El Juego

Cuando los niños juegan con mamá o papá están aprendiendo… que los amas, que son importantes y que es divertido estar con ellos. Además experimentan, descubren y conocen su mundo.

Cuando el aprendizaje se da dentro de una relación de amor, el niño se convierte en alguien deseoso de aprender de por vida.

Infancia y juego; binomio imposible de separar. El juego es el conductor del aprendizaje y el desarrollo infantil. Es un factor de equilibrio emocional que favorece la toma de conciencia de la existencia propia. Permite experimentar sensaciones y movimientos, explorar, comunicarse con el mundo y entenderlo.
Existe una relación estrecha entre juego y rendimiento en los dominios cognitivos, lingüístico y social-afectivo en los niños de 0 a 6 años, ya que permite ampliar las zonas potenciales de aprendizaje. Mediante el juego los niños asimilan los conocimientos, los acomodan, los organizan a través de errores de construcción que les permiten adaptarlos a su realidad y estructurar nuevos.

En suma, el juego es el andamio natural entre todas las áreas del desarrollo, el puente a la construcción personal y social.

MAMÁ ES LA BASE

Mamá es la persona ideal para invitar a su bebé a jugar, lo único que necesita es querer divertirse y usar su propio cuerpo. Desde las primeras semanas de vida, mamá puede hacer gestos y observar la respuesta de su hijo, jugar con sus manos, esconderse detrás de sus manos, hacer cosquillas con el cabello… estos juegos tan sencillos fortalecen el lazo afectivo, se conocen, los dos liberan hormonas que los relajan y enamoran, en fin, los recursos son muchos y los beneficios ¡invaluables!


Inteligencias múltiples en niños.

"Los niños son como mariposas en el viento. Algunos pueden volar más alto que otros pero cada uno vuela de la mejor forma que puede. Cada uno es hermoso y único".

Han escuchado aquella frase de "Todos los niños son diferentes" ¡Tan cierta! cada niño se desarrolla a su propio ritmo y de una forma muy diferente. Hay niños que son muy platicadores y observadores, pero prefieren estar sin moverse o viceversa, hay niños que son de mucho movimiento pero que no les agrada mucho hablar. Las diferencias y ritmos que se dan con cada niño están relacionadas con la teoría del psicólogo y profesor norteamericano Howard Gardner el cual asegura que existe más de una manera para aprender; las inteligencias múltiples.

Esta teoría describe que no existe un solo tipo de inteligencia, sino una variedad de ellas, que cada persona desarrolla en mayor o menor medida y que determinan nuestro potencial. Veamos cuáles son los tipos de inteligencia que describió Gardner en su teoría.

  1. Inteligencia lógico-matemática: es la capacidad de trabajar con números, patrones lógicos y relaciones entre ellos. Los niños que la desarrollan tienen facilidad en la resolución de problemas y de cálculos matemático.
  2. Inteligencia lingüística: es la capacidad para emplear de manera adecuada las palabras, a través de la síntexis, fonética y semántica. Se pone de manifiesto en los niños por su facilidad para escribir, leer y contar cuentos.
  3. Inteligencia visual y espacial: es la forma de apreciar la imagen visual y espacial y de representar las ideas, figuras y espacios. Los niños que la desarrollan tienen facilidad para resolver rompecabezas, dibujar o construir figuras
  4. Inteligencia cinético-corporal: capacidad para usar el propio cuerpo como forma de expresión de ideas y emociones. Los niños que la desarrollan destacan en el baile, deporte y trabajos manuales.
  5. Inteligencia social: es la capacidad de percibir e interpretar las reacciones emocionales de los demás, llegando a ser buenos comunicadores y líderes. Los niños que la poseen disfrutan con el trabajo en equipo y relacionándose con los demás.
  6. Inteligencia intrapersonal: es la habilidad de conocerse a uno mismo, tener una imagen acertada y un equilibrio personal y emocional. Los niños con gran inteligencia intrapersonal son reflexivos.
  7. Inteligencia musical: a través de ella somos capaces de percibir, distinguir e interpretar los sonidos en cuanto a ritmo, timbre y tono. Incluye habilidades como el canto, el uso de instrumentos musicales.
  8. Inteligencia naturalista: representa la facilidad de comunicación con la naturaleza, su observación y la reflexión sobre nuestro entorno. El niño que piensa a través de la naturaleza.

Gardner hace referencia a que estas inteligencias no deberían estar aisladas unas de las otras, sino que se interrelacionen entre sí, para que se puedan potencializar, por ejemplo, la inteligencia social e intrapersonal son fundamentales cuando se quiere fomentar la inteligencia emocional.

Como papás debemos ser capaces de reconocer estos tipos de inteligencia e intentar ayudar a nuestros hijos en su desarrollo. Conocer las áreas fuertes y sus áreas menos dominantes de nuestros hijos, puede hacer que desarrollen más inteligencias y que refuercen otras.


¿Usar o no el chupón?

 

Un chupón se puede clasificar como un objeto transicional y de consuelo emocional para los niños, que tiene tanto beneficios como riesgos asociados a su uso. Esté se utiliza cuando el bebé llora y los padres desean calmarlo, para que concilie el sueño, reduce el estrés y el dolor. Su utilización es motivo de controversia, se recomienda o desaconseja su uso basándose en experiencias personales y no siempre en pruebas científicas.

Recomendaciones generales y lo que debes saber acerca del uso del chupón:

  1. Se debe evitar el chupón en los primeros días de vida
  2. Mantener limpios y en buen estado los chupones y biberones es muy importante, para evitar infecciones en el bebé y los materiales del chupón no se deterioren y duren más tiempo
  1. No se recomienda su uso si la lactancia materna está bien establecida
  2. Se considera un método de analgesia no farmacológica durante procedimientos dolorosos, si no es posible que el bebé tome el pecho materno
  1. Limitar su uso hasta los 12 meses de edad para evitar efectos adversos.
  2. Es importante cambiar el chupón cada mes y medio o dos meses. Inspeccionar el estado de los materiales antes de cada uso, sobre todo cuando el niño ya tiene dientes.
  3. No es aconsejable impregnar el chupón en sustancias dulces, ya que puede provocar que el niño desarrolle caries dentales y fomentar el gusto por los sabores dulces.
  4. El uso de chupón evita que el niño tenga la costumbre de chuparse el dedo, ya que el chupón se puede quitar fácilmente y la costumbre de chuparse el dedo puede durar más tiempo.
  5. Ayuda a nivelar la presión de los oídos del bebé cuando se va a viajar en avión o carretera.
  1. Disminuye el riesgo de muerte de cuna, el cual ocurre usualmente entre el primer y cuarto mes de vida. Esto puede ser, porque favorece los microdespertares, al modificar el control autonómico durante el sueño y mantener permeable la vía aérea, aunque esto no está plenamente comprobado.
  2. Sirve como apoyo a los niños cuando mamá está ocupada y no puede atenderlos en ese momento.
  3. Algunos estudios han demostrado su efecto de analgesia con estímulo de la succión no nutritiva en recién nacidos prematuros.

Las desventajas del uso del chupón:

  1. Se puede dar el caso de que sea un obstáculo para la lactancia, ya que, si el bebé no sabe succionar de manera correcta, con el chupón sólo aprenderá a aspirar sin hacer ningún movimiento con los músculos de la boca. Por eso es recomendable que si se va a hacer uso del chupón sea un mes después del nacimiento para que no interfiera con la lactancia.
  2. Cuando el niño usa por mucho tiempo el chupón puede causar problemas dentales, como tener la “mordida chueca” o separación de los dientes.
  3. El uso del chupón también está asociado a riesgo de otitis media y de accidentes con restos de material del propio chupón.
  1. Si se usa como consuelo todo el tiempo, puede tener un efecto secundario y crear una dependencia emocional. A veces se les da el chupón para que dejen de llorar, pero no nos fijamos en otras necesidades como hambre, falta de atención, incomodidad o arrullo.
  2. Retrasa el proceso de lenguaje, ya que si se usa todo el tiempo el niño no aprenderá a hablar cuando necesita algo, sino que sólo lo señalará por estar usando el chupón.

A continuación, te presentamos unos consejos para poder quitar el chupón:

  1. Prepara al niño poco a poco, ya que cuando se quita el chupón suelen surgir emociones como enojo, frustración y rabia. Lo mejor es comenzar preguntándole si ya es niño grande, ya que a los niños disfrutan de hacer cosas por sí mismos sin que mamá o papá les ayude.
  2. Hacer un calendario con una cruz que indique la fecha en la que se va a dejar el chupón y comenzar a contar los días para decir “adiós chupón” con mucha emoción porque ya somos niños grandes.
  1. La caja de regalo, consiste en poner todos los chupones en una caja con moño y decirle al niño que sus chupones se van a regalar a bebés que lo necesitan.
  2. El ratón Pepe, es el primo del ratón Pérez, pero a él no le gusta coleccionar dientes, sino que colecciona chupones, así que cuando los niños cumplen cierta edad viene por ellos y a cambio les deja una sorpresa.
  3. El olvido, es práctico decir al niño que su chupón se olvidó en algún lugar pero que es pues van a ir por él porque ahorita no se puede; cada que el niño pregunte por el chupón siga con el cuento hasta que no se acuerde más de él. Para que este truco funcione se necesita tener sólo un chupón, ya que si se tienen más pedirá otro que se tenga en casa.
  4. Existen muchos cuentos y videos que se pueden utilizar con los niños para que de una manera más didáctica y visual aprendan que deben dejar el chupón.

En un estudio llamado "Uso de chupones versus ningún uso de chupones en lactantes nacidos a término que son amamantados para aumentar la duración de la lactancia materna" cuyos resultados fueron los siguientes: El uso de chupones en recién nacidos saludables, desde el nacimiento o después del establecimiento de la lactancia no afectó de ninguna manera la duración de la lactancia materna, sin embargo, no existen estudios que analicen las dificultades que enfrentan las mamás con el uso de chupones a corto, mediano y largo plazo.

Otro estudio dirigido a encontrar información y evidencia acerca de los efectos que tiene el uso de chupones normales y de ortodoncia concluyó que aún existe carencia de información acerca de los efectos del chupón, sólo existe evidencia moderada de que causen los trastornos dentales, por lo que su uso relacionado a beneficios o inconvenientes sigue siendo controversial.

¿Es seguro que mi bebé duerma con chupón en la boca?

Sí, es seguro, incluso es una manera de prevenir el síndrome de muerte súbita del lactante (no aplica para el biberón). Es importante que sepa que, si se le cae después de que se duerme, no tiene que volver a ponérselo en la boca.

