10 razones por las que una rutina diaria es importante para su hijo (y cómo establecer una)

Todas las familias necesitan algún tipo de rutina para establecer la normalidad, una forma de hacer las cosas y una sensación de seguridad.

Los niños a menudo temen lo desconocido, ya sea el brócoli en su plato, o un gran cambio de vida, como mudarse a otra casa o tener un nuevo hermano.

Si bien el cambio es una oportunidad de aprendizaje, también puede resultar estresante para los niños. Una rutina normal brinda consuelo y consistencia a la vida de un niño.

Las rutinas diarias pueden incluir:

  • El momento de prepararse por la mañana
  • Horas del baño, comidas, siestas y horas de acostarse
  • Horarios de tareas domésticas, cocina y limpieza
  • Tiempo de juego, tiempo en familia y juego al aire libre
  • Cuando incluye elementos significativos e importantes en su vida familiar, le está haciendo saber a su hijo lo que es importante.

Aquí hay 10 razones por las que una rutina diaria es importante:

  1. Ayuda a tu hijo a tener un horario.

La rutina constante ayudará a su hijo y a sus "relojes biológicos" con muchos elementos básicos del día a día, como:

  • Capacidad para tomar siestas y dormir bien por la noche.
  • Capacidad para comer comidas completas y saludables.
  • Evacuaciones intestinales regulares.
  • Juego saludable y tiempo al aire libre.
  • Comportamiento tranquilo y relajado en los "momentos de inactividad" durante el día.
  • Por ejemplo, como tu hijo y su cuerpo saben que es hora de dormir, es más fácil relajarse y descansar.
  1. Une a la familia

Cuando un niño sabe qué esperar y nota las actividades familiares regulares, comienza a comprender lo que es importante. Esto fortalece los valores, creencias e intereses compartidos.

El niño, por ejemplo, puede notar que desayunar juntos los sábados por la mañana es importante. Pueden ver que el tiempo en familia juntos es especial. Incluso si tu hijo es pequeño, seguirá estas tradiciones. La familia se une al hacer cosas importantes y regulares juntos.

  1. Establece expectativas

En lugar de tener una lucha de poder por recoger juguetes al final del día o bañarse, el niño se acostumbra a saber cuándo es la "hora de recoger" y la "hora del baño".

Los niños comienzan a esperar y completar actividades sin problema. Como padre, usted se convierte en un socio en esa rutina, en lugar de la persona que le dice al niño que "haga esto" y "no haga esto".

  1. Crea un hogar más tranquilo

Debido a que el niño y otros miembros de la familia saben qué esperar, el estrés y la ansiedad se reducen.

El niño sabrá lo que viene después. Se sentirán valorados porque están incluidos en los planes y no se sentirán obligados a hacer algo.

  1. Le da a su hijo confianza e independencia

Con una rutina, un niño aprenderá con el tiempo cuándo es el momento de cepillarse los dientes o ponerse el pijama. Se enorgullecerán de saber lo que se supone que deben hacer y de hacerlo por sí mismos.

En lugar de que siempre se le diga lo que debe suceder, su hijo se sentirá seguro de seguir adelante y hacerse cargo de sí mismo. Cuando los niños se sienten empoderados e independientes, es menos probable que se rebelen o tomen represalias.

  1. Establece hábitos saludables y constructivos

Desde cepillarse los dientes con regularidad hasta completar la tarea todas las tardes, las rutinas ayudan a establecer hábitos constructivos.

Los niños que practican estas habilidades podrán administrar mejor su tiempo. A medida que envejecen, tendrán más autodisciplina en términos de hábitos saludables de aseo y alimentación, además de estudiar y limpiar sus habitaciones.

  1. Le ayuda a usted (el padre) a recordar cosas importantes

Ya sea para asegurarse de que su hijo tome sus medicamentos todos los días o para recordar pagar las facturas todos los meses, una rutina lo ayuda a mantenerse encaminado.

En medio de la ajetreada vida familiar, podrá realizar un seguimiento de los detalles importantes, lo que permitirá un hogar más libre de estrés y un tiempo de calidad juntos como familia.

  1. Ofrece a su hijo la oportunidad de emocionarse con lo que se avecina.

Si su hijo sabe lo que está programado, se anticipa y espera con ansias los eventos futuros, como ir al parque los viernes por la tarde o pasar tiempo con papá los domingos por la mañana

Cuando se establecen estas actividades, su hijo se siente como una parte amada de la familia y del mundo.

  1. Brinda la oportunidad de realizar "rituales diarios" especiales

Cuando incorpora algo en su día, como acurrucarse y leerle a su hijo antes de acostarse, inculca momentos especiales o "rituales diarios".

Estos momentos dedicados crean un mayor vínculo y conexión con su hijo todos los días. En lugar de simplemente pasar de una actividad a la siguiente, tiene un tiempo de calidad y relajación integrado en cada día.

  1. Ofrece estabilidad en tiempos de cambios o estrés.

Los cambios y el estrés afectan la vida y la sensación de seguridad de un niño, como un divorcio, un cambio en el sistema escolar o la incorporación de un nuevo hermano.

Cuando la familia tiene una rutina establecida, la normalidad está presente en la vida del niño, pase lo que pase. Un niño encuentra la calma, la estabilidad y el amor a través de elementos de la rutina, como cenas familiares o viajes regulares los jueves al patio de recreo.

La importancia de la flexibilidad

Si bien establecer y mantener una rutina tiene una gran cantidad de beneficios, también es vital mantenerse flexible. La espontaneidad y la creatividad son factores importantes en la vida de un niño. Por ejemplo, los platos del desayuno pueden esperar si hay un animal emocionante en el patio trasero o un carnaval especial de los sábados en la ciudad.

Recuerde mantenerse sensible y adaptable a las necesidades de cada niño (y adulto). Cuando un horario se vuelve demasiado reglamentado o estricto, los beneficios se reducirán y los niños pueden sentirse controlados por él en lugar de liberados por él (que es el objetivo final).

Cómo establecer una rutina diaria para su hijo

Como comparte Susan Newman, psicóloga social de Nueva Jersey, las rutinas pueden comenzar desde el primer día de vida. Si no ha comenzado una rutina desde los primeros días, no se preocupe. Se pueden establecer y comenzar en cualquier momento. Cuanto antes establezca una rutina, mejor.

Paso 1: Establezca los momentos importantes, como las comidas, las meriendas, las siestas y la hora de dormir.

Debido a que afectan la capacidad de su hijo para dormir y comer, estos elementos deben ser lo primero.

Si actualmente no tiene un horario, cambie gradualmente a una rutina constante. Por ejemplo, es posible que desee establecer primero una hora de siesta y una hora de acostarse regulares. Luego, puede agregar horarios regulares de comida y baño.

Paso 2: Practica la paciencia.

Establecer un horario puede ser difícil para su hijo al principio, pero se acostumbrará a él.

Trate de no impacientarse o frustrarse si la rutina tarda en volverse "regular" para su hijo.

Paso 3: Agregue elementos "útiles" a cada parte de la rutina.

Por ejemplo, es posible que desee agregar una lectura regular de 10 minutos y un tiempo para acurrucarse con su hijo antes de acostarse. Esto les ayuda a relajarse y a sentirse listos para dormir.

Paso 4: Trabaja hacia la coherencia y deje espacio para la flexibilidad.

Para que una rutina se mantenga, deberá asegurarse de mantenerla lo más regular posible.

Sin embargo, manténgase abierto a la flexibilidad, especialmente durante las vacaciones y eventos especiales, para que el estado de ánimo de su hijo no dependa únicamente de comer en un momento específico, por ejemplo.

Paso 5: Establezcan momentos especiales con su hijo.

Ya sea un viaje regular a la casa de la abuela o pasear al perro juntos, cree expectativas y una rutina de tiempo en familia.

Paso 6: Ajusten según sea necesario.

A medida que pasan los meses, comenzará a ver qué funciona y qué no para la familia. Una rutina está destinada a ayudar a la familia, no a obstaculizarla. Asegúrese de que su rutina sea saludable y positiva para su hijo y otros miembros de la familia.

Fuente: 10 Reasons A Daily Routine is Important for Your Child (and How to Set One)


Orden interior y orden exterior.

Cuando pones tu casa en orden, también pones en orden tus asuntos y tu pasado. Como resultado, puedes ver con claridad lo que necesitas en tu vida y lo que no, lo que debes hacer y lo que no. 

La conciencia y la perspectiva de una persona sobre su propio estilo de vida es mucho más importante que cualquier habilidad para clasificar, y almacenar.

El orden depende de valores personales sobre cómo desea uno vivir. 

La mayoría de las personas prefieren vivir en un espacio limpio y ordenado. Cualquiera que haya organizado su espacio, incluso una sola vez, habrá deseado conservarlo así. Pero muchos no creen que esto sea posible. Prueban varias maneras de organizar solo para descubrir que regresan a su “normalidad”.  

La organización no es algo que necesite aprenderse, se adquiere por naturaleza. Las habilidades y recetas de cocina se transmiten como tradiciones familiares de la abuela a la madre y a las hijas, sin embargo, nunca se ha oído que alguien transmita los secretos familiares de organización, ni siquiera dentro de una misma familia. 

