sobre la crianza de los hijos. Pero muchos padres tienen diferentes perspectivas sobre cómo criar a sus hijos, según su propia crianza, creencias y valores, y expectativas para sus hijos.

El conflicto resultante puede tener efectos negativos en los niños, entre ellos: los niños que piensan que son la causa de la tensión de sus padres; miedo e inseguridad cuando ven a sus adultos de confianza en desacuerdo entre sí; y un aumento en el comportamiento de mal comportamiento cuando los niños reciben mensajes contradictorios sobre expectativas y límites.

Afortunadamente, hay muchas cosas que puede hacer para aumentar la armonía de los padres.

1. Practique la escucha sincera y el compromiso.

Cuando los padres insisten en que su camino es "correcto" y ponen toda su energía en convencer a su pareja de esta noción, tienden a polarizarse cada vez más. De hecho, la pareja pueden sentir la necesidad de compensar lo que perciben como acciones inapropiadas del otro. El padre más estricto puede volverse más rígido para contrarrestar la indulgencia percibida del otro socio. El padre más indulgente puede volverse aún más permisivo para contrarrestar la severidad percibida del otro.

Si se encuentra en esta dinámica, comprométase a compartir sus puntos de vista sobre los problemas de crianza en los que tiende a no estar de acuerdo. Escuche abiertamente a su pareja. No tienes que estar de acuerdo, pero es importante que comprendas de dónde viene el otro y reconoces la validez de su perspectiva. Todos queremos ser escuchados y comprendidos. Esto crea una asociación más fuerte y armoniosa y le brinda a su hijo un modelo poderoso para el respeto mutuo y la resolución efectiva de problemas en las relaciones.

2. Haga una pausa antes de responder

Cuando su hijo se involucra en un comportamiento que requiere una respuesta, y no es un asunto de vida o muerte, como correr hacia la calle o treparse al mostrador, tómese un tiempo para los padres. Tomarse el tiempo para hacer una pausa antes de responder ayuda a los padres a evitar ser reactivos y trabajar con propósitos contradictorios.

Se ve y suena algo así: Frente al niño, en un tono muy positivo, uno de los padres se vuelve hacia el otro y dice: “Hmm, esto es un problema. Le hemos pedido a Henry que apague el iPad, pero no coopera. Entonces, Henry, papá y yo vamos a tomarnos un minuto para unir nuestras cabezas y descubrir cómo podemos ayudarte a seguir esta regla ". Esta estrategia suele ser suficiente para motivar a un niño a corregir su comportamiento y tomar una mejor decisión, ¡especialmente cuando lo ven trabajando en equipo! Puede poner un temporizador durante uno o dos minutos para elaborar un plan que ambos se sientan cómodos implementando. Esto les da a usted y a su pareja la oportunidad de colaborar en una respuesta unida.

3. Aproveche sus fortalezas mutuas

Trabajen juntos para identificar las fortalezas o el nivel de comodidad de cada socio cuando se trata de desafíos de crianza. El padre que está menos ansioso por la naturaleza temeraria de su hijo puede tomar la iniciativa cuando van al patio de recreo, lo que permite que el niño tome riesgos apropiados para su edad. El padre que tiene más paciencia puede lidiar con las rabietas. No es que uno de los padres sea "mejor" que el otro. Cada uno de nosotros tiene diferentes puntos de activación, y puede utilizar esta conciencia para convertirse en co-padres más eficaces. Es una fortaleza, no una debilidad, y beneficia a todos.

 

Fuente: Claire Lerner. (2018). How to Find Harmony When Parents Disagree. 2020, de Zero To Three Sitio web: https://www.zerotothree.org/resources/2242-how-to-find-harmony-when-parents-disagree

Imagen principal: Monkey Business Images / Shutterstock


Juego y familia.

Cuando hablamos de jugar solemos tener dos visiones del asunto. Entretenimiento e infancia. ¿Cuántas veces no habremos escuchado la frase “Deja de jugar, estas perdiendo el tiempo” o “Te la pasas jugando” como si el hecho de jugar fuera un mero pasatiempo ideado para que los niños, y no los adultos, se enfrenten al tiempo y al aburrimiento. Con la finalidad de que encuentren alguna actividad que los entretenga día a día hasta que la edad frene esta necesidad y la etapa de jugar se termine por completo.

Es curioso, como los adultos miramos a los pequeños jugar con una sonrisa. Será por que cuando pensamos en nuestra infancia, siempre la recordamos igual. Jugando y nada más.

El juego es una parte fundamental de los seres humanos, y no de los niños, como quisiera creerse.  El Dr. Stuart Brown, neuropsicologo y especialista en el estudio del juego. Fundamenta que es un fenómeno tan natural como dormir. No existe ser humano que no haya jugado, y si lo hay, seguramente se desarrollo en un ambiente lleno de estrés tóxico lo que provocó que se convirtiera en un ser antisocial, violento, sin creatividad, lenguaje, o incluso autoestima. Un ser incapaz de enfrentarse y adaptarse al mundo que le rodea.