BIBLIOGRAFIA

CuidatePlus. Consejos Para El Cuidado De Chupetes Y Biberones. Cuidateplus. 2020 citado 2/Abril/2020. En línea en: https:// cuidateplus.marca.com/familia/bebe/2015/12/26/consejos-cuidado-chupetes-biberones-105530.html

 


¿Qué hacer si mi hijo no quiere comer?

Cuando los niños no quieren comer, pueden existir distintas causas, tales como físicas, emocionales y psicológicas. Una pena, un estado ansioso o un cambio concreto en la vida del niño puede provocar que no quiera comer, si esto es temporal, hay que dejar que la situación se normalice por sí sola, si con el paso del tiempo podemos observar que está afectando su bienestar es necesario consultar con el pediatra.

Aquí dejamos algunas causas especificas que puede estar causando que tu bebé no quiera comer;

La atención

Muchas veces los adultos ponemos más atención al niño cuando presenta una conducta problema: si el niño escupe la comida, y su hermano mayor se ríe, su mama lo reta y se refuerza la atención hacia él. Lo mismo cuando los niños comen poco y comienzas las negociaciones durante horas o disfrazar las comidas para lograr el objetivo. “No hay que caer en el juego. Si no quiere comer, que no coma, ya lo hará después”, sugiere la especialista. Lo más probable es que después de 4 horas tenga hambre y esa actitud se transforme en un medio para generar apetito.

El modelo

Gran parte del aprendizaje del niño se da por imitación. El niño observa qué hacen sus padres y hermanos y luego repite la conducta. ”Si mamá no se sienta nunca en la mesa y hace otras cosas a la hora de comer, los niño van a levantarse a jugar antes de terminar”

El ambiente

No caer en la tentación de ponerlos frente al televisor o prestarles muchos juguetes para lograr que se alimenten. El ambiente debe ser lo mas limpio posible de estímulos y la hora de comida no puede significar hora de juegos, desde los seis meses en adelante el niño se le debe dar señales: servilleta, cubiertos, vaso, plato y así fácilmente va a relacionar esos objetos con la comida.

Para establecer un buen hábito de alimentación, te hacemos algunas recomendaciones:

  • Los niños siempre deben comer a la misma hora
  • Los niños siempre deben comer en el mismo lugar(cocina, comedor)
  • Que en el lugar donde el niño coma estén los objetos necesarios, servilletas o babero, plato, cubiertos, cubiertos.
  • Que el niño coma únicamente, sin estar realizando actividades como jugar o estar viendo la TV y celular.
  • No obligues al niño a comer, si quieres que tu hijo disfrute la comida, no le presiones, sentirán curiosidad por probar nuevos alimentos cuando disfruten comiendo.

Presionarlos para que coman productos que no quieren, no sirve de nada.

  • Niños pequeñitos , ofrecerle alimentos que pueda comer con las manos y que el niño sea capaz de comer por si solo y mostrar interés por los alimentos.
  • Paciencia, mucha paciencia. A lo largo del proceso de aprendizaje, el niño se manchará, tirará la comida, lo ensuciará todo, se enfadará y esto unas veces lo hará para llamar la atención y, otras, simplemente, por falta de coordinación.
  • Aquí, lo más efectivo es evitar ponerse nervioso y tener mucha comprensión, evita gritarle. Para hacer esto lo más llevadero posible, puedes usar un babero para que no se manchen la ropa. Además, es muy importante que elogies sus éxitos, hazle saber a tu hijo lo rápido que aprende y lo bien que come él solito.

Recuerda que cada uno tiene su tiempo, y respetar el tiempo del niño ayudará a construir una mejor relación y brindará las herramientas para que le puedas ofrecer una alimentación más sana.

 

https://www.clinicalascondes.cl/CENTROS-Y-ESPECIALIDADES/Especialidades/Pediatria/Noticias/Te-Puede-Interesar/No-quiere-comer#:~:text=Que%20un%20ni%C3%B1o%20no%20quiera,se%20normalice%20por%20s%C3%AD%20sola.


Saltarines infantiles ¿Perjudican el desarrollo de mi bebé?

Muchas mamás se preguntan ¿Cuál será el mejor andador o saltarín infantil para mi bebé? y la respuesta contundente es NINGUNO.

Estos aparatos no benefician en nada a los niños y en cambio tienen muchos riesgos.

Antes de los 7 meses ningún bebé debe de estar en pose vertical ya que su estructura anatómica y la mielina todavía no esta en su último recorrido que son las piernas y pies.

Si ponemos a un bebé de 7 meses en un saltarín vamos a generar una sobrecarga sobre la cadera y el tronco, lo cual no es normal ni bueno para la salud ni para el desarrollo de nuestro bebé.

Riesgos en el desarrollo

A pesar que los saltarines se ven muy divertidos para los niños no benefician en ningún sentido. “Los saltarines  estimulan un movimiento que es dañino a las habilidades motrices que tu bebé necesita desarrollar”[1]

Los saltarines promueven movimientos que pueden ser peligrosos para el desarrollo de los niños, en su desarrollo motor.

Al estar el niño en un saltarín sin haber tenido un desarrollo completo, es decir que por si solo no se pone

de pie y que todavía no camina; el cuerpo del niño es sostenido por el aparato y sus piernas rebotan y el bebé no tiene control sobre este movimiento. Además este rebote es de puntas y cuando los niños empiezan a caminar tienen una mala postura en la marcha ya que caminan en puntas, teniendo un desarrollo anormal (debido a los saltos repetitivos hecho en el saltarín.) y retrasan su capacidad de caminar.

Además el tronco también se ve afectado ya que su postura se ve afectada ya que está inmadura y en vez de tener una postura derecha se va hacia adelante.

Seguridad

Los saltarines no son nada seguros para el niño, la mayoría de los niños tienen lesiones en la cabeza, debido a que tienen fallas mecánicas. Los saltarines que se montan en los marcos de la puerta se consideran los más peligrosos, no solo porque se suelten del marco de la puerta si no por que también los niños se pueden pegar con la misma puerta u objetos cercanos. Por otro lado si el bebé no se encuentra bien asegurado al asiento del saltarín corre el riesgo de caerse y de golpearse.

Los niños necesitan estar en el suelo, ellos necesitan moverse, rodarse, sentarse, gatear, necesita desplazarse libremente, experimentar, explorar, desarrollar su sentido propioceptivo es decir “la conciencia de lo propio: la conciencia de la propia postura corporal con respecto al medio que lo rodea” [2]

Todos los niños necesitan moverse libremente, resolver problemas, sortear obstáculos, desarrollar los 7 sentidos para poder abrir esos canales sensoriales y que por medio de ellos entre la información que les permitirá aprender.

Entonces ¿Cuál es la recomendación principal? ¡¡¡Jugar con los bebés!!! Tirémonos al piso, jugar con cubos, caminar, gatear, explorar todo lo que puedan: texturas, lugares, colores, sonidos, etc.

Recordemos que no todo es tener juguetes, el jugar con nuestros hijos, la creatividad y el disfrute de los padres al estar con ellos es el mejor estímulo para lograr un buen desarrollo en nuestros bebés y tener niños felices.

[1] Rady Children´s Hospital en San Diego.

[2] Revista Super madre.  Varinia Signorelli

Desconocemos el autor de la imagen.


Permite que toque... ¡casi todo!

Este punto suele ser sensible para los padres de familia, debido a que muchas veces permitir que toquen significa que se ensucien. Sin embargo, una dosis diaria de estímulos con diferentes olores, texturas, sabores, peso, movimiento, son extraordinarios para favorecer el desarrollo del niño y su relación con el mundo que le rodea.

El área sensorial cognoscitiva, como su nombre lo dice, es la encargada de conocer a través de los sentidos. A través de los 5 sentidos y el sentido vestibular y el propioceptivo es como percibimos el mundo que nos rodea y a su vez creamos hipótesis sobre cómo funciona este. Por lo que es muy importante permitir que los pequeños toquen e incluso se lleven a la boca (siempre y cuando sean seguros y limpios)  casi todos los objetos. Si nuestro pequeño no tuviera acceso a estos estímulos lo más probable es que desarrolle cierta sensibilidad que en el futuro provocará que le cueste trabajo probar alimentos nuevos, ensuciarse cuando sea necesario, coordinar algunos movimientos, identificar sonidos, etc.

Para esto, no se necesitamos llenar a nuestro pequeño de juguetes costosos con texturas y sonidos prefabricados, con lo que hay en nuestro entorno es más que suficiente.

¿Qué podemos hacer para ofrecerle escenarios para tocar de forma segura?

  • Desde que se pueda sentar ofrecerle un cesto con objetos de la vida cotidiana, por ejemplo, peines, estambres, listones, botes con tapa, maracas, tubos de cabello, cucharas de madera, etc.  Con forme vaya pasando el tiempo puedes aumentar o quitar objetos con la finalidad de mantener la atención y motivación del niño. El punto es que sean objetos de la vida diaria y de preferencia que provengan de la naturaleza o estén hechos con fibras naturales.

  • Cuando estemos en el supermercado y compremos la fruta o verdura, pile al pequeño que te ayude metiendo los objetos en la bolsa y antes de hacerlo pídele que huela y sienta el objeto. Después puedes preguntar y hacer un juego de comparaciones, ¿Cuál es más suave el durazno o el aguacate? ¿Cuál huele más fuerte la guayaba o la zanahoria?, ¿Cuál de estos es rojo, el jitomate o la cebolla?...

  • De camino a casa, en el parque o en el jardín de la abuela permite que toque alguna planta o flor que encuentren. Si el bebé es muy pequeño, toma el pétalo de una flor y después de avisarle que le tocarás el brazo con algo nuevo, lo pasarás con suavidad y le dirás que es lo que está tocando. Si puedes, pásalo por tu cara y describe cómo se siente el pétalo al contacto de tu piel.

  • De vez en cuando, permite que tu pequeño te ayude a cocinar recetas sencillas como ensaladas, sándwiches, tostadas, etc. Incluso podrían cocinar un pastel, permite que te ayude al agregar todos los ingredientes en la batidora.

  • Después de comer ofrécele una fruta o verdura completa. Con todo y cascara. Permítele que toque, huela y si lo desea que se la lleve a la boca. OJO con las semillas y cáscaras es importante que si decides hacerlo estés frente al pequeño observando y regulando que partes de la fruta se lleva a la boca.

  • Cuando se sientan abiertos y atrevidos, sobre un plástico o sábana en el piso pongan un bote con pasta echa, arena, avena, amaranto o harina y permitan que juegue libremente sintiendo la textura. Cuando sea más grande puedes poner dos botes con texturas contrastantes.

  • Pasa una brocha suave y una un poco más áspera por el cuerpo del bebé para que diferencie las texturas. Recuerda que es importante avisarle que será tocado por algo diferente y observar su mirada para identificar si está aceptando la textura o no.