¿Recuerdas tu niñez?

Seguramente a la mayoría de nosotros nos regañaron por no limpiar nuestra habitación, pero ¿Cuántos de nuestros padres nos enseñaron conscientemente a organizar tu entorno como parte de nuestra crianza?

La gente no cambia de hábitos si primero no cambia su manera de pensar. cuando la gente vuelve al desorden sin importar cuánto haya organizado, lo que necesita revisar, no es su habitación, ni sus pertenencias, sino su manera de pensar. No busques la perfección. Empieza lento y desecha solo un objeto al día. Decidir si tirar algo o no y decidir dónde ponerlo. Mucha gente siente la necesidad de limpiar cuándo está bajo presión, pero esta urgencia no ocurre porque quieran ordenar su habitación, ocurre porque necesitan poner en orden “algo más”. 

Cuando tu habitación está limpia y organizada no te queda más opción que examinar tu estado interior. Puedes ver cualquier problema que hayas evitado en el pasado y te obligas a enfrentarlo. 

La organización debe empezar por la eliminación. Necesitamos ejercer el autocontrol y resistirnos a guardar nuestras cosas hasta que hayamos terminado. Para de identificar lo que en verdad queremos y necesitamos conservar. 

Una razón importante del fracaso de nuestros intentos de organización es que tenemos demasiadas cosas. Este exceso es causado por nuestro desconocimiento de cuantas cosas tenemos en realidad. 

Si guardamos las mismas cosas en varios lugares de la casa y nos ponemos a organizar cada lugar por separado, nunca podremos conocer el volumen total, por lo tanto, nunca terminaremos. Para romper esta espiral negativa, organiza por categorías, no por lugar. 

La organización afectiva implica solo dos acciones esenciales: eliminar cosas y decidir donde guardarlas. De estas dos, la eliminación va primero. Este principio no cambia, el resto depende del nivel de organización que quieras alcanzar. 

Si confiamos en nuestras decisiones y nos lanzamos con entusiasmo a la acción de organizar sin dudas, lograremos mucho más. Entre más pronto confrontemos nuestras posiciones, mejor. Si vas a poner orden interior y orden exterior, hazlo ahora. 

 

Marie Kondo . (Nov, 2014). La magia del orden . Japón : PENGUIN RANDOM HOUSE GRUPO EDITORIAL, S.A DE C.V .


La conexión importa en todas las edades y etapas de la vida.

El embarazo

Los bebés están aprendiendo incluso mientras están en el útero, nacen sabiendo ya bastante sobre el mundo en el que vivirán. Saben qué idioma se habla, que canciones se cantan y los que van a estar cerca para hablar con ellos. No saben nada de esto conscientemente, por supuesto, pero lo saben inconscientemente.

Para el tercer trimestre del embarazo, los sistemas sensoriales de los bebés están lo suficientemente desarrollados como para permitirles captar esta información del mundo, y sus cerebros están lo suficientemente desarrollados para recordar lo que han experimentado. Todo este aprendizaje prenatal les ayudará a sobrevivir, porque les permite encajar en el grupo al que pertenecen. Los seres humanos realmente nacen preparados para la conexión.

Estos son algunos de los descubrimientos que los científicos han hecho sobre el aprendizaje de los bebés en el útero:

  • Cuando nacen, los bebés ya conocen el sonido de la voz de su madre y lo prefieren al sonido de un extraño.
  • Los bebés nacen sabiendo que el tema sintoniza los programas de televisión que su madre vio mientras estaba embarazada
  • Los bebés prefieren alimentos que tengan los mismos sabores que los alimentos que comió su madre mientras estaba embarazada
  • Los bebés cuyas madres experimentan un estrés excesivo durante el embarazo nacen con marcadores biológicos que los hacen más susceptibles al estrés también.
  • Los bebés gemelos se conocen unos a otros en el útero y se responden entre sí de manera intencionada y planificada.

La ciencia está revelando que las experiencias de los bebés en el útero son mucho más importantes de lo que nuestra cultura se ha dado cuenta. El último trimestre del embarazo es especialmente importante. Los cerebros fetales ya están haciendo un seguimiento de sus experiencias, utilizando esos patrones para hacer predicciones sobre cómo será el mundo. El desarrollo biológico y genético se está produciendo de acuerdo con esas predicciones.

Los futuros padres merecen comprender esta ciencia, el conocimiento los empodera, ayudándoles a hacerse cargo de su embarazo. Mantenerse al día con estos descubrimientos científicos también es importante para cualquier persona que trabaje con futuras mamás y futuros papás, incluidos los trabajadores de apoyo familiar, trabajadores sociales, parteras, obstetras, personal de cuidado infantil, desarrolladores de tecnología y empleadores. El tipo de mundo que ofrecemos a los padres da forma al tipo de mundo que pueden construir para su bebé.

Este es uno de nuestros videos favoritos que explora la experiencia de los bebés durante el embarazo:

 

Basado en Connected Baby.


¿Qué es la COVID-19? y ¿Cómo se relaciona con el desarrollo del niño?

El virus mundial es una cuestión estresante para todos. Pero el estrés empeora para los que ya estaban lidiando con problemas como la pobreza, el racismo o la violencia.

Te dejamos una infografía por el Centro de Desarrollo Infantil de la Universidad de Harvard.

Infografía COVID ← Da clic aquí 


Los libros pueden ayudar a tu hijo.

Ya sea que tu hijo esté leyendo o no, los libros juegan un papel importante en el desarrollo de su comunicación y aprendizaje. Usar libros y contar historias ayuda con:

Fonética: conectar palabras escritas con sonidos y hablar

Vocabulario: aprender nuevas palabras y formas de expresarse

Fluidez: ser capaz de hablar, leer y comprender un idioma con precisión y rapidez.

Comprensión: comprender lo que han leído o le han dicho y ser capaz de responder preguntas al respecto.

Creatividad: exploración de ideas y posibilidades Los niños aprenden continuamente cómo funcionan los sonidos y el lenguaje.

Los niños desde el nacimiento hasta los 6 años no suelen leer solos, pero siguen desarrollando constantemente habilidades de comunicación, por lo que leerles libros y contarles historias juega un papel importante, especialmente en estos primeros años. Incluso si todavía no son lectores independientes, aquí se explica cómo hacer que se interesen por los libros.

  • Familiarícelos con los libros desde una edad temprana
  • De bebé, dele libros de cartón grueso, a veces con páginas texturizadas, para que se acostumbre a la forma.
  • Entra en una rutina de lectura ¡Esto puede ser tan simple como un cuento antes de dormir! Se les pregunto a los padres de Pathways.org y el 82% respondió que su rutina a la hora de acostarse incluye leerle a su hijo.
  • La lectura de rutina puede realizarse en cualquier momento del día, siempre que promueva la regularidad.
  • Haz que describan las imágenes, si bien es posible que no conozcan las palabras de la página, las imágenes pueden ayudar a su hijo a interesarse por la historia.
  • Si tu hijo es capaz de describir una imagen, pregúntele "¿Qué ves?" mientras lee para que puedan contar la historia con usted.
  • Lee sus historias favoritas una y otra vez, que lo sigan señalando las palabras mientras las lee, para que puedan comenzar a hacer conexiones entre los sonidos y la ortografía.
  • Ampliar su vocabulario, observa si saben lo que significan ciertas palabras avanzadas; si no es así, pídales que adivinen.
  • Haz un esfuerzo por usar algunas de esas palabras en la casa. Realiza preguntas sobre la historia.
  • Ayuda a su comprensión y creatividad preguntándoles qué acaban de escuchar o qué imaginan que está pasando.
  • Anima a tu hijo a hacer predicciones preguntándole: "¿Qué crees que pasará después?" Anímalos a compartir sus propias historias.

La lectura puede inspirar la escritura y la narración. ¡Esto promueve la fluidez, el vocabulario, la fonética y la creatividad! Si tu hijo todavía no está escribiendo por sí solo, puede dibujar su historia; es un gran ejercicio de cualquier manera que lo haga.

 

 

 

 


El nacimiento de una madre

Para la mayoría de las mujeres, el embarazo y la nueva maternidad son una alegría, al menos en parte del tiempo. Pero la mayoría de las madres también experimentan preocupación, decepción, culpa, competencia, frustración e incluso ira y miedo.

El psiquiatra Daniel Stern en la década de 1990 en sus libros “La constelación de la maternidad” y “El nacimiento de una madre”, dar a luz a una nueva identidad puede ser tan exigente como dar a luz a un bebé.

La Dra. Stern demostró que convertirse en madre es un cambio de identidad y uno de los cambios físicos y psicológicos más importantes que una mujer experimentará.

Cuando las personas tienen más conocimiento de sus emociones, pueden tener más control de sus comportamientos. Entonces, incluso cuando el enfoque permanece en el niño, comprender la psicología de las mujeres embarazadas y en posparto puede ayudar a promover una paternidad más saludable. Las madres con mayor conciencia de su propia psicología pueden ser más empáticas con las emociones de sus hijos.