El juego es tan importante que existe hoy el Instituto Nacional para Juego, una organización formada por sociólogos, psicólogos, neuropsicólogos, etc. Dedicados a investigar y experimentar los beneficios de esta actividad en los seres humanos a nivel cerebral, emocional y social.

La palabra juego abarca un sin fin de concepciones, y Peter Gray, del instituto Nacional para el Juego, lo define como una actividad que es auto escogida y auto dirigida, motivada de forma intrínseca, guiada por reglas mentales, es imaginativa y conducida en una activa alerta en un estado de no estrés de la mente.

Los juegos y la educación podrían ir de la mano. Ya que los dos están diseñados para crear un espacio o mundo complejo y convincente sobre un problema, en donde los jugadores llegan a comprender o solucionar a través de una exploración auto dirigida.

Por eso, el juego en casa es sumamente importante. Es necesario ofrecer este tipo de escenarios ricos en complejidad y disfrute en los que los pequeños se enfrenten al mundo de una forma simulada y contenida. Una compañera de trabajo siempre dice que ella aprendió a conocer a sus padres jugando. Descubrió que a su papá no le gustaba perder y que le gustaba planear sus acciones. Siempre realizaba los movimientos adecuados para ganar cuando jugaban dominó y cuando jugaban futbol, baloncesto o “adivínalo con mímica” generaba un plan basado en estrategias concretas para ganar con éxito. Reconoció que su madre tiene mucha suerte y que disfruta de jugar sin pelear debido a que cuando jugaban juntos en familia al manotazo y había conflictos entre sus hermanos ella siembre promovía la conciliación para poder continuar jugando.

Nos gusta esta analogía por que realmente nos da la idea de la trascendencia del juego en familia. Aprendemos a adaptarnos, nos conocemos, manejamos emociones, existe gratificación retardada, aprendemos de nuestros errores, nos autorregulamos, seguimos reglas e instrucciones, pero sobre todo al amor y la confianza aumenta exponencialmente. Nos da pertenencia y nos sentimos seguros dentro de este núcleo familiar.

Hemos observado que muchos padres de familia creen que no saben como jugar con sus pequeños. Les hacen falta ideas de actividades y muy frecuentemente recurren a la televisión, tabletas o videojuegos para solucionar el problema. Se les olvida que no necesitan de juguetes caros y tiempo excesivo para generar ambientes ricos que provoquen un desarrollo cerebral sano en sus pequeños.

¡Ellos ya tienen lo que se necesita! Con un cuento, una canción, un juego de mesa o simplemente con utilizando materiales de casa.

 

 

 


Sueño saludable

El ciclo de sueño en bebés y niños pequeños es diferente al de los adultos, sus patrones de sueño son impredecibles e inestables pero, a medida que crecen, sus hábitos de sueño maduran con ellos y se regularizan con el tiempo. Para establecer ritmos de sueño saludable en la infancia, los niños requieren del apoyo de sus padres para que les provean las condiciones adecuadas de higiene del sueño. A partir de los seis meses es necesario instaurar ritmos de sueño con una duración adecuada y brindar un espacio físico cálido sin luz, ruido o distractores que alteren al bebé mientras duerme.

Cuando el sueño es de corta duración o de mala calidad, los niños están irritables y cansados, lloran más, por tanto es más difícil llevar a cabo las técnicas efectivas para calmar. Los padres de familia deben de procurar el descanso que requieren sus hijos de acuerdo con su edad como lo muestra la siguiente tabla.

Como parte de las cualidades receptivas y sensibles deseables en los padres de familia o cuidadores principales, es importante aquella que tiene en cuenta las señales de sueño del niño como: tallarse los ojos, rascarse las orejas, cabecear o estar irritable. Para este caso, se deben de facilitar las condiciones necesarias para que el niño tenga un periodo de siesta, pues esto lo ayudará a reconocer sus propias sensaciones y necesidades, establecer ritmos y, por lo tanto, a autorregularse. Por otra parte, cuando un niño menor de seis meses se encuentra in- quieto o irritado no se deben de ofrecer inmediatamente alimentos para tratar de tranquilizarlo, primero se deben de utilizar técnicas para calmar y verificar si el niño presenta otras señales de sueño.

Por último, si se detecta que el niño se encuentra cansado y somnoliento durante el día, a pesar de haber dormido suficientes horas durante la noche y siestas en el día, acuda a un médico o clínica para descartar algún problema de salud.


La exposición a la violencia durante la infancia tiene como resultado distintos problemas conductuales y trastornos de estrés postraumático. La forma mas común de violencia contra la niñez ocurre en el entorno familiar, como parte de los métodos de disciplina.

Infografia-5-Violencia-en-ninos