  • Cambia de vez en cuando sus juguetes de lugar, evita que estén siempre colocados en el mismo sitio dentro del mueble de los juguetes o en su cuarto. De esta forma encontrará novedad y se motivará a investigar. Si el bebé ya es grande y ya tiene una preferencia específica por alguno de ellos platica con él y decidan si ese juguete únicamente tendrá un lugar.

  • Si tienes familiares o amigos con hijos de la misma edad, hagan intercambio de juguetes.

¿Por qué se llevan todo a la boca?

La sensibilidad del tacto se desarrolla de arriba hacia abajo, comenzando por la boca. Por eso es que los bebes necesitan llevarse todo a la boca. De esta forma están identificando y reconociendo los objetos. Si a un bebé recién nacido se le permite saborear libremente un objeto con los ojos cerrados, después podrá identificarlo solamente con la vista.


Mi bebé está comenzando a dar sus primeros pasos

Mi bebé está comenzando a dar sus primeros pasos,

¿Cuál es el mejor calzado para mi bebé?

 

Se espera que alrededor de los 12 a los 18 meses el bebé comience a dar sus primeros pasos y sus primeras carreras y una de las preguntas más frecuentes que se hacen los papás es sobre los zapatos que debe usar el niño, si ¿serán unos tenis de moda o los zapatitos tan lindos que vimos en la tienda?

Antes de tomar una decisión es importante considerar lo siguiente:

En los primeros 5 años de vida el desarrollo del pie se da forma acelerada y después se va un poco más lento hasta los 12 o 14 años. En estos primeros años es muy común que los niños tengan muy poco arco en sus pies, esto es debido a la grasa plantar y a la laxitud ligamentosa. En estos primeros años ocurren los principales cambios en la movilidad (de gateo a primeros pasos), de alineamiento y desarrollo de sus huesos. Respetar este proceso del desarrollo motor es crucial para los cambios dinámicos que ayudarán a convertir un pie flexible en un pie más estable. Para ello el tobillo y el pie necesitan del estímulo que proporcionan los cambios de posición durante la bipedestación, deambulación y carrera.

En varios estudios (García 2013) nos muestra que en países en desarrollo hay una mayor presencia de pies planos entre los niños que usan zapatos que entre los que andan descalzos.  Lo que nos muestra que el andar descalzo favorece el desarrollo de la musculatura propia del pie, mientras que los zapatos rígidos interfieren en este proceso.

También nos muestran que al analizar la marcha y hacer una comparación entre quienes usan zapatos presentan menor movilidad de las articulaciones del pie a diferencia de los que andan descalzos.

Incluso los zapatos deportivos, pensamos que son imprescindibles para hacer deporte, sin embargo algunos estudios apoyan que la carrera descalzo produce mejor entrenamiento y disminuye riegos de lesiones; esto no quiere decir que siempre debemos estar descalzos, lo que nos sugiere es que sea el zapato adecuado para el deporte a practicar y para  las condiciones ambientales.

Por la anterior podemos concluir que…

1.- El calzado es una prensa de vestir. Protege el pie, pero no es indispensable en los niños pequeños.

2.- El calzado nos ayuda a desarrollar el pie, pero puede interferir es este proceso si es demasiado rígido y no permite los cambios de posición durante la marcha.

3.- El calzado no ayuda a aprender a caminar, pero si puede verse empobrecido por un calzado demasiado rígido que no permita el movimiento libre del pie y del tobillo.

¿Cuál es el zapato adecuado?

  • Debe ser un calzado flexible para permitir el movimiento libre del pie y del tobillo.
  • La longitud del calzado debe ser 1cm mayor a la longitud del pie. Si es más chico apretará los dedos, y si es más largo provocará cansancio al caminar.
  • La suela debe ser flexible y de preferencia elástica, para permitir la flexión del pie mientras camina. (Pueden hacer una prueba, la deben poder flexionar fácilmente con las manos).
  • El dibujo de la suela debe ser multidireccional para evitar que se resbale.
  • No debe tener tacón o éste debe ser mínimo, así como evitar que tengan punta.
  • No es necesario que tengan plantillas, el pie sano no la necesita, pero si puede ocasionar molestia al caminar.
  • El contrafuerte (es la parte posterior del calzado), debe sujetar el pie y cubrir justo encima del talón, pero no debe ir más arriba (es decir, como en los zapatos de tipo bota) pues debe permitir el libre movimiento del tobillo.
  • La parte posterior debe ir sujeta, por lo que se deben evitar las chanclas de meter y los zuecos tipo crocs.
  • El calzado debe estar fabricado con materiales transpirables para evitar la sudoración excesiva y problemas cutáneos.
  • El calzado de los lactantes, llamado patuco, debe ser totalmente flexible y holgado, para permitir el movimiento libre, pues la única finalidad es decorativa y para proteger los pies del frío, puede solo usar calcetines o zapatitos tejidos.

Recuerda que si tienes dudas sobre el desarrollo de tu bebé y anormalidades en el pie, tu primer contacto debe ser tu pediatra, en tu próxima consulta del niño sano aprovecha para externar tus dudas.

 

Bibliografía

  • COUCE PICO, M. L. ; PINO MÍNGUEZ, J. Ortopedia infantil: conceptos básicos. Ed. Santiago de Compostela: Universidad de Santiago de Compostela, 2012.
  • García Fontecha, C. G. (2013). Errores en ortopedia pediátrica. Hospital Universitario Vall d’Hebron. Recuperado de http://scpediatria.cat/docs/ciap/2013/pdf/CGGarciaFontecha_CIAP2013.pdf
  • Imagen encontrada en la red, desconocemos el autor.

¿Cómo funciona nuestro cerebro?

Como sabemos, el cerebro está dividido en dos hemisferios. Estos dos lados del cerebro no sólo están separados anatómicamente, sino que además desempeñan funciones muy distintas. Hoy platicaremos del cerebro derecho e izquierdo.

Cerebro izquierdo: desea disfrutar con el orden, es lógico, literal, lingüístico (le gustan las palabras) y lineal (coloca las cosas con forme a una secuencia o en orden). También le encanta que estas cuatro palabras empiecen por la letra “L”

Cerebro derecho: es holístico y ni verbal, y envía y recibe señales que nos permiten comunicarnos, como las expresiones faciales, el contacto visual, el tono de voz, las posturas y los gestos, en lugar de interesarse por los detalles y el orden. En general se ocupa del significado y la sensación de una experiencia, y se especializa en imágenes, las emociones y los recuerdos personales. Las sensaciones viscerales y los sentimientos del corazón. Algunos conocen al cerebro derecho como “más intuitivo y emocional”

Para llevar una vida más equilibrada, valioso y creativa, llena de relaciones personales bien conectadas en nuestros niños, es crucial que nuestros dos hemisferios actúen conjuntamente. La arquitectura misma del cerebro está diseñada para ello. Lo que buscamos es que estén horizontalmente integrados para que los dos lados de su cerebro puedan actuar en armonía. De esta manera nuestros niños valorarán tanto su lógica como sus emociones, estarán equilibrados y podrán entenderse a sí mismos y al mundo en general.

El cerebro posee dos lados por una razón: al tener cada uno funciones especializadas, podemos alcanzar objetivos más completos y llevar a cabo tareas más elaboradas e intrincadas.

A continuación, te muestro una imagen de que hemisferio se encarga de que:

Recuerda que el cerebro debe de estar funcionando de ambas partes como una báscula en equilibrio para que no sea un niño que le gane completamente las emociones o sea completamente rígido a su sentir.

Para que te des una idea imagina que tu hijo navega en una lancha por un rio y de un lado se encuentra el caos y por el otro lado una rigidez; donde en el CAOS no existe el menos control y en el otro extremo de la RIGIDEZ hay un control excesivo y hace una falta de flexibilidad y adaptabilidad.

 

Así que nuestra tarea como adulto cuidador es ayudar a guiar a nuestros pequeños por en-medio de ese río, sabiendo previamente como trabaja cada hemisferio de nuestro cerebro y recordar que necesitamos un equilibrio entre ambos hemisferios sin cargarnos mucho de un lado o del otro.

BIBLIOGRAFIA:

El cerebro del niño, Daniel J. Siegel, Tina Payne Bryson. Editorial ALBA, año 2011.


El miedo en los niños

“No hace falta conocer el peligro para tener miedo; de hecho, los peligros desconocidos son los que inspiran más temor.”

Alejandro Dumas (1802-1870) Escritor francés.

 

¿Qué es el miedo?

Pero primero...

¿Qué son las emociones?

En el “sentido común” entendemos las emociones como una parte tanto animal o primitiva del ser humano, que saca a relucir la vulnerabilidad o los puntos débiles de las personas. Puesto que representan un aspecto íntimo del individuo, culturalmente se ha procurado mantener las emociones en lo privado.

Regresemos a la pregunta inicial

¿Qué es el miedo?

Hay palabras que se asocian con el  miedo y que, incluso, llegan a utilizarse como sinónimo, por ejemplo: ansiedad, angustia o estrés. No obstante, aquí emplearemos únicamente la palabra miedo para evitar confusiones.

Podemos entender el miedo como un sistema de alarma que nos alerta sobre situaciones de peligro para que tomemos las precauciones debidas, nos pongamos “a salvo” y evitemos salir afectados.

Como todas las demás emociones básicas el miedo tiene una función en la vida diaria; por ejemplo, una persona que teme a ser asaltada evitará transitar por lugares poco seguros. De la misma manera, un niño que teme hablar con desconocidos evitará exponerse a ellos, para cuidar de sí mismo. Es por ello que tener miedo no es algo malo o vergonzoso, sino útil.

Los niños pueden experimentar miedo sobre todo en los periodos de cambio, es decir los momentos en que una determinada circunstancia termina o está por terminar y al mismo tiempo comienza una nueva (como un cambio de escuela o domicilio, el divorcio de los padres, etcétera) lo que origina el miedo es el hecho de perder algo que les es familiar, y la seguridad que les brindaba por ser algo conocido, y el desconocer lo que vendrá a ocupar su lugar.

Por tanto es conveniente poner atención y estar alerta por si nuestros niños están atravesando por un periodo de cambio que facilite la aparición de sus miedos, para entonces hablar de esta etapa también.

¿Cómo sé que tengo miedo?

Para identificar mejor el miedo se pueden distinguir en él -y en todas las emociones- tres niveles: a) la manera que reacciona el cuerpo, b) los pensamientos que llegan a la mente y c) la conducta que se muestra.