Conocer los desafíos de la maternidad normalizará y validará cómo pueden sentirse las nuevas madres. Estas son las cuatro cosas clave para tener en cuenta:

Cambiando la dinámica familiar: Tener un bebé es un acto de creación. El embarazo es más que crear un nuevo ser humano, también es crear una nueva familia. Un bebé es el catalizador que abrirá nuevas posibilidades para conexiones más íntimas, así como nuevas tensiones en las relaciones más cercanas de una mujer con su pareja, hermanos y amigos.

En su libro de 2012 “The Maternal Lineage”, Paola Mariotti, psicoanalista y miembro de la Sociedad Psicoanalítica Británica, dice que la identidad materna de una mujer se basa en el estilo de su madre, que a su vez fue influenciado por cómo fue criada.

Ya sea que una mujer engendre a su hijo como su madre lo crió, o que adopte un estilo diferente, convertirse en madre brinda la oportunidad de volver a hacerlo. En cierto modo, una mujer puede volver a experimentar su propia infancia en el acto de ser madre, repitiendo lo que era bueno y tratando de mejorar lo que no lo era. Si una mujer tuvo una relación difícil con su madre, puede intentar ser la madre que desearía haber tenido.

Ambivalencia: La psicoterapeuta británica Rozsika Parker escribió en “Torn in Two: The Experience of Maternal Ambivalence” sobre el tirón y el empuje de querer tener un hijo cerca, y también el anhelo de espacio (física y emocionalmente) como la ola normal de la maternidad. La ambivalencia es un sentimiento que surge en los roles y las relaciones en las que una persona está más involucrada, porque siempre son un acto de malabarismo entre dar y recibir. La maternidad no es una excepción. Parte de la razón por la que las personas tienen dificultades para lidiar con la ambivalencia es que es incómodo sentir dos cosas opuestas al mismo tiempo.

La mayoría de las veces, la experiencia de la maternidad no es buena ni mala, es tanto buena como mala. Es importante aprender a tolerar e incluso sentirse cómodo con la incomodidad de la ambivalencia.

Fantasía versus realidad: la psicoanalista Joan Raphael-Leff, directora de la facultad académica de investigación psicoanalítica del Centro Anna Freud de la University College London, explica que cuando llega el bebé, una mujer ya ha desarrollado sentimientos sobre su bebé de fantasía. A medida que avanza el embarazo, una mujer crea una historia sobre su hijo imaginario y se involucra emocionalmente en esa historia.

Las fantasías de una mujer sobre el embarazo y la maternidad están informadas por sus observaciones de las experiencias de su propia madre y otras parientes y amigas femeninas y su comunidad y cultura. Pueden ser lo suficientemente poderosos como para que la realidad decepcione si no se alinea con su visión.

Culpa, vergüenza y "la madre lo suficientemente buena": también existe la madre ideal en la mente de una mujer. Ella siempre está alegre y feliz, y siempre antepone las necesidades de su hijo. Ella tiene pocas necesidades propias. Ella no toma decisiones de las que se arrepienta. La mayoría de las mujeres se comparan con esa madre, pero nunca están a la altura porque es una fantasía. Algunas mujeres piensan que “suficientemente bueno” (frase acuñada por el pediatra y psicoanalista Donald Winnicott) no es aceptable, porque suena a conformarse. Pero luchar por la perfección hace que las mujeres sientan vergüenza y culpa.

Las madres se sentirán culpables porque siempre están tomando decisiones desafiantes y, a veces, imposibles. A veces se les exige que antepongan sus propias necesidades a las de sus hijos. La mayoría de las mujeres no hablan de sentirse avergonzadas porque generalmente se trata de algo que no quieren que nadie más sepa. La vergüenza es la sensación de que algo anda mal en mí. Este suele ser el resultado de compararse con un estándar inalcanzable y poco realista.

Demasiadas mujeres se avergüenzan de hablar abiertamente sobre sus experiencias complicadas por temor a ser juzgadas. Este tipo de aislamiento social puede incluso desencadenar la depresión posparto.

Cuando las mujeres se sienten perdidas en algún lugar entre quienes eran antes de la maternidad y quienes creen que deberían ser ahora, muchas se preocupan de que algo esté terriblemente mal, cuando en realidad esta incomodidad es absolutamente común.

 

Alexandra Sacks. (Mayo 8, 2017). The Birth of a Mother. Dic, 2020, de The New York Times Sitio web: https://www.nytimes.com/2017/05/08/well/family/the-birth-of-a-mother.html?auth=link-dismiss-google1tap


Aproveche al máximo los momentos de juego

Durante los primeros años de años de vida de su hijo, usted puede desarrolla una relación cariñosa con el niño al jugar con él. Eso también apoya el desarrollo de habilidades sociales esenciales (como compartir cosas y turnarse), habilidades de lenguaje (como nombrar objetos, hacer pedidos y comentarios) y la aptitud para pensar (como el resolver problemas).

Da clic aquí para obtener más recursos, estrategias e información sobre el juego. → Aprovecha al máximo los momentos de juego.


Cómo encontrar la armonía cuando los padres no están de acuerdo

"La crianza de los hijos es un trabajo complejo. Cada día, tomamos innumerables decisiones sobre lo que comen los niños, cómo hacer que se duerman, cuánto tiempo de pantalla permitir y qué reglas y consecuencias establecer y hacer cumplir"

Algunas parejas tienen la suerte de compartir un enfoque similar sobre la crianza de los hijos. Pero muchos padres tienen diferentes perspectivas sobre cómo criar a sus hijos, según su propia crianza, creencias y valores, y expectativas para sus hijos.

El conflicto resultante puede tener efectos negativos en los niños, entre ellos: los niños que piensan que son la causa de la tensión de sus padres; miedo e inseguridad cuando ven a sus adultos de confianza en desacuerdo entre sí; y un aumento en el comportamiento de mal comportamiento cuando los niños reciben mensajes contradictorios sobre expectativas y límites.

Afortunadamente, hay muchas cosas que puede hacer para aumentar la armonía de los padres.

1. Practique la escucha sincera y el compromiso.

Cuando los padres insisten en que su camino es "correcto" y ponen toda su energía en convencer a su pareja de esta noción, tienden a polarizarse cada vez más. De hecho, la pareja pueden sentir la necesidad de compensar lo que perciben como acciones inapropiadas del otro. El padre más estricto puede volverse más rígido para contrarrestar la indulgencia percibida del otro socio. El padre más indulgente puede volverse aún más permisivo para contrarrestar la severidad percibida del otro.

Si se encuentra en esta dinámica, comprométase a compartir sus puntos de vista sobre los problemas de crianza en los que tiende a no estar de acuerdo. Escuche abiertamente a su pareja. No tienes que estar de acuerdo, pero es importante que comprendas de dónde viene el otro y reconoces la validez de su perspectiva. Todos queremos ser escuchados y comprendidos. Esto crea una asociación más fuerte y armoniosa y le brinda a su hijo un modelo poderoso para el respeto mutuo y la resolución efectiva de problemas en las relaciones.

2. Haga una pausa antes de responder

Cuando su hijo se involucra en un comportamiento que requiere una respuesta, y no es un asunto de vida o muerte, como correr hacia la calle o treparse al mostrador, tómese un tiempo para los padres. Tomarse el tiempo para hacer una pausa antes de responder ayuda a los padres a evitar ser reactivos y trabajar con propósitos contradictorios.

Se ve y suena algo así: Frente al niño, en un tono muy positivo, uno de los padres se vuelve hacia el otro y dice: “Hmm, esto es un problema. Le hemos pedido a Henry que apague el iPad, pero no coopera. Entonces, Henry, papá y yo vamos a tomarnos un minuto para unir nuestras cabezas y descubrir cómo podemos ayudarte a seguir esta regla ". Esta estrategia suele ser suficiente para motivar a un niño a corregir su comportamiento y tomar una mejor decisión, ¡especialmente cuando lo ven trabajando en equipo! Puede poner un temporizador durante uno o dos minutos para elaborar un plan que ambos se sientan cómodos implementando. Esto les da a usted y a su pareja la oportunidad de colaborar en una respuesta unida.

3. Aproveche sus fortalezas mutuas

Trabajen juntos para identificar las fortalezas o el nivel de comodidad de cada socio cuando se trata de desafíos de crianza. El padre que está menos ansioso por la naturaleza temeraria de su hijo puede tomar la iniciativa cuando van al patio de recreo, lo que permite que el niño tome riesgos apropiados para su edad. El padre que tiene más paciencia puede lidiar con las rabietas. No es que uno de los padres sea "mejor" que el otro. Cada uno de nosotros tiene diferentes puntos de activación, y puede utilizar esta conciencia para convertirse en co-padres más eficaces. Es una fortaleza, no una debilidad, y beneficia a todos.

 

Fuente: Claire Lerner. (2018). How to Find Harmony When Parents Disagree. 2020, de Zero To Three Sitio web: https://www.zerotothree.org/resources/2242-how-to-find-harmony-when-parents-disagree

Imagen principal: Monkey Business Images / Shutterstock


Juego y familia.

Cuando hablamos de jugar solemos tener dos visiones del asunto. Entretenimiento e infancia. ¿Cuántas veces no habremos escuchado la frase “Deja de jugar, estas perdiendo el tiempo” o “Te la pasas jugando” como si el hecho de jugar fuera un mero pasatiempo ideado para que los niños, y no los adultos, se enfrenten al tiempo y al aburrimiento. Con la finalidad de que encuentren alguna actividad que los entretenga día a día hasta que la edad frene esta necesidad y la etapa de jugar se termine por completo.