Los miedos más comunes de en los niños:

  • Tormentas.
  • Pesadillas.
  • Regaños.
  • Participar en una pelea.
  • Hacer el ridículo o que se burlen de ellos.
  • Los desconocidos.
  • Los médicos o dentistas.
  • Equivocarse.
  • Los exámenes.
  • Ser el último elegido para un equipo deportivo.
  • No caerle bien a los compañeros de la escuela.
  • Reprobar.
  • Los animales salvajes.
  • Las arañas u otros insectos.
  • Los perros o gatos.
  • Las alturas.
  • Hablar en público.
  • Conocer a personas nuevas.
  • Los espacios cerrados o pequeños.
  • Los rayos.
  • Los payasos.
  • Los fantasmas o monstruos.
  • La sangre.

Para concluir con este artículo  les propondré algunas estrategias para ayudar a los niños a canalizar sus miedos:

Es importante que el adulto esté  en contacto con el niño y le de seguridad para compartir sus miedos, escuchando al niño y no minimizando lo que está sintiendo es decir, no burlarse del miedo o decir no pasa nada.

En primer lugar, los adultos deben identificar aquellos miedos dignos de ser afrontados, porque limitan al niño en el aprendizaje y disfrute de sus actividades, y diferenciarlos de aquellos que, aunque sean intensos, el niño no necesita afrontarlos con prontitud, como el miedo a las serpiente si vive en la ciudad.

Para que a los pequeños se les facilite el afrontar sus miedos se sugiere como técnica principal el uso del juego, ya que es el lenguaje principal de los niños, mediante el juego los niños expresan sus deseos y temores.

Recomendaciones para verle la cara al miedo:

Selecciona el nombre del adversario, es decir el miedo. Es importante que los adultos entren en el juego también y se referirán al miedo en tercera persona, es decir, hablen, “ del  monstruo de la pipi o el MIEDO y no de tu monstruo, tú miedo”, etc. Cuando se externaliza el problema, la familia se verá unida en contra del enemigo común que atenta contra sus relaciones, planes y demostraciones de afecto. (Delgado, 2010)

 

 

 

 

Bibliografía

Delgado, F. E. (2010). papá, mamá tengo miedo . Mexico DF : Trabajos Manuales Escolares S.A. de CV .

 


Exterogestación y contacto piel a piel

Los seres humanos somos los mamíferos que nacemos más inmaduros y necesitamos de otro ser para sobrevivir en este mundo.

El desarrollo de un nuevo bebé comienza desde la concepción, pero no termina con el nacimiento. Un embarazo a término se considera cuando en bebé nace entre la semana 37 y 41 de gestación, y aun así va a requerir ayuda al nacer, pero también tenemos muchos bebés que por alguna situación ya de ellos o las mamás nacen antes de tiempo, a estos bebés les llamamos prematuros.

Las causas por las que un bebé nace antes de tiempo pueden ser muchas, recordemos que mamá y bebé son un binomio y los dos son sumamente importantes y requieren atención y vigilancia. Algunas de las causas de prematures pueden ser embarazos múltiples, desequilibrio hormonal, anormalidades en el útero, alimentación inadecuada, fumar, consumo de alcohol, entre otras.

Dentro del útero el bebé no solo crece y gana peso, todos sus órganos están en desarrollo y ahí tiene el ambiente ideal para desarrollarse en un ambiente con poca luz, húmedo, cálido y el líquido amniótico amortigua los ruidos del exterior.

Debido a la inmadurez el bebé pretérmino o prematuro necesitará ayuda para continuar su desarrollo fuera del útero, en la mayoría de los casos requerirá permanecer en una Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales UCIN, en donde recibirá apoyo respiratorio o de ventilación, calor para la termorregulación, constante monitoreo de la frecuencia cardiaca, fármacos y otras intervenciones de los médicos y del personal de enfermería. Estas condiciones pueden ser estresantes tanto para el bebé como para la mamá.

Entre más pronto se inicie un plan de atención al prematuro, este tendrá mayores posibilidades no solo de sobrevivir, sino también de ganar peso, disminuir los días de hospitalización y mejor pronóstico en su neurodesarrollo.

Algunas acciones que podemos hacer en este programa de intervención son el Contacto Piel a Piel o Mamá Canguro.

Este consiste en colocar el bebé en contacto directo con la mamá o papá, se recomienda que los dos estén sin ropa, esto trae grandes beneficios a los dos:

En el bebé:

  • Ayudará a proceso de vinculación y apego.
  • Favorece el sueño profundo
  • Favorece el inicio temprano de la lactancia materna, así como de la continuación.
  • Regula la frecuencia cardiaca.
  • Disminuye los episodios de llanto.
  • Ayuda a la termorregulación y reserva de energía.
  • Fortalece el sistema inmune.
  • Reduce la probabilidad de hipoglucemia y
  • Favorece el reflejo de succión y deglución.

En la mamá también tiene muchos beneficios:

  • Estimula la oxitocina, una hormona que le ayudará a atender las necesidades de su bebé con amor.
  • Reduce el dolor.
  • Disminuye los niveles de ansiedad y depresión posparto
  • Aumenta su confianza para cuidar al bebé.

Recordemos que ya mencionamos que todos los bebés nacen inmaduros a pesar de no ser prematuros y podemos favorecer su desarrollo si implementamos algunas acciones para la exterogestación, como su nombre lo dice es una gestación pero fuera del vientre, o podemos decir que vamos a dedicar otros nueve meses para ayudarle en su desarrollo hasta que sea autónomo para desplazarse, algunos autores le llaman “la segunda gestación” o los “segundos nueve meses”.

El bebé va a requerir que le provean de alimentación, protección y contacto físico.  El proveer de esto no solo ayuda al crecimiento si no también favorece el neurodesarrollo.

La Lactancia materna, es mucho más que alimento para la pancita, pues no solo provee de alimento al bebé, también recibe calor, al estar cerca del pecho de mamá escucha los latidos del corazón de mamá lo que le ayuda a calmarse pues es de los sonidos más conocidos por el bebé, le provee de la mirada de mamá lo cual favorece el vínculo y la comunicación con ella.

Aunque el bebé no sea prematuro se recomienda el contacto piel a piel. Otra forma de promover el contacto con el bebé es el porteo, lo que significa que podemos cargar y transportar al bebé pegadito a nosotros con ayuda de un rebozo, fular o mochila ergonómica. Esto también le ayuda a sentir nuestro calor, olor y sentirse seguros.

Otra forma de mantener el contacto piel a piel es a través del masaje, este tiene muchos beneficios para la salud y el desarrollo no solo físico, también para el desarrollo del lenguaje, el desarrollo emocional, psicológico y cognitivo, pues el cerebro del bebé debe sentirse en calma y en un ambiente propicio para desarrollarse. El masaje y el contacto cutáneo favorece la mielinización y el desarrollo del sistema nervioso central.

El masaje debe ser un tiempo de bienestar tanto para mamá o el cuidador y el bebé, debe crearse un ambiente de intimidad y de respeto.

Bibliografía

  • Marítnez, P. (2019). Manual de neonatología. Chile. Ed.UCSC.
  • Martoerli, D. Papalia, D. (2021). Desarrollo humano. 14. Edición. McGraw-Hill Interamericana.

Los cimientos de la salud a lo largo de la vida.

Una sociedad vital y productiva con un futuro próspero y sustentable se construye sobre los cimientos de un desarrollo infantil saludable. Las experiencias tempranas positivas proporcionan los cimientos para una arquitectura cerebral sólida y para una amplia gama de destrezas y capacidades de aprendizaje. La salud en los primeros años —comenzando con el bienestar de la futura madre antes de que se embarace— fortalece los sistemas biológicos en desarrollo que permiten a los niños crecer sanos para ser adultos saludables. La ciencia del desarrollo infantil nos permite ver el desarrollo saludable como una cadena causal –las políticas y programas públicos y privados afectan la capacidad de cuidadores y comunidades para fortalecer tres cimientos del desarrollo saludable: relaciones estables y receptivas; entornos seguros de apoyo; y nutrición adecuada. Estos cimientos, a su vez, gatillan adaptaciones o perturbaciones fisiológicas que influyen a lo largo de la vida en la salud, el aprendizaje y el comportamiento. Entender cómo cada eslabón de esta cadena afecta a los otros puede proveer un marco científico para la adopción de políticas, sistemas y prácticas que apoyan el desarrollo saludable de todos los niños pequeños y sus familias.

Da clic aquí para más información

06_LOS-CIMIENTOS-DE-LA-SALUD-3


La edad egocéntrica.

El egocentrismo es una característica normal del niño entre el año y medio a los tres años aproximadamente.

La etapa egocéntrica en la primera infancia, es una etapa evolutiva totalmente normal y necesaria para el posterior desarrollo social y afectivo del niño.

En esta etapa el niño piensa que todo gira alrededor de él y que es el centro del universo, no diferencia entre su mamá y él, no tiene tiempos de espera, es demandante y quiere que las cosas se hagan o se las den cuando él lo requiere. Sus necesidades son lo más urgente y poco a poco con la experiencia del día a día va aprendiendo a esperar sus turnos.

Cuando se habla de egocentrismo, Piaget se refiere a que el niño no es capaz de desmarcarse de su propio punto de vista; o, en palabras textuales del psicólogo, se trata de "la dificultad que tienen los niños para situarse en una perspectiva distinta a la suya".[1]

La relación del egocentrismo y el lenguaje.

La etapa egocéntrica acabará cuando los niños desarrollen de manera completa el lenguaje. Esto se empezará a dar a partir de los 4 años. La razón es que los niños con el lenguaje empiezan a socializar con los demás y empiezan así a entender otros puntos de vistas. De esta manera, se desarrollará la madurez y la comprensión.

Se debe animar, pero no forzar. 

Los padres no deben obligar a sus hijos a que dejen sus juguetes si no desean hacerlo. Más bien hay que enseñarles cómo se deben hacer las cosas. Una cosa es obligar y otra muy distinta es enseñar. Tampoco se debe ridiculizar su comportamiento. Si esto se hace, la sensación de que no se comprende al niño aumentará.

Enseñarles que se puede disfrutar de compartir cosas en grupo y esto suele lograrse a través del ejemplo.

Características del egocentrismo infantil

Fenomenismo:  Los niños establecen enlaces causales entre fenómenos que perciben como próximos.

Finalismo: Los niños piensan que todas las cosas tienen una finalidad que explica su existencia.

Artificialismo: Creen que todas las cosas de elaboración o producción humana.

Animismo: Dan vida y consciencia a objetos inertes o inanimados.

A los dos años, el niño puede taparse los ojos y preguntarse ¿en dónde está? Y como él no ve a nadie cree que todo él desapareció. Este egocentrismo mental coincide con un egocentrismo afectivo por ejemplo cuando le pega a alguien sin tener una noción clara de que el golpe duele. No saben ponerse en el lugar de otra persona ni mental ni afectivamente

Como parte de la actividad mental y el estar día día con otras personas el niño va aprendiendo que él no es el centro del universo y va aprendiendo a respetar otros `puntos de vista.

La actividad afectiva es la capacidad de pensar en los sentimientos de los demás, de ponerse en lugar del otro y esto va evolucionando en gran medida gracias al ejemplo y estímulos que da la familia.

Un bebé ya tiene en sí mismo la capacidad de desarrollar actitudes empáticas. Si llora otro bebé se contagia, sin distinguir el origen del llanto. Daniel Goleman en su libro “Emotional Intelligence”, le llama a esto el germen de la empatía, que puede ser alimentado por la atención y el afecto de la mamá. [2]

¿Cómo debemos actuar durante el egocentrismo de los niños y las niñas?

Los padres deben tener una actitud positiva, tomando siempre en cuenta que el cambio de conducta en los niños y niñas es posible si se les anima a actuar como debe ser. Se pueden seguir los siguientes pasos:

En el caso de que surja una rabieta por actitudes egocéntricas en los niños, lo que se debe hacer es no darle aquello que demanda el niño o la niña para que se calme y tampoco entretenerle con otra alternativa. Lo ideal es mantener la calma e indicarle cómo deben ser las cosas y hacerlo con pocas palabras.

Los berrinches se dan también por la falta de entendimiento y de comunicación, lloran al mostrar la frustración que sienten. (Ver el tema de berrinches https://deceroatres.org/blog/)

Luego que pase la rabieta, se le puede explicar al niño o la niña lo que se espera de él o ella la próxima vez. Con un ambiente tranquilo y sereno.

¿Cómo trabajar el egocentrismo en los niños?

Lo primero es ayudarle a distinguir entre lo suyo y lo que no lo es, marcando, por ejemplo, sus cosas con una señal y haciéndole ver también que hay cosas que son de todos y que hay que cuidarlas y dejarlas en su sitio cuando se terminen de usar.

Recordemos que cuando el niño desarrolla su lenguaje empieza a socializar y a entender el punto de vista de la otra persona y a los 4 años empezará otra etapa evolutiva donde está más maduro y empieza a comprender el mundo que le rodea.

En conclusión, tengamos paciencia, conozcamos que el niño es egocéntrico por naturaleza, es normal y esperado como los berrinches, lo importante es acompañarlos, contenerlos, marcando acuerdos y limites siempre positivos, conectar con ellos y vivir juntos cada etapa del desarrollo de nuestro niño.

 

[1] Piaget “Revista bebés y más”

[2] Ana Serrano. Ayudando a Crece


Crianza positiva

La crianza positiva significa adoptar un enfoque que sea sensible a las necesidades individuales de los niños y abordar los desafíos típicos que surgen en la primera infancia con empatía y respeto.

Los padres juegan un papel importante en la formación de quiénes serán sus bebés y niños pequeños. La clave es proporcionar una atención receptiva. 

Te dejamos esta interesante infografía de www.zerotothree.org ↓

Crianza Positiva

 


La eficacia de los programas para la infancia temprana.

Con la creación e implementación de programas y políticas efectivas para la infancia temprana, la sociedad puede asegurarles a los niños cimientos sólidos para un futuro productivo. Cuatro décadas de investigación en evaluaciones han identificado programas innovadores que pueden mejorar una amplia gama de resultados con impactos que se prolongan hasta la edad adulta. Las intervenciones efectivas se fundamentan en la neurociencia y en la investigación sobre el desarrollo infantil y se guían por la evidencia sobre qué funciona y para qué propósito. Si se presta especial atención a su calidad y mejoramiento continuo, estos programas pueden ser costoefectivos y producir resultados positivos para los niños.

Da clic aquí para más información. ↓

05_LA-EFICACIA-DE-LOS-PROGRAMAS-PARA-LA-INFANCIA-8


El impacto de la adversidad durante la infancia.

Lo que sucede en la infancia temprana puede importar a lo largo de la vida. Para manejar exitosamente el futuro de nuestra sociedad, debemos reconocer los problemas y abordarlos antes de que empeoren. Las investigaciones sobre la biología del estrés durante la infancia temprana muestran cómo adversidades mayores, como la pobreza extrema, el abuso o la negligencia pueden debilitar la arquitectura del cerebro en desarrollo y poner al sistema de respuesta al estrés en permanente alerta. La ciencia muestra también que proporcionar relaciones estables, receptivas, enriquecedoras y propicias durante los primeros años de vida puede prevenir o incluso revertir los efectos perjudiciales del estrés temprano, con beneficios duraderos para el aprendizaje, el comportamiento y la salud.

Da clic aquí ↓

04_EL-IMPACTO-DE-LA-ADVERSIDAD-3


La importancia de vivir el momento presente

Empezaremos este artículo tomado una frase de buda, “La mente es todo. Te conviertes en lo que crees”.

La mente es quien hace todo la que nos dice cuándo, donde y cómo, pero no siempre es real todo lo que se crea, por lo que es importante poner atención y calmar la mente. La mente se vuelve adicta a pensamientos negativos.

Es importante dejar descansar a la mente y no dar rienda suelta a los pensamientos, poner pausa, centrándose en vivir el momento presente, ya que situándome en la frase de BUDA que dice “Todas las cosas condicionadas son impermanentes, cuando uno ve esto con sabiduría, uno se aleja del sufrimiento.”  Pero a que se refiere con esto.

La importancia de vivir el momento presente

La frase se enfoca en reflexionar que nada es real todo es pasajero, nada es para siempre todo pasa en la vida, las cosas materiales se desgastan y se terminan, los seres humanos muren, entonces nada es para siempre, para que afanarse y no dejar ir lo que daña, empezando por los pensamientos negativos.

¿Qué hacer con los pensamientos negativos?

Las situaciones negativas en tu vida son inevitables, pero la práctica de mindfulness transforma tu perspectiva de la realidad. En otras palabras, frente a una situación difícil serás consciente de cómo actuar, cómo asimilarla y cómo superarla a través de una visión más amplia y equilibrada que te permitirá apreciar la vida momento a momento, sin aferrarte a nada.

¿Cómo lo hago?

El arte de la meditación

La meditación nos ayuda a desarrollar cualidades como la atención plena, la compasión y el optimismo; y a gestionar dificultades como el estrés y la ansiedad. En el contexto espiritual, es el vehículo que nos conduce a la verdad, a reconocer nuestra esencia y a volver a conectar con ella. Técnica que puedes hacer en tan solo unos minutos.

Ejercicio

Es un ejercicio muy útil para adaptar a tu rutina. Puedes hacerlo en cualquier momento del día y en todo lugar.

Si te sientes nervioso o estresado, es una buena oportunidad para hacer STOP y volver al aquí y ahora.

¡Para! 
Haz una pausa y deja todo lo que estés haciendo solo por un momento.

Toma un respiro

Realiza una respiración consciente. Puede ser una o las que sean necesarias para ti. Toma tu tiempo.

Observa

Observa el momento tal y como es.

Primero, obsérvatenota tu cuerpo. Dilo en voz alta o en tu mente.

Segundo¿Cuál es la emoción? Sin historias.

Tercero¿Qué estoy pensando? La pregunta no es ¿por qué? No te envuelvas
en la historia, solo di en qué estás pensando.

Todo debe ser muy rápido. Por ejemplo:

  • Estoy sentado en mi sala enfrente de mi computadora. Estoy experimentando frío y sueño. Estoy experimentando preocupación y estoy teniendo un pensamiento del futuro acerca de las cuentas que tengo que pagar.

Procede

Continúa con lo que estabas haciendo antes del ejercicio o toma alguna acción importante acerca de lo que observaste, pero no olvides el presente. No te pierdas en tus pensamientos.

 


Desarrollo del cerebro

La primera infancia es el período de desarrollo más acelerado en la vida del ser humano. El responsable de tan rápido ritmo es el crecimiento del cerebro, el cual establece cientos de conexiones neuronales por segundo. Para esto es necesario el vínculo fuerte con sus padres y un ambiente predecible y coherente.

Te dejamos una entrevista realizada por Zero To Three. ¡Imperdible!

https://soundcloud.com/zerotothree/creando-conexiones-saludables-ayudando-al-desarollo-del-cerebro-desde-nacimento-a-los-tres-anos?utm_source=clipboard&utm_medium=text&utm_campaign=social_sharing


Las consecuencias de sobreproteger a los hijos

Durante los primeros años de vida los niños necesitan sentirse protegidos, atendidos y amados por sus padres. Los cuidados que reciben pueden ser adecuados y oportunos o ser excesivos, lo cual resulta en lo que llamamos sobreprotección. Según algunos estudios las razones que posibilitan su surgimiento son: la dificultad que tuvo la pareja para tener un hijo, cuando el niño presenta alguna discapacidad, enfermedad, es hijo único o el primero.

La sobreprotección es “el estilo de crianza que es demasiado restrictivo cuando se trata de proteger al niño de posibles daños o riesgos” (Edwars, 2008) y puede llevar al niño a mantener una actitud de inseguridad, dándole la sensación de peligro al intentar aventurarse a explorar y conocer su entorno; limitando así su aprendizaje de forma natural.

La sobreprotección significa: darles una protección extrema, cuando uno hace todo por ellos y no les permita explorar el mundo por si solos y es difícil darse cuenta de que lo están haciendo pues como padres siempre quieren brindarles lo mejor del mundo a sus pequeños y no los quieren ver sufrir ni frustrarse por nada. Y no están mal esto es una parte innata que nace en el ser humano al ser padre, lo importante es que si ya te disté cuenta en lo que has caído cambies el modo en el que haces las cosas y es que no solo le impides que descubra por sí solo, sino que hay varias consecuencias negativas de sobreproteger a los niños a continuación te haremos una lista de estos:

1.- Convertirse en niños tiranos: el excesivo respaldo paterno, se vuelven guardaespaldas los padres y esto unido a la falta de límites –piensan que pueden hacer lo que quieran porque no les pasará nada al tener detrás a sus padres.

2.-Hace que las personas crean que tienen muchos derechos, pero ningún deber, llegan a tratar mal a los demás niños por tener este sentimiento de seres superiores.

3.- Se vuelven egocéntricos al tener todo en el momento que ellos quieren las cosas ya que los padres siempre tratan de darles todo sin importar, costos, tiempos o cualquier otra cosa que pudiera parecer imposible.

4.- Tener más miedos: tanta protección hace que no se enfrenten a sus miedos y que éstos sean más fuertes.

5.- Faltarles autonomía: porque el miedo provoca que el niño no pueda ser uno mismo, hecho que puede derivarse en problemas más graves como la falta de identidad o el hecho de no tolerar la frustración.