Es curioso, como los adultos miramos a los pequeños jugar con una sonrisa. Será por que cuando pensamos en nuestra infancia, siempre la recordamos igual. Jugando y nada más.

El juego es una parte fundamental de los seres humanos, y no de los niños, como quisiera creerse.  El Dr. Stuart Brown, neuropsicologo y especialista en el estudio del juego. Fundamenta que es un fenómeno tan natural como dormir. No existe ser humano que no haya jugado, y si lo hay, seguramente se desarrollo en un ambiente lleno de estrés tóxico lo que provocó que se convirtiera en un ser antisocial, violento, sin creatividad, lenguaje, o incluso autoestima. Un ser incapaz de enfrentarse y adaptarse al mundo que le rodea.

El juego es tan importante que existe hoy el Instituto Nacional para Juego, una organización formada por sociólogos, psicólogos, neuropsicólogos, etc. Dedicados a investigar y experimentar los beneficios de esta actividad en los seres humanos a nivel cerebral, emocional y social.

La palabra juego abarca un sin fin de concepciones, y Peter Gray, del instituto Nacional para el Juego, lo define como una actividad que es auto escogida y auto dirigida, motivada de forma intrínseca, guiada por reglas mentales, es imaginativa y conducida en una activa alerta en un estado de no estrés de la mente.

Los juegos y la educación podrían ir de la mano. Ya que los dos están diseñados para crear un espacio o mundo complejo y convincente sobre un problema, en donde los jugadores llegan a comprender o solucionar a través de una exploración auto dirigida.

Por eso, el juego en casa es sumamente importante. Es necesario ofrecer este tipo de escenarios ricos en complejidad y disfrute en los que los pequeños se enfrenten al mundo de una forma simulada y contenida. Una compañera de trabajo siempre dice que ella aprendió a conocer a sus padres jugando. Descubrió que a su papá no le gustaba perder y que le gustaba planear sus acciones. Siempre realizaba los movimientos adecuados para ganar cuando jugaban dominó y cuando jugaban futbol, baloncesto o “adivínalo con mímica” generaba un plan basado en estrategias concretas para ganar con éxito. Reconoció que su madre tiene mucha suerte y que disfruta de jugar sin pelear debido a que cuando jugaban juntos en familia al manotazo y había conflictos entre sus hermanos ella siembre promovía la conciliación para poder continuar jugando.

Nos gusta esta analogía por que realmente nos da la idea de la trascendencia del juego en familia. Aprendemos a adaptarnos, nos conocemos, manejamos emociones, existe gratificación retardada, aprendemos de nuestros errores, nos autorregulamos, seguimos reglas e instrucciones, pero sobre todo al amor y la confianza aumenta exponencialmente. Nos da pertenencia y nos sentimos seguros dentro de este núcleo familiar.

Hemos observado que muchos padres de familia creen que no saben como jugar con sus pequeños. Les hacen falta ideas de actividades y muy frecuentemente recurren a la televisión, tabletas o videojuegos para solucionar el problema. Se les olvida que no necesitan de juguetes caros y tiempo excesivo para generar ambientes ricos que provoquen un desarrollo cerebral sano en sus pequeños.

¡Ellos ya tienen lo que se necesita! Con un cuento, una canción, un juego de mesa o simplemente con utilizando materiales de casa.

 

 

 


Sueño saludable

El ciclo de sueño en bebés y niños pequeños es diferente al de los adultos, sus patrones de sueño son impredecibles e inestables pero, a medida que crecen, sus hábitos de sueño maduran con ellos y se regularizan con el tiempo. Para establecer ritmos de sueño saludable en la infancia, los niños requieren del apoyo de sus padres para que les provean las condiciones adecuadas de higiene del sueño. A partir de los seis meses es necesario instaurar ritmos de sueño con una duración adecuada y brindar un espacio físico cálido sin luz, ruido o distractores que alteren al bebé mientras duerme.

Cuando el sueño es de corta duración o de mala calidad, los niños están irritables y cansados, lloran más, por tanto es más difícil llevar a cabo las técnicas efectivas para calmar. Los padres de familia deben de procurar el descanso que requieren sus hijos de acuerdo con su edad como lo muestra la siguiente tabla.

Como parte de las cualidades receptivas y sensibles deseables en los padres de familia o cuidadores principales, es importante aquella que tiene en cuenta las señales de sueño del niño como: tallarse los ojos, rascarse las orejas, cabecear o estar irritable. Para este caso, se deben de facilitar las condiciones necesarias para que el niño tenga un periodo de siesta, pues esto lo ayudará a reconocer sus propias sensaciones y necesidades, establecer ritmos y, por lo tanto, a autorregularse. Por otra parte, cuando un niño menor de seis meses se encuentra in- quieto o irritado no se deben de ofrecer inmediatamente alimentos para tratar de tranquilizarlo, primero se deben de utilizar técnicas para calmar y verificar si el niño presenta otras señales de sueño.

Por último, si se detecta que el niño se encuentra cansado y somnoliento durante el día, a pesar de haber dormido suficientes horas durante la noche y siestas en el día, acuda a un médico o clínica para descartar algún problema de salud.


La exposición a la violencia durante la infancia tiene como resultado distintos problemas conductuales y trastornos de estrés postraumático. La forma mas común de violencia contra la niñez ocurre en el entorno familiar, como parte de los métodos de disciplina.

Infografia-5-Violencia-en-ninos

A través de un ejercicio de co-creación, más de 50 expertos y actores clave de todos los sectores, definieron los 3 retos más importantes que enfrenta la educación en México.

Da clic aquí ↓

Infografías 3 Retos principales MX 2018

Cómo ayudar a su niño pequeño a sobrellevar el dolor y la muerte

Por más difícil y doloroso que sea responder preguntas sobre la muerte de un ser querido, es una manera importante para que su niño pequeño comprenda lo que sucedió.
Las siguientes son algunas de las preguntas más comunes de los niños pequeños sobre la muerte:
 
¿Dónde está abuelita ahora?
Los niños pequeños pueden confundirse con expresiones como: “Perdimos a la abuelita”, “abuelita se fue a un lugar mejor” o “abuelita se fue”. Un niño pequeño puede tener miedo de que pueda “perder” a sus padres también, creer que la persona está literalmente en otro lugar o estar confundido sobre el lugar a donde se fue. A veces la muerte se describe como “ir a casa” o “dormir eternamente”. Los niños pequeños pueden comenzar a temer actividades normales, como ir a casa después de una salida o ir a dormir.
 
¿Te vas a morir?
Los padres pueden reconocer el miedo, pero ofrecer tranquilidad: “Puedo ver por qué estás preocupado por eso, pero somos fuertes y saludables. Estaremos aquí para cuidarte durante mucho tiempo.”
 
¿Voy a morir yo?
“Nosotros comemos bien, dormimos bien y vamos al médico para que puedas mantenerte sano y vivir mucho, mucho tiempo.”
¿Todos mueren? “Con el tiempo, todos mueren. La mayoría de la gente muere cuando es muy, muy viejita como abuelita”.
 
¿Qué pasa si yo me enfermo?
“Todo el mundo se enferma a veces. Mamá y papá cuidarán de ti, y los doctores también. Estarás bien incluso si te enfermas.”
 
¿Puedo morir para estar con abuelita?
“Yo sé que quieres estar con abuelita. Yo también la extraño. Cuando mueres, ya no puedes jugar con tus bloques, comer helado o ir a jugar a los columpios. Abuelita querría que tu hicieras todas esas cosas y yo también”.
 
¿Qué significa morir?
Tenga en cuenta que los niños pequeños no son capaces de comprender plenamente la muerte. Puede ser útil ofrecer una explicación sencilla y concreta: “El cuerpo de abuelita dejó de funcionar. No podía comer, ni jugar, ni mover más su cuerpo como nosotros”.
Si su niño pequeño fue testigo de algún aspecto aterrador de la pérdida, necesita escuchar lo que sucedió en términos apropiados para la edad. Por ejemplo, los niños pueden ver u oír llegar a la ambulancia, observar el miedo y la preocupación de sus padres, o ver signos de sufrimiento físico como el sangrado. Los padres pueden explicar: “Fue aterrador cuando abuelita estaba teniendo problemas para respirar. Eso nos hizo saber que algo andaba mal. Llamamos a la ambulancia para que abuelita pudiera ir al hospital muy rápido”.
 
Imagen tomada de childmind.org
 
¿Cómo tratar los cambios de comportamiento?
 
Los padres pueden notar cambios de comportamiento en sus hijos después de la pérdida. Incluso si los niños no comprenden completamente lo que significa la muerte, saben que algo importante y duradero ha sucedido. Usted puede notar que su hijo se vuelve más apegado o exigente, o tiene ansiedad de separación más intensa. Los niños también pueden mostrar cambios en los patrones de sueño o de usar el baño. Estos cambios suelen ser temporales y desaparecen gradualmente con el tiempo cuando usted responde con bondad, paciencia y algo extra de amor y atención.
Los padres pueden notar que los niños pequeños juegan a “morirse”. Usted puede ver a su hijo que juega a fingir que un tren de juguete o un animal de peluche puede “morir”. Esto es muy normal. Los niños nos muestran a través del juego lo que están pensando. Si lo desea, considere la posibilidad de añadir juguetes como un kit de médico o ambulancia a las opciones de los niños para que puedan explorar este tema en su juego de fingir. Con el tiempo, este enfoque se desvanecerá.
Los niños pequeños pueden hacer las mismas preguntas una y otra vez. Pese a que puede ser difícil (y doloroso) responder a preguntas sobre la muerte de un ser querido una y otra vez, es una manera importante para que su hijo desarrolle una comprensión de lo que ha sucedido. Los niños pequeños y los niños en edad preescolar aprenden a través de la repetición, por lo que escuchar las mismas explicaciones una y otra vez les ayuda a darle sentido a esta experiencia.
 
¿Cómo apoyar a su niño pequeño?
 
Es posible que las preguntas de los niños sean más frecuentes durante varios días o semanas a medida que van comprendiendo este evento.
Está bien hablar y recordar a su familiar con su hijo: “Hagamos los panecillos favoritos de la abuela esta mañana. Podemos recordarla mientras horneamos juntos”. O: “Déjame contarte una historia sobre la abuela de cuando ella era niña”. También puedes mostrar fotos o cantar canciones que fueran las favoritas de tu ser querido.
Está bien llorar delante de su hijo, aunque es importante explicar por qué. “Estoy llorando porque estoy muy triste de que abuelita haya muerto. La extraño.” (Es importante tener en cuenta: Si su dolor se vuelve abrumador, usted merece apoyo. Comuníquese con su proveedor de atención médica para obtener sugerencias de consejeros locales para casos de duelo u otros recursos.) Si el dolor de su hijo parece particularmente intenso, persistente o parece interferir con su juego o aprendizaje, pídale a su proveedor de atención médica que lo conecte con un profesional de salud mental capacitado para apoyar a los niños pequeños.
 
Fuente: Zero to three
Traducido: De Cero A Tres Fundación

Alertas para detectar y prevenir el maltrato infantil.

A medida que los confinamientos se alargan y la reapertura de los centros infantiles se demora, aumentan las preocupaciones sobre el bienestar emocional y físico de los niños. Hoy día millones de niños están aislados en sus casas y han perdido figuras de cuidado externos como maestros y psicólogos con la capacidad de identificar y notificar posibles situaciones de violencia intrafamiliar. Hoy más que nunca, debemos estar atentos para detectar y prevenir el abuso infantil.

Aquí compartimos los signos a los cuales prestar atención y presentamos un ejemplo de cómo accionar desde las políticas públicas.

Alertas para detectar y prevenir el maltrato infantil  por Primeros Pasos


¿Qué es un berrinche?

Un berrinche es una manera inmadura de expresar ira o enojo, pero nos muestra que nuestro pequeño está formando su personalidad y comenzando con su independencia. Si tu hijo no muestra ira o enojo cuando se le niega algo, le quitan sus juguetes y no se defiende, hay más razones para preocuparse. 

Todos los niños hacen berrinches, pero la época en que esto es más común es en la edad preescolar. Como padres nos podemos sentir enojados, impotentes o apenados. 

Recuerda que los niños preescolares, al estar en una etapa egocéntrica, demandan y quieren todo, y lo quieren al momento. Los niños pequeños están en constante aprendizaje y descubrimiento del mundo que los rodea, ansían tomar el control y ser independientes, desean mostrar que son capaces de tomar sus propias decisiones y no pueden hacer frente a no obtener lo que quieren. 

Los berrinches se presentan normalmente cuando se le dice al pequeño que NO. Pero muchas veces, con tal de evitar esa escena, o por cansancio, se le concede lo que pide, pero esa no es la solución, y lo único que se logra es confundirlo, ya que piensa que con berrinches conseguirá todo.  

Este tipo de educación y mensajes contradictorios son peligrosos, y por eso, actualmente hay tantos jóvenes que no obedecen, que se frustran ante cualquier fracaso y que no respetan a los mayores. Muchos padres se sienten culpables por no dedicarle el tiempo necesario a sus hijos (debido al trabajo) y creen que la mejor manera de compensarlos es dándoles y dejándoles hacer lo que quieren. Esto se puede corregir desde que son pequeños, y lo que se necesita es amor y disciplina (con amor y paciencia, no con gritos y golpes). Dale amor y poca disciplina y se formará un niño mimado; muéstrale poco tu amor y disciplínalo como si estuviera en el ejército, y se formará una persona amargada y resentida. 

El amor no es consentir, ni es darle todo lo que quiere el niño, ese no es amor de padre. Un padre que ama, a pesar de todo el dolor que pueda sentir en su corazón, corregirá (con amor) a su hijo cuando lo necesite. 

Para prevenir los berrinches es muy importante que enseñemos a los niños a: 

- Reconocer y darle un nombre a sus emociones (estoy enojado, triste, frustrado, etc.). 

- A esperar turnos, no le cumplas todos sus caprichos (los hace sentir merecedores de todo en el momento que quieren). 

- Anticipa las acciones que sabes que le molestan (si no le gusta taparse, dile “en 5 minutos salimos y nos tenemos que abrigar”). 

- Lo más importante es mantener la calma, que no vea que te desesperas, porque intentará retarte más. 

- Mantente firme, no te dejes llevar por la desesperación o por compasión. 

- Cuando son muy pequeños, rápidamente se les puede distraer con otra cosa. 

- Ignóralo, siempre y cuando no sea un berrinche en el cual se pueda causar daño. 

- Abrázalo, es una manera de contenerlo ante su agresión, él mismo se asusta de esa rabia que está sintiendo y con un abrazo se calmará (se sentirá seguro). 

- Una vez que termine el berrinche es importante que hables con él y le expliques lo que pasó y que de esa manera no conseguirá lo que quiere. 

- Si el berrinche es en casa, llévalo lejos de donde inicio el berrinche y solo obsérvalo. Si es en un lugar público, llévalo a un lugar donde puedan estar solos, como el baño o el coche, habla con él o ella y espera a que se calme. 

Para terminar, reitero la importancia de aceptar y darnos cuenta que los berrinches son una parte normal del desarrollo y crecimiento, es muy difícil lidiar con ellos, nos pueden impacientar y asustar, pero usando un método compuesto por amor, paciencia, entendimiento y empatía, ambos podrán superar esta etapa. 

¿Qué puede suceder durante el berrinche? 

A partir de los seis meses y bordeando el año, los bebés tienen a mano un recurso que aunque parezca duro, les resulta bastante efectivo para conseguir algo y atraer tu atención: el auto-golpearse. Si bien no se trata de una conducta especialmente frecuente, si un pequeño la descubre y prueba su efectividad, puede convertirse en una conducta difícil de manejar , el consejo es observar en forma metódica las conductas de los hijos y reparar de inmediato cuando aprecies cambios bruscos o actitudes extrañas, como es hacerse daño a sí mismo golpeándose la cabeza contra la muralla o la cuna, tirar de su pelo y morderse las uñas. 

Esta actitud agresiva consigo mismos no es necesariamente predictora de una enfermedad o anormalidad. “Una conducta tendiente a auto-dañarse no puede por sí sola dar pie para sospechar una patología. Es importante que observes si tiene relación con otro tipo de cosas, y que anotes la frecuencia y el contexto en que ocurren”. 

Lo más probable es que se trate de una “estrategia” para llamar tu atención y así lograr la satisfacción total de sus demandas que si obtuvo una vez una satisfacción con estas actitudes agresivas, ocupará este recurso nuevamente para captar tu atención y así se estará “germinando” las futuras rabietas o pataletas. 

Pero, ¿por qué lo hace?. Hay pequeños que se frustran mucho cuando no logran expresar lo que están sintiendo en un momento determinado, como rabia o enojo y para ser tomados en cuenta llegan a estas conductas extremas. 

“En el fondo el morderse, tirarse el pelo o golpearse la cabeza son síntomas de ansiedad, de no poder manejar su angustia o enojo” 

¿Cómo manejar la situación? 

Lo importante es que evites que estas conductas autodestructoras se transformen en un hábito, ya que evidentemente le producen daño. 

Trata de proporcionarle al niño un ambiente rodeado de respeto, estimulación, cariño y atención, estarás colaborando con su desarrollo normal, evitando de paso estos episodios de angustia y ansiedad. Si tu bebe ve que se le escucha y acoge, entonces sentirá que no es necesario llegar al extremo de auto-golpearse para captar la atención de quienes más quiere. 

¿Cómo reaccionar cuando se está autogolpeando? Lo primero, es que la madre o el padre no se angustie frente al pequeño, “porque eso le transmitirá más angustia al niño”. Una buena opción es  contenerlo de los golpes con actitudes cariñosas pero no dramáticas, como por ejemplo, darle masajes y relajarlo. “La idea es traspasarle tranquilidad y hacerlo pensar en otra cosa”. 

Se recomienda no desatender al pequeño y hacer caso omiso de su actitud agresiva, ya que “podría ser peor. El pequeño por algo se está haciendo daño y si los padres reaccionan con indiferencia podría aumentar su sensación de inseguridad y se sentirá aún más desprotegido frente a algo que está sintiendo y que no puede expresar” y si el niño no es acogido en estos momentos de crisis, incluso podría darse golpes cada vez más fuertes. 