Y estos son algunas de las consecuencias de seguir con este tipo de disciplina sin límites y con sobreprotección, si notas alguna de estas actitudes en tu pequeño busca la manera de ayudarlo, recuerda que no se trata de ser padres perfectos sino de mejorar cada día para favorecer el desarrollo de nuestros pequeños y crear niños felices y capaces.

 


Estrategias para ayudar a nuestros hijos a tolerar y afrontar la frustración

“Hoy es el peor día de mi vida, nada ha salido como esperaba”, me dice mi hijo. “Entiendo que te sientas triste y enfadado, a nadie le gusta que no le salgan las cosas a la primera”, le explico. “¿Tú también te enfadas cuando te pasa?”, repregunta. “Ahora ya no, he aprendido que fallar es una maravillosa forma de aprender”, le consuelo. Vivimos en la sociedad de la inmediatez, donde todo va demasiado deprisa. Vamos corriendo a todas partes entrelazando tareas. Nos hemos acostumbrado a obtener lo que queremos sin demasiado esfuerzo, un solo clic nos acerca al instante a muchas cosas de las que deseamos. Nos impacientamos si las cosas no nos salen a la primera y mostramos muchas dificultades para tolerar la frustración, para manejar correctamente nuestros enfados o fracasos.

La tolerancia a la frustración es la habilidad que nos ayuda a afrontar los cambios inesperados y los fracasos, así como a saber manejar aquello que no está a la altura de nuestras expectativas. Desarrollarla es imprescindible para poder afrontar de forma saludable situaciones que nos generen sensación de impotencia, aquellas que en ocasiones hacen tambalear nuestros cimientos. La capacidad de afrontarla se da principalmente en la infancia y necesita de un aprendizaje específico. Al igual que los adultos, los niños deben aprender a gestionarla correctamente en su día a día para poder hacer frente a las adversidades. El temperamento de cada niño, la manera de gestionar las emociones y el estilo educativo de cada familia influirán directamente en el desarrollo de las habilidades necesarias para hacerle frente.

Las causas más habituales que provocan la frustración en los niños están relacionadas con la necesidad de atención, reconocimiento, independencia y autoafirmación. Si nuestros hijos no logran tener una buena tolerancia mostrarán muchas dificultades para controlar correctamente sus emociones, se mostrarán impulsivos e impacientes y buscarán satisfacer sus necesidades de manera inmediata. Se desmotivarán muy fácilmente ante cualquier contratiempo y abandonarán a menudo sus objetivos.

Un niño con una baja tolerancia a la frustración vive cualquier límite como injusto, tiene muchas rabietas y muestra dificultades para comprender que no le demos todo aquello que desea. Tendrá una baja capacidad para mostrarse flexible y para adaptarse correctamente a los cambios. Con los adultos de referencia se mostrará muy exigente e intentará manipularlos hasta que consiga aquello que desee.

Aprender a tolerar correctamente la frustración permitirá a nuestros hijos afrontar de manera positiva los diferentes retos y dificultades que les presentará la vida y desarrollar estrategias adaptativas que fomenten su autorregulación emocional y autonomía. Un niño con un alto nivel de tolerancia podrá mantener su estado de ánimo sin alteración aunque no vea cumplidas sus expectativas, pedirá ayuda cuando lo necesite y sabrá aceptar las críticas, trabajar en equipo y gestionar mejor los conflictos. Será mucho más optimista, se sentirá capaz de probar cosas nuevas y transformará las situaciones problemáticas en excelentes oportunidades para aprender y mejorar.

¿Cómo podemos ayudar a nuestros hijos a desarrollar una buena tolerancia a la frustración?

  1. Enseñándoles a enfrentarse a las situaciones negativas, difíciles o frustrantes con positivismo y a aceptar el error como parte imprescindible del aprendizaje. A perseverar y saber que las cosas cuestan un esfuerzo, que no todo se consigue a la primera.
  2. Convirtiéndonos en el mejor ejemplo que puedan tener a la hora de hacer frente a nuestra propia frustración. Pidiendo disculpas cuando nos equivoquemos con humildad y mostrándoles que con perseverancia y paciencia será mucho más fácil conseguir aquello que nos propongamos.
  3. Evitando la sobreprotección y la permisividad. Ajustando nuestras expectativas y aceptándoles tal y como son. Dándoles responsabilidades, dejando que se equivoquen y hagan cargo de las consecuencias de sus decisiones.
  4. Ayudándoles a marcarse metas razonables, realistas y precisas, animándoles a probar sin miedo, a soñar grande. Conseguir pequeños retos diarios mejorará la confianza y autoestima de nuestros hijos.
  5. Enseñándoles a identificar y gestionar las emociones que acompañan la frustración (miedo, enfado, ira, desesperación…) desde la calma y la paciencia. Atendiéndoles la emoción para ayudarles a modular, controlar y anticipar sus conductas.
  6. Siendo firmes y flexibles, mostrando una firmeza amorosa y estableciendo normas y límites consensuados. Enseñándoles estrategias para aprender a regular sus reacciones ante la frustración y los imprevistos.

La frustración nos enseña que la vida está repleta de alegría y tristeza, de felicidad y contratiempos, de aciertos y errores. Recordemos a nuestros hijos a diario que no es más feliz el que menos problemas tiene sino el que mejor sabe hacerles frente. Bruce Lee decía: “Sin frustración nunca descubrirás que puedes hacer algo por tu cuenta, crecemos a través del conflicto”.

Seis estrategias para ayudar a nuestros hijos a tolerar y afrontar la frustración. (2022, 25 febrero). El Pais. https://elpais.com/mamas-papas/expertos/2022-02-26/seis-estrategias-para-ayudar-a-nuestros-hijos-a-tolerar-y-afrontar-la-frustracion.html


Ser una mamá más compasiva contigo misma.

Ser una mamá más compasiva contigo misma.

Cuando somos compasivos con nosotros mismos, pasamos menos tiempo atrapados en nuestras propias emociones. Estamos más disponibles para estar allí para los demás, sentimos más paz y somos más capaces de responder con calidez y cuidado hacia nuestros hijos.

 

Intenta esto la próxima vez que notes que la pila esta por agotarse.

 

1) Pausa.

2) Respira hondo.

3) Identifica la emoción que estas sintiendo: ira, miedo, vergüenza, frustración, tristeza, etc.

4) Nota una sensación en tu cuerpo que te está ayudando a reconocer esta emoción— Mi pecho está apretado, siento náuseas, mis manos están hormigueando.

5) Date suavemente un gesto de consuelo: coloca la mano sobre el corazón o el pecho, junta las manos o date un abrazo. Si notas que tu pecho está apretado, podrías, por ejemplo, colocar tu mano sobre tu corazón. Este gesto reconoce el estrés o el dolor que sientes. También reconoce la intención de mostrarte compasión.

6) Por último, apóyate diciendo o pensando una frase alentadora.

 

  • ¿Puedo cuidarme en este momento?
  • Puedo darme lo que necesito.
  • He hecho lo mejor que he podido, dejo ir el resto.
  • Estoy bien tal como soy.

 

Gehl, M. (2020, 15 febrero). How to be more compassionate with yourself. ZERO TO THREE. Recuperado de https://www.zerotothree.org/resources/3246-how-to-be-more-compassionate-with-yourself


Burnout parental

Cuidar a los hijos puede ser muy agradecido, pero, también, agotador. Muchos padres y madres tienen que estar todo el día pendiente de lo que hacen y dejan de hacer sus hijos, y en los tiempos de crisis sanitaria con confinamientos de por medio esta obligación se ha incrementado.

Pasar más tiempo con nuestros hijos es lo que todo buen padre querría, pero dentro de unos límites. Los pequeños pueden ser muy exigentes y eso hace que sus padres sufran agotamiento, se cansen e, incluso, estén irritables.

El burnout parental es un síndrome que afecta a muchos padres, un problema que se ha disparado con la pandemia y que puede implicar mucho sufrimiento psicológico y físico.

El burnout parental, también llamado agotamiento parental, es un síndrome muy común en padres y madres que están expuestos a situaciones altamente estresantes en las que tienen que combinar el cuidado de sus hijos junto con el cumplimiento de otras obligaciones, como por ejemplo el trabajo o el cuidado de otras personas. En sus orígenes, la expresión “burnout parental” se empezó a usar en la década de los 80 para referirse al síndrome de estrés que sufrían los padres de niños y niñas con enfermedades crónicas o graves y que, al tener que ejercer de sus cuidadores, los desgastaba física y emocionalmente.

Entre estos síntomas encontramos:

  • Agotamiento
  • Tristeza
  • Ansiedad
  • Irritabilidad
  • Episodios de violencia
  • Trastornos del sueño
  • Conflictos con la pareja
  • Cuidado de los hijos negligente
  • Sentimiento de culpa o vergüenza
  • Niveles altos de cortisol y más estrés

El agotamiento parental puede tener varios orígenes, que varían según el tipo de familia, la cantidad de hijos y el momento histórico que pueda estar pasando el núcleo familiar. Son varios los factores de riesgo que incrementan las posibilidades de padecer burnout parental:

  • Familia monoparental
  • Problemas económicos y laborales
  • Problemas de pareja
  • Enfermedad crónica o discapacidad del hijo
  • Problemas de comportamiento de los niños
  • Bajas habilidades emocionales.
  • Elevado perfeccionismo de los padres.

¿Cómo evitar el burnout parental?

Está claro que criar a un hijo nunca es fácil, sobre todo cuando se dan situaciones que incrementan el estrés como es el caso de la pandemia actual. Pero como con todo en la vida, la prevención es nuestra mejor aliada para evitar que suframos un caso de burnout parental, detectando rápido los síntomas y atajar lo antes posible el problema. En este aspecto la pareja es clave, puesto que es la persona más cercana quien puede detectar como su cónyuge está agotado debido al cuidado de los niños y puede ponerse en su lugar.

La pareja debe buscar momentos y espacios que sirvan para que uno de ellos desconecte mientras el otro se encarga del cuidado de los niños, turnándose. Así se sigue estando pendiente de los pequeños, pero a la vez uno de los adultos encuentra un momento de descanso y paz que le sirve para reponer energías tras un día estresante teniendo que lidiar con los niños y otras obligaciones.

Es fundamental hablar sobre este problema con otros padres y madres, quienes seguro que lo habrán sufrido en más de una ocasión y es posible que hayan encontrado estrategias para reducir su estrés. También puede suceder que esos mismos padres se ofrezcan a cuidar de nuestros hijos cuando nosotros tengamos otros quehaceres, haciéndonos un favor que se lo podremos devolver en el futuro ya sea cuidando de los suyos o ayudándoles en lo que precisen.