Además, aunque los golpes contra sí mismos podrían ser la antesala de futuras “pataletas”, la reacción de los padres debe ser distinta. Con una rabieta, los mayores pueden reaccionar indiferentemente, “pero no se puede actuar así cuando el niño tiene una conducta autoagresiva, que en el fondo significa ¡mamá ven!”. 

En el entorno en que se desenvuelven los niños también puede influir en que manifiesten conductas autodestructoras, sin embargo, los padres deben estar atentos y darse cuenta que estas actitudes incluso podrían ser un llamado de atención para ellos mismos. 

“Si los pequeños están reaccionando así puede ser porque se estén defendiendo de algo o tal vez por su deseo de estabilizar a la familia, si se trata de un ambiente donde hay mucha agresividad o gritos”. 

 

Imagen de Guía Infantil.


La importancia de los avisos.

Enseñar a esperar a los niños es algo muy importante, ya que aprenden a desarrollar los mecanismos de afrontamiento necesarios para la vida cotidiana. La espera en el niño implica observación, concentración y aprendizaje, asimismo, la paciencia es una actitud sumamente importante para el ser humano y es una habilidad que se ejercita.

Los niños deben aprender a esperar gradualmente desde sus primeros años de vida, a pesar de que no es una tarea fácil, ya que al igual que nosotros, los pequeños viven en una sociedad donde todo va rápido y en la cual todo progresa exponencialmente.

Por otro lado, desde el nacimiento del bebé los padres se esfuerzan por satisfacer todas sus necesidades, en todo momento y lo más rápido posible. Pero a medida que los pequeños crecen, deben aprender que no es posible adquirir ciertas cosas de inmediato y que a veces se necesita paciencia. Antes de poner en práctica algunos consejos para enseñar a esperar a los niños, es oportuno comprender mejor cómo funcionan los mecanismos de espera y las emociones que resultan de ésta.

Durante los primeros doce meses, el bebé no puede controlar sus emociones y expresar claramente sus necesidades. Cuando llora, expresa un malestar, una necesidad no satisfecha como el hambre, el dolor o la fatiga. Al bebé, la espera le causa pánico, miedo y vulnerabilidad. Esta experiencia puede ser riesgosa si se prolonga, por lo que es importante tratar de responder oportunamente a la necesidad. Es aconsejable empezar a implementen avisos previos con amor, explicando a los bebés que es lo que va a pasar, así como mostrándole los sentimientos y emociones de sus cuidadores.

Un ejemplo: el bebé llora porque tiene hambre, pero mamá aún no está lista para amamantarlo. Ella podría describir los siguientes pasos: "TRANQUILO MI AMOR, EN CUANTO TERMINE DE LAVARME LAS MANOS, ME SIENTO Y TE DOY TU LECHE” por medio de su voz va conteniendo al bebé.

Otra opción para ayudar a tu niño en la espera es crear una canción para estos momentos o contar una historia. Felicita a tu pequeño cuando lo haga bien, para dar un reconocimiento al comportamiento deseado.

Los niños no son capaces de comprender el concepto de unos pocos minutos, pero se puede demostrar utilizando un temporizador visual.

Recuerda que tú eres el adulto que contiene, mantén la calma y evita las prisas.

 

Isaacs, D. (2003). La educación de las virtudes humanas y su evaluación (No. 370.034 Is14e Ej. 1 022524). EUNSA. Savater, F. (2001). El valor de educar. Educere, 5(13). https://www.redalyc.org/html/356/35601319/ Shapiro, L. E. (2002). La salud emocional de los niños (Vol. 16). Edaf. Snel, E. (2013). Tranquilos y atentos como una rana: la meditación para los niños con sus padres. Editorial Kairós.


Discurso de la primera generación del programa ALIADOSC

D0A3 fue elegida dentro de 86 OSC que participaron en el Programa de Gestión para Resultados de Desarrollo con duración de dos años y que fue patrocinado por Promotora Social México, Nacional Monte de Piedad, Fundación Quiera y Fundación Dibujando un Mañana.
Este programa ayuda al fortalecimiento interno de las instituciones participantes y que sus intervenciones tengan un mayor impacto en sus beneficiarios.


Te dejamos el discurso generacional de nuestra Directora General, Almudena Portilla.

Da clic aquí ↓↓

Discurso graduación de Almudena Portilla


Abuso sexual infantil

Cuando un niño vive abuso sexual, experimenta dolor, sufrimiento y desconcierto, pues no alcanza a comprender lo que le está sucediendo.

El hecho de que el agresor, en la mayoría de los casos, sea alguien cercano o incluso parte de su familia, contribuye a que guarde silencio por miedo a que no le crean, lo culpen y se cumplan las amenazas del abusador, que sabe cómo manipularlo para cumplir su voluntad, pues se estima que el 70% de ellos fueron abusados.

Te dejamos más información proporcionada por Fundación PAS

↓↓

Brochure-PAS


Guía de hitos en los primeros años

¿Qué debería ser capaz de hacer mi hijo a cierta edad? Descúbrelo con esta lista de verificación por Pathways.

La lista de verificación de hitos del desarrollo  se ordena por edad y cuatro temas: motor, sensorial, comunicación y alimentación. ¡Esto hace que sea fácil encontrar y rastrear la información más importante para el desarrollo de tu bebé!

Encuéntrala aquí ↓


Una introducción al masaje infantil.

"El tacto resulta primordial, ya que brinda nutrición emocional y psicológica; estas dos ultimas son igual de importantes que el alimento¨ Mariana Caplan.

¿Cómo aplicar Masaje +30, 10, 5?

Una sencilla intervención de 15 minutos utilizada para mejorar el desarrollo infantil. Esta técnica implica hablar suavemente con el bebé, masajearlo y mecerlo. Te dejamos algunas instrucciones para poder realizarlo.

↓↓↓

ATVVBrochure_LEGAL_Spanish_2020

Por Pathways.org


Actividades para fortalecer al bebé: Tiempo boca abajo

El tiempo boca abajo es esencial para el desarrollo del tronco, de motor y el sistema sensorial y para alcanzar las metas del desarrollo de los infantes. ¡Cada momento de tiempo boca abajo hace la diferencia!

Te dejamos algunas actividades por Pathways.org ↓

TummyTimeBrochure_Spanish_LEGAL_2020 (1)


Los berrinches infantiles: Cuando la emoción gana al autocontrol

Alrededor de los dos años de edad, los bebés pasan por un periodo en que se convierten en niños; se enfrentan a importantes cambios en su desarrollo, cada día adquieren nuevas habilidades que les permiten ser más y más autónomos, quieren dirigir y realizar más y más actividades por si solos, comienzan a descubrir cosas que pueden hacer o al menos las intentan hacer, encontrándose con MUCHAS que aún no pueden, ya sea porque su cuerpo no está listo o porque se les van presentando nuevos límites. Es aquí cuando “se desatan” los berrinches. Los padres se enfrentan a un niño completamente nuevo que se mete en problemas y pone a prueba sus habilidades encontrándose cada día con posibles peligros, por lo que deben poner nuevos límites.

Si pudiéramos entrar en la mente de estos pequeños, por supuesto que dichos límites son una inoportuna molestia porque les impide poder lograr sus cometidos, ocasionando en muchos momentos enfado y frustración; como su corteza prefrontal, área del cerebro donde se regulan las conductas, es aún muy inmadura, los niños terminan expresando su ira de forma brusca y violenta, creando así un berrinche o rabieta, ya que no saben de qué modo expresar sus emociones por 2 razones: la primera, no tienen la capacidad intelectual de canalizar sus emociones y poder expresarlas de alguna manera para poder llegar a acuerdos y soluciones al momento; y la segunda, no cuentan con el lenguaje y vocabulario que les ayudarían a expresarse verbalmente, dejando en claro cuál es su molestia.

 

Y… ¿Qué hago para lidiar con los berrinches?

Antes que otra cosa, recuerda que es una etapa por la cual todos los niños pasan y es de suma importancia que los padres estén informados de cómo les pueden ayudar a contener y expresar sus emociones, ya que se están sentando las bases para que más adelante los niños aprendan a solucionar situaciones en su vida futura, por ejemplo: aprender a autorregularse y a crear acuerdos y soluciones.

Para acompañar a tu hijo o hija en esta etapa, te invitamos a revisar las 3 etapas del berrinche. Tenerlas presente te será de gran ayuda en esta etapa.

1.- Prevención

La prevención es de suma importancia ya que es el momento en el que podemos evitar que nuestros niños lleguen al berrinche. Y, ¿cómo prevengo? los niños tienen que saber qué es lo que pasará siempre, es decir que su mundo sea predecible y que cuenten con la información de lo que pueden hacer (aquí es importante recalcar que los niños a esta edad cuentan con una memoria a corto plazo, lo cual quiere decir que es importante recordarles las cosas continuamente ya que si lo decimos solo una vez será complicado que el niño lo recuerde más tarde o al otro día).

Para prevenir:

 

  1. Identifica los estresores: qué cosas hacen que tu hijo se irrite, en qué momentos está más propenso a hacer berrinches y qué cosas suelen detonar los berrinches.
  • Cuidar horarios: normalmente cuando están cansados, su capacidad de tolerancia a la frustración es mucho menor. También puede pasar cuando tienen hambre
  • Hay niños que al estar en un ambiente nuevo les genera estrés, y esto los hace más propensos a hacer berrinches
  • Podría ser el estar en lugares ruidosos o con mucha gente. Depende de cada niño. Cada mamá/papá conoce a su hijo, y cada persona es diferente, lo que detona estrés en uno puede no hacerlo en otro.

 

  1. Avisos y consistencia: cuida que el mundo de tu hijo sea predecible.

 

  • Evitar atropellos: todo el tiempo está investigando, aunque parezca que no está haciendo “nada”, los niños están investigando, jugando, aprendiendo. Si de repente llegas a cargarlo porque ya es hora de comer, es muy probable que inicie una pataleta, y aunque tu sabes que “es hora de comer”, el pequeño estaba concentrado descubriendo quizá qué pelotas caben dentro de un bote.
  • Dar avisos concretos: apóyate de canciones, eso ayuda al niño a saber cuánto tiempo le queda para jugar
  • Siempre que avises algo, asegúrate de qué suceda: “cuando termine la canción, guardamos los juguetes”. Haz lo que digas, sino perderás credibilidad, si un día si los guardan, pero otro día se pasa el disco entero, tu hija no sabrá cuándo realmente toca guardar los juguetes y cuándo tiene más tiempo para jugar

 

2.- Durante el berrinche

Si nuestro pequeño aun con la prevención, porque claro que puede pasar aun previniendo, llega al berrinche es importante recordar cómo nos sentimos nosotros cuando nos enojamos y tener en cuenta que ellos pasan por algo similar y aún peor porque no lo pueden explicar verbalmente, como lo habíamos mencionado anteriormente. Quien lleva la batuta es EL ADULTO, le toca contener y modelar, así que el adulto debe guardar la calma y hacerle sentir al niño que estará bien y que está ahí para él. Te toca primero RESPIRAR. Una vez que te sientes tranquilo (o al menos que estás bajo control), busca ser empático con tu niño. Para él tampoco es fácil pasar por esto, es algo que no puede evitar por sí solo, algo que lo rebasa totalmente. A través de tu respiración, quizá con un abrazo, con tu presencia, acompaña a tu hijo o hija a tranquilizarse, que su mente y cuerpo se calmen.

En este momento es importante que le hagas saber que estás ahí para él/ella, que no te irás y contener amorosamente. No le dejes solo llorando en el cuarto, no te alejes de él o ella.

Ten presente que es importante que el niño no logre lo que quiere con el llanto, es decir, si mi hijo llega al berrinche no voy a ayudarlo a cumplir su objetivo, solo lo contengo sin explicar nada en ese momento, ya que este es el punto culminante del enojo y no escuchará lo que le digas.

Si te lo permite, abrázalo, sino puedes estar cerca, respira y espera a que pase la rabieta. Pregúntate ¿qué detonó el berrinche? ¿Hay algo que pueda estarle generando estrés (una situación nueva, exceso de estímulos, cansancio, hambre…)? Busca conectar con tu niño y hazle saber que entiendes su emoción (frustración, enojo, ira, desesperación…). Intenta hacerlo desde el punto de vista de tu pequeño.

 

3.- Cierre

Una vez que nuestro pequeño está más tranquilo, se encuentra en condiciones para poder explicarle la situación y hacerle comprender lo que pasó. Me acerco a él y retomamos qué fue lo que sucedió, qué lo hizo enojar, sin etiquetar y sin referirnos a él como niño berrinchudo u otro calificativo en relación a lo que sucedió, siempre se describe al acto, es decir; lo que hiciste no estuvo bien, o quizá “te dio mucho coraje que apagara la tele, ¿recuerdas que te dije que cuando se pusieran los anuncios le diríamos adiós y la apagaríamos? Puedo darte un abrazo si quieres”.

Cuando como adulto identifico que cometí un atropello, cuando no avisé, también vale la pena mencionarlo y disculparnos: “te sentiste muy enojado porque te cargué para cambiarte el pañal, y no te avisé. Perdón, tenía prisa y olvidé cantar”, recuerda que tú eres su modelo y reconocer nuestros errores también es fundamental, somos seres humanos y nadie es perfecto, lo importante es reparar. Cerramos con una contención afectuosa y cariñosa, recordando que siempre estaremos para él sin importar lo que pase, y recordándole cuánto lo amamos.

Esta etapa no tiene por qué ser terrible, observa a tu hijo, obsérvate a ti mismo y ayuda a tu hijo a comprender el mundo, siempre haciéndolo con amor.

 

Delgado, J (2017, oct 24). Los berrinches: El primer paso para el desarrollo de la inteligencia emocional. Recuperado de https://www.etapainfantil.com/berrinches-primer-paso-desarrollo-inteligencia-emocional

Imagen: Entre Sneakers y tacones

 


La importancia de los límites el primer año de vida

¿Qué son los limites?

Los límites en la infancia hacen referencia al rol formativo como padres, marcar pautas a nuestros hijos, en una sociedad donde existen normas, y debe existir el concepto de respeto, es una forma de orientar al niño.

¿Por qué son importantes los límites?

Los límites y reglas ayudan a establecer un orden para que todos funcionemos mejor, regulando la vida cotidiana. Los límites son la otra cara del amor, nos protegen y nos permiten establecer relaciones sanas con otras personas y seres, nos hacen sentir seguros.

Los límites que ponen los padres son como una moldura imaginaria que sirve para contener un espacio donde los niños pueden crecer y crear desarrollando su autonomía y habilidades sociales, siempre haciéndolo sin salirse de la frontera que los protege a ellos y aquellos con quienes conviven.

 

¿Cuándo empezar aplicar la disciplina y límites a los niños?

 

Los límites se comienzan a establecer desde el momento en el que el bebé llega al mundo: al jugar y platicar durante el día y atender las necesidades básicas por la noche sin platicar ni jugar, el bebé aprende que el día es para jugar, explorar, cantar… y la noche es para dormir y descansar.

Conforme el niño crece, se van estableciendo nuevos límites para cuidar de su seguridad e integridad, por ejemplo: “siempre ir acompañado de un adulto al acercarse a las escaleras”, o “los contactos no se tocan”, etc.

Los límites se suelen ir estableciendo en situaciones que comprometan la seguridad y salud de los niños pequeños, así la disciplina y los límites entran en escena desde el primer año de vida del niño.

Al establecer un límite es importante hacerlo con firmeza y cariño, el tono de voz y lenguaje corporal deben ser congruentes con el mensaje que se trasmite. No tengas miedo a decir NO, estás cuidando de tu pequeño y con los límites le das seguridad.

Cada NO que se dice al niño debe ir acompañado de una cara seria y firme, sin gritar, y por supuesto sin reírnos. Muchas veces las ideas de los pequeños nos causan risas, sin embargo, si decimos “no” riéndonos el niño lo interpretará como un juego. Cuando ve que, ante la misma cosa o situación, los adultos responden siempre de la misma manera, con un “no” y cara seria el niño aprenderá a no hacer lo indicado y aguantarse las ganas.

Es muy importante que los padres sean consistentes a la hora de aplicar límites a los hijos. Si el niño no debe subirse en la silla, el “NO SUBA” debe ser aplicado por toda la familia, si por el contrario, un día se le permite y otro no. El niño no sabrá cuál es la regla y, si tiene ganas de subir, lo seguirá intentando.

También es muy importante explicarles a nuestros niños la consecuencia del acto, (las consecuencias ayudan a que el niño se autorregule, pues aprende qué pasa si traspasa el límite), cuando un niño entiende el motivo de una regla como una forma de prevenir situaciones peligrosas para sí mismo y para otros, se sentirá más animado a obedecerla. De este modo lo mejor cuando se aplica un límite, es explicar al niño por qué tiene que obedecer, entendiendo la razón en pocas palabras. Por ejemplo: “NO muerdas a las personas eso duele”.

También pueden sugerir alternativas, por ejemplo: “no debes pintar en la pared, te doy un cuaderno aquí puedes pintar todo lo que quieras”. Siempre que apliques un límite intenta ofrecer una alternativa recuerda que tu pequeño investigador necesita espacios donde SI puede hacer las cosas.

 

Aquí te ofrecemos algunos consejos para poner normas y límites a nuestros pequeñitos

HÁBITOS Y RUTINAS:

Aprender hábitos y rutinas es necesario, porque permiten a los pequeños tener cierto control sobre las situaciones y anticipar qué pasará después de una determinada situación. Proporcionan estabilidad, seguridad y equilibrio emocional. De modo que establecer y fijar rutinas diarias nos evitará tener que recordar muchos límites e instaurar un sistema de normas.

EXPLICA CON CLARIDAD:

No des largas explicaciones, explícale a tu hija o hijo el porqué de una determinada norma o límite con un lenguaje sencillo y de manera concreta, si es necesario ayúdate de cuentos, imágenes o juegos, etc.