Pero también podemos reducir nuestro estrés mientras estamos con los niños. Esto puede parecer contrario a lo que estamos intentando conseguir, reducir el estrés asociado al cuidado de los pequeños, pero cabe decir que podemos desahogarnos todos a la vez mientras nos lo pasamos bien y convertimos un momento potencialmente estresante en uno placentero. Una buena forma es hacer ejercicio con los pequeños, algo que nos ayudará a liberar tensiones y, además, cansará a los niños, haciendo que después no sean tan pesados.

(Burnout Parental: Qué Es, Causas, Y Cómo Afecta a Padres Y Madres, 2021)


Habilidades para el preescolar.

Los primeros años de vida tienen gran repercusión en el futuro de un niño, es por eso la importancia que tiene en la sociedad. En México la Secretaria de Educación Publica exige que los niños cursen al menos 2 años del preescolar, pero las escuelas promueven los 3 años completos. Diana Ruiz te explica la importancia y las habilidades que se necesitan. ¡No te lo pierdas!

https://youtu.be/CGa96aniQN4


Música para bebés: la banda sonora del desarrollo de tu hijo

Siempre hemos sabido que la música tiene un efecto poderoso, transformador y unificador en las personas. Pero solo ahora sabemos que la música contribuye a mejorar la memoria y las habilidades cognitivas.

Esto se debe a que escuchar y tocar música produce cambios en el cerebro . Además, ambas actividades pueden liberar una buena dosis de endorfinas, la llamada 'hormona de la felicidad'.


¿Qué sucede cuando los bebés escuchan música?

Los neurocientíficos que estudian el cerebro de los bebés dicen que la música también tiene beneficios duraderos para los bebés.

La música hace una gran diferencia en el cerebro del bebé. Un estudio del Institute of Learning and Brain Sciences detectó que después de que los bebés escuchan música, sus cortezas auditiva y prefrontal se ven diferentes. Estas son las regiones del cerebro encargadas de procesar tanto la música como el habla.

No solo eso: cuando los niños pequeños interactúan con otros, se ha visto que los efectos positivos de escuchar música se extienden a los rasgos de personalidad, como ser servicial y cooperativo.


Escuchar música vs tocar música

Si bien escuchar música afecta el cerebro, hacer música es aún más poderoso. Esto se debe a que hacer música requiere habilidades motoras finas (como ser capaz de agarrar y apretar objetos), así como precisión lingüística y matemática, y creatividad, activando varias áreas del cerebro.

Aprovechar estas habilidades significa desarrollar el puente entre los dos hemisferios del cerebro, lo que permite que los mensajes lleguen al cerebro más rápido y a través de diferentes rutas.

Los beneficios de la música para tu hijo

Cuando los niños pequeños están expuestos a la música, sus cerebros cambian. Entre otros beneficios, la música puede:

  • Mejore el estado de ánimo y empodere a los niños pequeños al reducir los niveles de estrés . Incluso escuchar música triste puede ser bueno gracias a su poder catártico, facilitando que los niños entren en contacto con sus emociones.
  • Estimula la formación de sustancias químicas cerebrales como la dopamina y la oxitocina. Cuando estos se liberan, se anima a los niños a compartir juguetes, empatizar y confiar en los demás.
  • Aumentar las habilidades de concentración y la productividad.
  • Mejorar el aprendizaje y las calificaciones.
  • Desarrollar la inteligencia espacial, sentando las bases para un interés en las matemáticas, la ingeniería, la informática y la arquitectura.
  • Mejorar el vocabulario y la creatividad.

Los beneficios de la música se pueden experimentar de muchas formas. Escucha una canción, toca un instrumento o toma cualquier cosa que esté en el salón de clases o en casa y ¡haga música con eso! Ahora que conocemos la ciencia de la música, es hora de ponerle banda sonora a los primeros años de los niños.

 

Baby music: The soundtrack to your child’s development. (s. f.). UNICEF Parenting. Recuperado de https://www.unicef.org/parenting/child-development/baby-music-soundtrack-to-development


La importancia de no hacer comparaciones.

Detente un momento y piensa, ¿Alguna vez has comparado a tu hijo o hija con algún otro niño?

No te sientas culpable seguramente en algún momento lo has hecho y a veces sin darte cuenta y sin hacerlo con alguna mala intención y es que el comparar a los niños se ha hecho una forma muy común de tratar que tu hijo o hija mejoren su comportamiento, su forma de ser o su manera de hacer actividades y trabajos y es que cuantas veces no has volteado a ver a los demás niños y has deseado que el tuyo se comporte como los demás y esto no está mal, siempre como padre o madre vas a querer que tu hijo sea el mejor en todo o que vaya logrando cosas nuevas cada día.

Recuerda que siempre estas a tiempo para modificar estas prácticas de crianza que pueden dañar el desarrollo de tu pequeño, lo primero es entender que cada niño es un mundo con sus propias características físicas, habilidades y aptitudes y que debemos de respetar su ritmo en todos los sentidos, ir aceptando que lo lograran en algún momento de la vida y que no hay prisa para esto. Cuando comprendas esto no tendrás necesidad de comparar a tu pequeño con absolutamente nadie.

Otro motivo para no caer en las comparaciones es el daño que puedes provocar en ellos, en primer plano si la comparación es con alguno de sus hermanos crearas una rivalidad entre ambos y una manera de resolver situaciones terminando siempre en conflictos.

La motivación alternativa a la comparación pasa por mostrar en casa un modelo de comportamiento adecuado con la que el niño desee identificarse. Si el ejemplo que mencionan al niño los progenitores es ajeno a la familia, como en el caso de un famoso deportista, se puede hacer hincapié en valores como el esfuerzo, el trabajo o la perseverancia.

Una cuestión clave es hacer comprender al niño que se le quiere tal y como es, se confía en él y se le apoya en todos los retos que se le presenten. Las exigencias y expectativas demasiado altas para la edad del niño pueden generar frustraciones. Es más aconsejable plantear pequeños objetivos que puedan conseguir para que ganen confianza y seguridad en sí mismos.

El aprendizaje de los niños, aunque se realiza por comparación e imitación, “debe ser guiado por los padres para no caer en la competitividad insana, sino en el conocimiento y crecimiento interno de los niños. Se puede aprovechar la cualidad humana de aprender a través de la superación de retos, pero desde la perspectiva de que cada niño tiene sus propias destrezas y peculiaridades y todo suma. La competitividad puede ser reenfocada en positivo, porque a todos nos gusta ganar, pero también los niños pueden entender, porque les resultará más enriquecedor, que también se puede perder y así también aprender muchas cosas y dejar espacio a otros. Es aconsejable redirigir la competitividad hacia la competencia interna de valores y el liderazgo en positivo”, comenta María José Lladó, psicopedagoga.

 

Pinedo, C. (2019, June 3). EL PAÍS: el periódico global. El País. https://elpais.com/elpais/2019/05/31/mamas_papas/1559300816_747485.html#:~:text=Las%20comparaciones%20entre%20ni%C3%B1os%20pueden,o%20basada%20en%20el%20castigo.

 

 


En Breve: Conectar el cerebro con el resto del cuerpo.

Una creciente comprensión de cómo las experiencias ricas a nivel lingüístico y las relaciones receptivas para los niños pequeños ayudan a construir una base sólida para el éxito posterior en la escuela ha impulsado una mayor inversión y ha estimulado la innovación en el aprendizaje temprano en todo el mundo. El rápido avance de las fronteras de las ciencias biológicas del siglo XXI ahora proporciona pruebas convincentes de que las bases de la salud durante toda la vida también se construyen de manera temprana, y cada vez hay más pruebas de la importancia del período prenatal y de los primeros años después del nacimiento.

Un niño que vive en un entorno con relaciones de apoyo y rutinas constantes tiene más probabilidades de desarrollar sistemas biológicos que funcionen bien, incluidos los circuitos cerebrales, que promueven un desarrollo positivo y una buena salud durante toda la vida. Los niños que se sienten amenazados o inseguros pueden presentar respuestas fisiológicas y comportamientos de afrontamiento que se adaptan a las condiciones difíciles que viven en ese momento, a expensas del bienestar físico y mental, la autorregulación y el aprendizaje eficaz a largo plazo. Los responsables de formular políticas, los líderes de los sistemas de servicios humanos, los responsables de elaborar intervenciones y los médicos pueden utilizar estos conocimientos para crear soluciones innovadoras que reduzcan las enfermedades evitables y las muertes prematuras, así como los elevados costos de la atención médica para atender las enfermedades crónicas.


Violencia contra los niños y las niñas. Abuso y explotación sexual infantil

El abuso sexual infantil es una de las formas más graves de violencia contra la infancia y conlleva efectos devastadores en la vida de los niños y las niñas que lo sufren. Sin embargo, estas prácticas, que se han presentado siempre en la historia de la humanidad, sólo han empezado a considerarse como un problema que transgrede las normas sociales cuando -por un lado- se ha reconocido su impacto y las consecuencias negativas que tienen en la vida y el desarrollo de los niños o niñas víctimas y -por otro lado- se ha reconocido al niño como sujeto de derechos.

Save the Children nos regala esta valiosa información.

→ violencia_sexual_contra_losninosylasninas


¿El estrés durante el embarazo afectará a mi bebé?

Es normal sentir un poco de estrés durante el embarazo. Su cuerpo atraviesa muchos cambios y, a medida que las hormonas cambian, también lo hace su estado de ánimo.

Sufrir mucho estrés puede ocasionarle problemas para dormir, dolores de cabeza, pérdida del apetito o una tendencia a comer en exceso, y todo esto puede ser perjudicial para usted y su bebé en desarrollo.

Los niveles altos de estrés también pueden causar presión arterial alta, la cual aumenta las probabilidades de tener trabajo de parto prematuro o un bebé con bajo peso al nacer.

Debe hablar sobre el estrés con su proveedor de atención médica y con sus seres queridos. Si se siente estresada debido a la incertidumbre o el miedo de ser madre, si está experimentando estrés relacionado con el trabajo o si le preocupa un aborto espontáneo, hable con su proveedor de atención médica durante las visitas prenatales.

Trastorno de estrés postraumático (Posttraumatic Stress Disorder, PTSD) y embarazo

El PTSD es un tipo de estrés más serio que puede afectar de forma negativa a su bebé. El PTSD ocurre cuando usted tiene problemas después de ver o atravesar un evento doloroso, como una violación, abuso, un desastre natural o la muerte de un ser querido. Puede experimentar:

Ansiedad

Recuerdos recurrentes o recuerdos perturbadores

Pesadillas

Reacciones físicas fuertes a situaciones, personas o cosas que le recuerden el evento

El deseo de evitar lugares, actividades o personas que antes disfrutaba

Sensación de mayor consciencia de las cosas

Culpa

El PTSD ocurre en hasta el 8 % de las mujeres durante el embarazo, lo cual aumenta el riesgo del bebé de nacer prematuramente o de tener bajo peso al nacer. El PTSD también aumenta el riesgo de tener conductas como tabaquismo y alcoholismo, los cuales contribuyen a otros problemas.