SÉ COHERENTE Y CONSISTENTE

No cambies las normas de un día para otro en función de tu estado de ánimo o sin motivo. Si un día no le permites hacer una cosa, no le permitas al día siguiente porque el cansancio te puede, tienes visitas o por cualquier otra circunstancia. Los límites establecidos se deben respetar siempre.

SÉ FLEXIBLE; EVITA LA RIGIDEZ Y EL AUTORITARISMO

Aunque no debes variar de un día para otro, habrá ocasiones en las que podemos flexibilizar nuestro sistema de normas, por ejemplo: Si en esta casa solo se comen dulces los fines de semana, pero un jueves están pasando la tarde con amigos y los otros niños están comiendo dulces, puedes ser flexible y avisarle a tu hijo “hoy es un día diferente y estamos de fiesta, si puedes comer 1 dulce”.

NO BUSQUES LA PERFECCIÓN, TOLERA LOS ERRORES

De los errores se aprende, por lo que es importante que seamos capaces de tolerar los errores de nuestros hijos, pero también los nuestros propios.

ELOGIA Y RECONOCE

Para que los niños sepan cuándo han hecho algo mal y cuándo han hecho algo bien debemos decírselo. Si está traspasando un límite, acércate a tu hija o hijo, ayúdale a detener el comportamiento y, cuando esté tranquila habla con ella.

Cuando tu hija o hijo está haciendo algo bien, espera un momento de “pausa” (cuando no interrumpas su juego y exploración) y hazle saber que también en esos momentos le ves “estás muy concentrada construyendo esa torre, ¡ya lograste poner muchos bloques! Veo que disfrutas de ese juego”

OFRÉCELE UN ENTORNO SEGURO DONDE PODER DESPLAZARSE Y MOVERSE CON LIBERTAD

Con apenas un año tu bebé está empezando a explorar el mundo que lo rodea; se caerá, se golpeará y se levantará de nuevo, sus nuevas capacidades psicomotrices le abrirán todo un universo de posibilidades y mil cosas por descubrir. No limites su exploración, permite que se mueva en casa con libertad manteniendo un entorno seguro. Elimina de su alcance cualquier objeto punzante o elementos tóxicos que pudiera tocar o ingerir, esto evitará no solo muchos accidentes si no también muchos “NOs” innecesarios que podrían limitar su potencial de exploración.

APRENDE A UTILIZAR EL “NO”

Usa el “no” firme rotundo y sin gritar cuando se acerque a algún elemento con el que podría dañarse. En otros momentos intenta establecer los límites evitando el uso de la palabra “no”, por ejemplo “¡alto mano! Los adornos solo los podemos ver”, o “ese vaso es de mamá, el tuyo es el de plástico”.

Ten siempre en mente, los límites se establecen con AMOR y FIRMEZA, sin gritos, sin ningún tipo de violencia. A los padres nos toca controlar nuestras emociones, siempre hay que mantener la calma, lo mejor es respirar y contar hasta 10, 30 o 100 si es necesario. Sé empático con tu hijo o hija, piensa qué estará haciéndolo actuar de esa manera, ayúdale a tranquilizarse y después intentar hablar con él o ella.

Para educar de manera eficaz, debemos marcar las reglas en casa que cuiden de los pequeños y de toda la familia, si un día te encuentras con una regla a la que no le encuentras motivo, pregúntate si es una regla que realmente es necesaria.

 

Torrés, S. (2019) CONSEJOS EFICACES PARA PONER NORMAS Y LIMITES A LOS NIÑOS DE UN AÑO. https://www.serpadres.es/1-2-anos/educacion-estimulacion/articulo/la-importancia-de-limites-para-los-ninos-881479297464

 

 


La autorregulación: un horizonte de posibilidades

Actualmente a través de los avances en el campo de las neurociencias es posible tener una mejor comprensión de diferentes procesos que tienen gran relevancia en la vida personal y académica de una persona. La autorregulación se constituye en uno de los procesos, sobre la base de muchas investigaciones, más relevante de estos tiempos por las significativas implicancias en diferentes dominios de la persona y contextos, especialmente en el ámbito educativo y, sobre todo, por la existencia de una relación directa con la salud física y mental. (Campos 2013)

Aprende más aquí. ⇓

La autorregulación


Cerebro Dividido: Qué ocurre si la razón y la pasión se mezclan en una cita.

El corto nos muestra cómo cuando la razón domina la situación, nuestra actitud suele ser muy comedida y miedosa porque estamos más pendientes de lo que la otra persona pueda estar pensando que de lo que nosotros estamos sintiendo. Y ese miedo lo que hace es bloquear y parar nuestras emociones por si la otra persona pudiera llevarse una imagen que no le convenza. Perdemos espontaneidad y frescura, pudiendo dar una imagen de demasiado rígidos, esto puede venirnos bien cuando estamos conociendo a la otra persona y no sabemos bien sus gustos.

Explicación del video.

Cuando nuestros niveles de energía son bajos y la tensión alta, podemos encontrar que nuestro cerebro emocional impulsivo gana porque nuestro "cerebro azul" se ha quedado dormido. O cuando nos sentimos abrumados por emociones positivas como la alegría y la euforia, podemos ser vulnerables a tomar decisiones menos que racionales. La relación armoniosa entre el cerebro rojo y el azul como si estuviera enfocado y alerta de manera óptima, capaz de responder a las circunstancias de manera apropiada. Mostró la conexión entre cerebros y cómo un cerebro desregulado afecta al otro. Puede ser difícil 'sincronizar' nuestros cerebros entre sí y siempre hay factores internos y externos que interrumpen esa armonía El corto muestra que cuando las dos partes encuentran el equilibrio y trabajan de forma pacífica (sin pisarse la una a la otra), las cosas suelen salir como querías.

https://youtu.be/Lc7Y-pt-2HA

 

 


Self-Reg: Un nuevo paradigma para la autorregulación del estrés.

Self-Reg marca una diferencia al lidiar con problemas como comportamiento explosivo, agresión, desafío, rabietas, llanto persistente, ataques de arrebato y discusiones constantes. Para abordar estos problemas, necesitamos aprender sobre la distinción crucial que Self-Reg establece entre el cerebro azul, el cerebro rojo y el cerebro café.

Esta forma de pensar se remonta a la hipótesis del cerebro trino de Paul MacLean de que tres cerebros diferentes evolucionaron en diferentes épocas para satisfacer las necesidades de tipos de especies radicalmente diferentes.

Aquí te dejamos más información. ⇓

Self-reg y el cerebro triuno


Ciencia de la Negligencia

Las comunidades prósperas dependen del desarrollo exitoso de la gente que vive en ellas y construir los cimientos del desarrollo exitoso en la infancia requiere de relaciones receptivas entre niños y adultos y de entornos de apoyo. Poco después del nacimiento, las típicas interacciones de “servir y devolver” que ocurren entre los niños pequeños y los adultos que los cuidan afectan la formación de las conexiones neurales y el circuito del cerebro en desarrollo. En los siguientes meses, en la medida en que los bebés buscan una mayor participación mediante balbuceos, lloriqueos y expresiones faciales – y los adultos “devuelven el servicio” respondiendo con vocalización y expresividad similares– estos intercambios recíprocos y dinámicos literalmente moldean la arquitectura del cerebro en desarrollo. En contraste, si las respuestas de los adultos no son confiables, o son inapropiadas o simplemente no se producen, los circuitos del cerebro en desarrollo pueden verse perturbados y se perjudican el aprendizaje, el comportamiento y la salud subsecuentes.

Para saber más, da clic en el siguiente enlace.  03_LA-CIENCIA-DE-LA-NEGLIGENCIA (1)


La ciencia del Desarrollo Infantil Temprano

La ciencia del desarrollo cerebral temprano permite tomar decisiones informadas de inversión en la infancia temprana. Estos conceptos básicos, establecidos a lo largo de décadas de neurociencia e investigación conductual, ayudan a ilustrar por qué el desarrollo infantil —particularmente desde el nacimiento hasta los cinco años — es el cimiento de una sociedad próspera y sostenible.

01_LA-CIENCIA-DEL-DESARROLLO-INFANTIL-TEMPRANO2


Cómo apoyar a los niños (y recibir apoyo usted mismo) durante el brote de COVID-19

El brote de coronavirus ha cambiado muchos aspectos de nuestra vida cotidiana. Pero incluso durante este tiempo incierto, nuestros niños todavía están aprendiendo, creciendo y desarrollándose.

Todos podemos apoyar el desarrollo sano de un niño (¡e incluso esto puede ayudar a aliviar su estrés!). Unos pocos minutos y algunas actividades simples y gratuitas pueden marcar la diferencia.

Aquí te dejamos más información. ↓ Por: Center on the Developing Child, Harvard University.

COVID 19


La función ejecutiva: Habilidades para la vida y el aprendizaje.

La investigación sobre el cerebro en desarrollo demuestra que las experiencias en la infancia temprana construyen los cimientos de una fuerza de trabajo calificada, de una comunidad responsable y de una economía dinámica. La evidencia reciente ha identificado un conjunto de habilidades que son esenciales para el éxito escolar, para la preparación y adaptabilidad de nuestra fuerza de trabajo, y para evitar una amplia gama de problemas de salud pública entre la población.

Para saber más da clic aquí. ↓

La función ejecutiva.