Reducir el estrés es importante para prevenir problemas durante el embarazo y para reducir el riesgo de tener problemas de salud que pueden afectar a su hijo en desarrollo. Identifique la fuente de estrés y tome las medidas necesarias para eliminarla y disminuirla. Asegúrese de hacer suficiente ejercicio (bajo la supervisión de un médico), comer alimentos saludables y dormir lo suficiente.

Algunas mujeres experimentan tristeza y/o ansiedad extrema durante el embarazo y después del parto. Hay muchas fuentes de información y de soporte disponibles para ayudar a las mujeres que experimentan depresión o ansiedad. La salud mental de las mamás es muy importante proporciona explicaciones sobre algunos signos de estos problemas y proporciona un plan de acción para obtener ayuda. Consulte a su proveedor de atención médica si se siente sobrepasada, triste o ansiosa. Recibir tratamiento y asesoramiento puede ayudar.

 

 

Imagen de: Littler Coner

¿El estrés durante el embarazo afectará a mi bebé? (2019). Oficina de comunicaciones. Recuperado https://espanol.nichd.nih.gov/salud/temas/preconceptioncare/informacion/afecta.


Un destete respetuoso

Muchas madres deciden destetar a su hijo/a pasado un periodo que han estimado como conveniente para ello. La Organización Mundial de la Salud recomienda dar leche materna a los niños/as de manera exclusiva (sin otros alimentos, jugos o agua) hasta los 6 meses, a libre demanda y libre disposición (por el tiempo y en la frecuencia que lo soliciten), y mantener la lactancia complementada con otros alimentos hasta al menos los dos años de edad.

Algunas mujeres deciden destetar a sus hijos/as antes después de ese periodo recomendado, otras pasado ese tiempo y otras deciden esperar un destete espontáneo o natural, lo que suele suceder entre los 2 y los 4 años. Como sea, tarde o temprano todo niño o niña en el mundo es destetado.

Sin embargo, es importante que este proceso no sea solo una decisión individual, sino que se realice de forma respetuosa con las necesidades del niño(a).

Es importante que el padre participe en este proceso., la decisión es de los 3 y deben apoyarse. Si no hay acuerdo, el(la) niño(a) queda en el medio de la conversación y pueden generar inseguridad adicional a este proceso.

El padre puede ser un gran apoyo en ofrecer consuelo y cariño alternativo al que entregaba la madre durante la lactancia.

Aquí te dejamos algunas recomendaciones importantes:

  1. La decisión debe ser tuya (de acuerdo a lo que observes en tu pequeño) y tu pareja y no de otros, ya que, si quisieras continuar con la lactancia, puedes hacerlo por el tiempo que quieran.
  2. Cuando decidas destetar, programa que sea un destete con tiempo (p ej: en un mes), para que puedas respetar las
    necesidades alimenticias, emocionales de tu hija(o) y de tu cuerpo.
  3. Lo primero es dejar de ofrecer el pecho (No es lo mismo que dejar de dar. Puedes seguir dándole a las horas de alimentación).
  4. Poco a poco puedes ir espaciando las tomas e ir cambiándolas por otros líquidos, comidas, juegos etc.
  5. Cuando pida pecho, dale un poco y luego invítale a hacer otra cosa. Recuerda que no sólo se trata de alimentación, también es un espacio de contacto y cariño, por lo que también puedes entregarle cariño y consuelo a través de otras formas: abrazos, arrullos, sonidos, cuentos, tiempo de juego etc.
  6. La lactancia no puede ser la solución a todos los problemas que tu hijo(a) enfrenta, es importante que generes nuevas estrategias para dar consuelo y cariño antes de iniciar el destete. Realizarle un cuento para que vaya concientizando y generando información y anticipando de que pasara.
  7. Cuando el(la) niño(a) ya come 2 comidas, pueden ser suficientes unas 3-4t tomas. Cada niño(a) es distinto(a), con calor o malestar es normal que pidan más.
  8. Si tu hijo(a) se enferma y pide nuevamente pecho, o si vive cambios que lo alteren demasiado, tómalo con calma, dale nuevamente pecho y después de unos días comienza otra vez a intentarlo, no hay apuro.
  9. Respeta sus tiempos y los tuyos. Recuerda que nunca le hará daño que siga tomando tu leche, en poco tiempo se destetará igual, pero es importante para ambos hacerlo de a poco.
  10. Puedes hacer un destete parcial, por ejemplo, dejar de darle durante el día y mantener una toma antes de dormir. Así se relajará, dormirá mejor, y tu leche seguirá alimentándole y aportando defensas.
  11. Si notas que tus pechos se congestionan, sácate un poco de leche para evitar una mastitis y poco a poco, tu cuerpo producirá menos. No hagas una extracción completa ya que eso provoca que produzcas aún más leche.
  12. Son cambios muy importantes para tu hijo(a), evita juntarlo con otros cambios significativos. Como p ej: el ingreso al jardín o el nacimiento de un hermano). Es mejor esperar a que esté bien adaptado a un cambio antes de comenzar el destete

Destete respetuoso | Chile Crece Contigo. (2018). Crececontigo.gob.cl.

‌Imagen de bebé y más.

 

 

 


¡De Cero a Tres Fundación cumple 10 años y lo festeja con toda la comunidad!

 

Hace 10 años nació De Cero A Tres Fundación, que es una Asociación Civil, con el propósito de que todos los niños mexicanos inicien su vida con vínculos afectivos sólidos, sin interferencia de estrés tóxico para lograr un desarrollo social y emocional sano.

En la Ciudad de México, en Cuajimalpa, esta ubicado el Centro D0A3 al que asisten las familias de las colonias aledañas y que son parte de las colonias con mayor vulnerabilidad económica de la alcaldía. Las mamás, papás o cuidadores primarios asisten con sus hijos menores de 6 años a sesiones guiadas por promotoras en educación inicial, en las que se impulsa el desarrollo infantil, los adultos aprenden habilidades para ejercer una crianza positiva y fortalecen el vínculo afectivo con sus hijos.

 

 

Además, D0A3 imparte el diplomado “Educación Inicial desde la Familia”,  de más de 120 horas, para que las personas de la misma comunidad que estén interesadas puedan profundizar sus conocimientos sobre la primera infancia y obtener un empleo en el ámbito de la educación. En este tiempo se han graduado 9 generaciones, que representan más de 250 agentes educativos capacitados.

Durante estos 10 años ha podido beneficiar a más de 1,200 niños y más de 1160 familias. El 78% de los niños que asiste al programa alcanza el desarrollo infantil esperado, que como comprobó el premio Nobel de Economía 2000, significa que tendrán un mejor futuro, podrán aprender mejor, tendrán mayores oportunidades de terminar preparatoria, tener un mejor trabajo, obtener mayores ingresos económicos y menos posibilidades de cometer conductas de riesgo social.
D0A3 cuenta con alianzas con diferentes organizaciones para llevar su modelo a otras comunidades como Lagos de Moreno en Jalisco, en las ladrilleras de Atizapán y en Álvaro Obregón en la Ciudad de México y en Ecatepec en el Estado de México.

 

¡D0A3 esta cambiando las generaciones, para que en el futuro sean ciudadanos que aporten a la construcción de un mejor país! 

 

 

Si quieres conocer más sobre D0A3 puedes ingresar a la página www.deceroatres.orgo llamar al 558130386.


De destrezas motoras a destrezas deportivas.

Los niños en el grupo de 2 a 5 años de edad se motivan y desarrollan sus destrezas motoras de las conductas de juegos consigo mismos. Los juegos activos y jugar en el jardín, con amigos en el parque, o en habitaciones muy bien protegidas pueden ser excelentes fuentes de ejercicios además de cultivar relaciones importantes entre hijos y padres.

Los niños pequeños y en edad preescolar pasan mucho tiempo intentando dominar las destrezas básicas como correr, saltar, patear, brincar, saltar en un pie, atrapar y lanzar. Los niños adquieren la mayoría de estas destrezas en los primeros años de la escuela primaria.

Los adultos probablemente no entiendan que estas actividades requieren que los niños realmente se esfuercen. Gran parte del proceso de madurez para controlar los movimientos en los niños involucra el ser capaz de moverse en distintas direcciones sin caerse. Obviamente, dominar estas destrezas básicas es un paso fundamental que los niños deben llevar a cabo antes de seguir adelante.

Los bebés pueden apoyarse en la mayoría de casos en información visual y oral, pero los niños pequeños se alejan del concepto de que la boca sea el comando central. Comienzan a procesar señales y pistas desde el cerebro y oído interno que incluso pueden causar una disminución temporal en su habilidad para mantener un buen equilibrio mientras se aproximan a los cuatro o cinco años de edad.

Los niños pueden sentirse agobiados con estas señales al caminar o correr y deben concentrarse simplemente en mantenerse de pie. Poner toda su atención en el control del equilibrio puede interferir temporalmente con su habilidad de mejorar el rendimiento en otras destrezas si existen otras variables en el entorno, como otros jugadores o superficies de juego irregulares. Con el tiempo, saltar y correr se vuelve más fácil y mantenerse parado ya no requiere tanta concentración.

Si pudiéramos ver lo que está sucediendo en las mentes de algunos niños más pequeños, podría resultar muy educativo. Mientras los adultos gritan “¡Atrapa la pelota! ¡Atrapa la pelota!”, el niño podría estar pensando, “¡No te caigas! ¡No te caigas!”. Es por esto a que los equipos de fútbol antiguos se les llamaba fútbol de colmena; muchos jugadores simplemente se aglomeraban y seguían la pelota para intentar patearla, para desgracia del entrenador, quien se daba cuenta de que ninguno seguía las instrucciones de un juego que se definía a detalle minutos antes.

Existe obviamente una amplia gama de habilidades en este grupo de edades, pero relativamente pocos niños son realmente talentosos en estas destrezas básicas. Se ha descubierto que menos de la tercera parte de los niños entre 2 y 5 años de edad son en realidad precisos para lanzar y atrapar.

Stricker, P. R. (2015, 21 noviembre). De destrezas motoras a destrezas deportivas. Recuperado HealthyChildren.org. https://www.healthychildren.org/Spanish/ages-stages/toddler/fitness/Paginas/From-Motor-Skills-to-Sports-Skills.aspx